• La Batalla de Flores se celebra el último domingo de julio, concretamente en 2017 será el domingo 30 de julio, a las 20:00 horas. Es el último acto de la Gran Fira de Valencia y el más emblemático. En el paseo de la Alameda, la gente se congrega alrededor de una lluvia de flores. Un espectáculo lleno de carrozas, colores y pétalos. 

La Batalla de Flores de Valencia, que bien podría ser la máxima expresión de la frase “la ciudad de las flores”, se celebra cada último domingo de julio en el Paseo de La Alameda y es el acto final de la tan querida Gran Feria de Valencia, nacida en 1871 bajo los condicionantes que en aquella época dispuso el gusto burgués.

Aquella feria, a pesar de lo que podáis leer, es creada con el nombre oficial de Gran Feria de Valencia y no Feria de Julio. Nombre que se dispuso sobre el precedente histórico de las famosas corridas de san Jaime (sí, toros…), y que curiosamente atraían muchos forasteros, motivo por el que la Feria se conoce también como Fira de sant Jaume.

La tradicional batalla, que se estableció desde 1891 gracias a don Pascual Frígola (presidente por aquel entonces de Lo Rat Penat desde 1887 y Baro de Corts de Pallars), despide cada año la Feria de una forma esplendorosa y bella. Feria que por aquel entonces ya duraba 13 días en 1891.

Fuente: Valenciaenblancoynegro.blogspot

Fuente: Valenciaenblancoynegro.blogspot

La batalla comenzó a celebrarse en el Paseo de La Alameda, dado el carácter aristocrático de la fiesta, donde además cabe destacar que fue la primera celebrada en España con sus características. Tradicionalmente se realizaba el día 31 de julio, aunque pasó desde hace décadas a realizarse el último domingo de julio. 

Desde el primer momento, la batalla fue un festejo donde desfilaban carrozas y se lanzaban flores al público asistente (que incluso intercambiaba el lanzamiento de flores con las carrozas participantes). Eran los propios burgueses los que desfilaban, en un principio, con sus criados y que éstos últimos les proveían de flores para facilitar la labor de la batalla lúdica y así ser valorados por un jurado.

La nobleza y la alta burguesía de la época, por entonces, mostraba su mejor indumentaria para llevarse los mejores premios a la carroza mejor decorada, donde con el paso del tiempo se fueron añadiendo carruajes patrocinados por el propio ayuntamiento o asociaciones culturales como Lo Rat Penat que llevaba en su carroza a la Reina de los Juegos Florales. Estos premios, desde un inicio, llevaron el nombre de la Reina Regente, siendo sustituido desde 1902 por el del rey Alfonso XIII, recién ascendido al trono, al que se sumó poco después el de la Infanta Isabel y el del Príncipe de Asturias. Tal y como nos cuentan desde Junta Central Fallera, fue tal la popularidad que alcanzó en poco tiempo, que cuando el rey inauguró la Exposición Regional en el año 1909, se le obsequió con una Batalla de Flores. En la actualidad el premio más importante lleva el nombre de su creador, el Barón de Cortes. 

El trayecto, que suele recorrer en los últimos años es el del tramo del Paseo de La Alameda comprendido entre la Fuente del Real y el Puente de las Flores, comienza con el sonido de una carcasa. Es entonces cuando se inicia una vuelta al circuito para valorar las carretas llenas de señoritas de casas regionales y falleras y que, acto seguido, una vez finalizada esta vuelta, es cuando comienza la batalla de flores y que, tras una hora y media después de su inicio, se premiará a la mejor carroza con el Premio del Baro de Corts de Pallars valorando así los monumentos realizados por los diferentes artistas falleros que han depositado tanto esmero y dedicación .

El Baro de Corts (Pascual Frígola). Fuente: Aledua.

Y es que si don Pascual Frígola Ahis Xacmar i Beltrán (Baro de Corts de Pallars) levantara cabeza, jamás hubiese pensado que a día de hoy, la batalla que trajo a modo de imitación desde Niza (también era conocida en Cannes y otras ciudades europeas), seguiría con el empeño, tradición y amor de las miles de personas que participan en ella para poderla llevar a cabo.

Pascual Frígola estuvo dos veces casado: la primera vez a los 20 años en 1842, con Josefa Palavicino i Vallés, hermana del Marques de Mirasol; y la segunda fue con Ana María Paulín i de la Peña en 1862, debido a que su primera esposa falleció. Esta última, curiosamente, fue Regina de los segundos Jocs Florals de Lo Rat Penat en 1880.

Por cierto, en internet, hasta hace no mucho, circulaba una esquela recordatoria de la época en memoria del valenciano Don Pascual Frígola.

Esquela que fue vendida en todocolección. Imagen cortesía Tono G. Ayora

Esquela que fue vendida en todocolección. Imagen cortesía Tono G. Ayora

Y para aquellos curiosos que quieran saber la historia de este gran hombre valenciano podéis visitar el siguiente artículo de Aledua:  ARTÍCULO SOBRE DON PASCUAL FRÍGOLA

SOBRE LA BATALLA DE FLORES DE 2017:

  • Este año, además de diversos sectores de las fallas de la Junta Central Fallera, están invitadas entidades relacionadas con fiestas populares de la ciudad (que de manera rotatoria este año corresponde a las de Sant Marcel·lí y Patraix), fallas de l’Horta Sud y la asociación Jarit.

Batalla de Flores 2017

 

Fuentes:

– La Fiesta Mutante: la construcción histórica de la Feria de Julio de Valencia, Gil-Manuel Hernàndez i Martí.

– HERNÀNDEZ, G.M 1998. La Feria de Julio de Valencia. València: Carena, 151 p.

Foto de portada: http://blog.only-apartments.com/

 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Telegram: @valenciabonita

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

Compartir1K
Twittear
+1
WhatsApp
1K Compartir