• Una cuenta de Instagram (valenciaclown), creada hace apenas unos días, cuelga diversas fotos con comentarios tipo “Os noto un poco tensos. En este parque suelo divertirme” o “Valencia, ya estoy aquí“. La cuenta, tras unos días de actividad, ha sido “cerrada” por sus propios creadores alegando que tan solo era un experimento social y darle un toque de misterio e intriga a la ciudad, en el que en ningún momento entraba en juego la violencia. 
  • A pesar de esto, la absurda “broma pesada” y cabreante moda de los “creepy clowns” (“payasos terroríficos”) o “clown sights” (“avistamientos de payasos”) comenzada por valenciaclown, ha hecho que se reproduzcan clones, como el de Paterna (@terrorkrusties). Si tienes coulrofobia (miedo a los payasos), es recomendable mantener la calma y no generar mayor alarma, dando parte a las autoridades del suceso o avistamiento. 
  • Tras un fin de semana de “actividad” de graciosillos en Paterna (del 21 al 23 de octubre, donde fueron avistados en diferentes puntos, así como en diversas localidades como avistamientos también en Burjassot o Riba-roja de Túria), tanto el ayuntamiento de Paterna como la Policía Local de la localidad han decidido publicar una serie de directrices para que los vecinos, ante el avistamiento de payasos diabólicos, mantengan la calma y el sentido común. 
  • Así mismo, han recomendado no entrar en conflicto ni en polémica con ellas, simplemente llamar a las autoridades correspondientes para facilitar todos los datos posibles del avistamiento y ser prudentes a la hora de difundir información sobre éstos en las redes sociales, para no generar “mayor alarma social” (ya que, como suele pasar, son críos sin mayor “maldad” que la de hacer la gracia).
Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Fotos de los payasos diabólicos de Paterna

Como suele ser habitual, al acercarse Halloween, la moda de los payasos terroríficos o avistamientos de éstos crece en aumento con esta celebración. Tanto es así que cada año ésta “moda” (que no es nueva), se importa a numerosas ciudades. ¿El fin? Bueno, muchos de estos “payasos” intentan darle en realidad un toque de misterio y suspense para los amantes del género a las puertas de la fiesta de Halloween, lo cual muchos agradecerán. Otros, en cambio, buscan hacer la gracia o simplemente aterrorizar, como se ha podido ver en otros lugares del mundo, ya que, por desgracia, han sido muchos los que han utilizado este disfraz para cometer robos, agresiones o cualquier otra cosa no relacionada con un personaje tan querido por los niños como es el payaso.

Así que, el problema es no saber diferenciar, tanto el que inicia la moda como el que se puede encontrar a uno de ellos en mitad de la noche (son muchos los comentarios tipo “si me lo encuentro en mitad de la noche, no respondo”).

Lo más normal sería, simplemente, mandar mensajes de apoyo, imitarlos, seguir el juego (dada la cercanía de Halloween), o simplemente reírles la gracia. Claro, hasta ahí todo bien, siempre que tengamos en cuenta que ese payaso no busque causar el terror o crear una alarma social innecesaria (que no será el caso, aunque siempre habrá alguien que no sepa diferenciar). Y hablamos de alarma social porque ya sabéis como es esta sociedad, donde las tendencias suelen dispararse en apenas días, las modas van y vienen y es “muy fácil” causar el miedo con este tipo de bromas (o no) referentes a los “creepy clowns” (“payasos terroríficos”) o “clown sights” (“avistamientos de payasos”).

¿El motivo? Bueno, resulta que allá por 1980, John Wayne Gacy, apodado como “Pogo The Clown” por el sobrenombre con el que actuaba en fiestas infantiles como payaso, fue detenido por ser culpable de 33 asesinatos con abusos sexuales en Estados Unidos. A raíz de aquel suceso, justo un año después, en 1981, comenzó la primera oleada de avistamientos de payasos, causando terror en muchas personas dada la cercanía de aquel suceso que causó tanto revuelo.

No sería nada nuevo, porque la fobia a los payasos (coulrofobia) no era actual, pero creció desde entonces y de qué manera. En los siguientes años venideros, en Estados Unidos, volvieron a aparecer nuevas oleadas, tanto en los 80s como en los 90s (1991 o 1997, por ejemplo), ocurriendo todas antes de Halloween, algunas de ellas acompañadas de actos delictivos. Para más inri, la industria del cine tampoco es que ayude mucho, donde si pincháis aquí podréis ver una veintena de películas (hay muchas más), donde los payasos y el terror van de la mano, al igual que las Creepypastas, historias y relatos cortos de horror recogidos y compartidos a través de Internet con la intención de asustar o inquietar al lector.

Y como os podréis imaginar, ya que está casi todo inventado, también los hay que se dedican a asustar a la gente y colgar vídeos en las redes sociales, como es el caso del famoso youtuber DmPranksProductions, con casi 5.000.000 de suscriptores (atención a uno de sus vídeos que compartimos a continuación). 

En España han sido diversas las cuentas que han intentado emular este fenómeno mundial, como es el caso en 2014 de Gijón clown, que logró 13.000 seguidores con tan solo 30 fotos hasta que decidió acabar con la broma; o en Malaga, con conejitomalo (vale, este no es un payaso pero tiene la misma finalidad), o el reciente caso de lleidaclown que se ha despedido para siempre hace apenas unos días tras la oleada de insultos en los comentarios de las fotos de su cuenta de instagram (cabe recordar que la cuenta de Valencia dejó de publicar hace apenas unos días para despedirse).

Imagen de lleidaclown en instagram

Imagen de lleidaclown en instagram

¿Tenemos que tomarnos en serio esta “broma” o simplemente debemos saber diferenciar y no hay buscar más allá?

En Estados Unidos no se lo toman a broma, ni mundialmente, dado que, incluso, la “epidemia” de payasos macabros deja temporalmente sin trabajo a Ronald McDonald, además de que en países como Canadá, Inglaterra y Gales, por nombrar unos cuantos, la policía lidia en los últimos meses con denuncias falsas y reales, dado que además de los que intentan gastar una broma, también los hay que aprovechan para cometer actos delictivos vestidos de payasos.

Solo esperamos que nuestro “amigo” valenciano de valenciaclown (que ya ha abandonado la actividad) sea solo alguien que intenta seguir la moda y buscar protagonismo, además de aportar un poco misterio y suspense con motivo de la cercanía de Halloween. Lo que sí ha conseguido, además de protagonismo, es que la gente le imite, como es el caso de @terrorkrusties (Paterna), que han llegado más allá al asustar a varias personas (por lo que se puede leer en el grupo de No eres de Paterna, en Facebook, y por lo que nos han contado allegados).

Después de todo esto, es cuando uno se plantea lo absurdo que es el ser humano y la poca cabeza que puede llegar a tener, dado que aunque esos sustos se produzcan sin maldad, pueden ir acompañados por violencia (imaginaos como podéis responder en mitad de la noche) o de una tragedia (que del susto os de un infarto). 

Imagen de la cuenta valenciaclown de Instagram

Imagen de la cuenta valenciaclown de Instagram

Imagen de la cuenta valenciaclown de Instagram

Imagen de la cuenta valenciaclown de Instagram

valenciaclown en Instagram

valenciaclown en Instagram

 

 

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Síguenos en Instagram: valenciabonita_insta

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales:

7K Compartir
Compartir7K
Twittear
WhatsApp
Email