• ÚLTIMA HORA, A 10 DE JUNIO DE 2019 SOBRE LOS TRABAJOS DE LIMPIEZA Y DOCUMENTACIÓN DEL BÚNKER DEL SALER

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales en funciones, Gloria Tello, y la concejala de Pueblos de Valencia en funciones, Consol Castillo, han visitado esta mañana la excavación arqueológica del búnker del Saler (también conocido como «el Copón de Miaja»), que empezó el pasado 27 de mayo. Este trabajo tiene como objetivo limpiar, conocer el estado de conservación y documentar su construcción, y así realizar el proyecto de rehabilitación pertinente. Este proyecto posterior es necesario para obtener la concesión, por un plazo de 75 años, demandada al Ministerio para la Transición Ecológica.

Gloria Tello ha explicado que «esta actuación, realizada desde la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, se enmarca en nuestra línea de recuperación del patrimonio y de la puesta en valor de todos aquellos edificios que forman parte de nuestra memoria democrática».

Los trabajos se han centrado hasta ahora en vaciar la arena de la torre y documentar todos los elementos conservados que formaban parte del complejo, partiendo de los planos del proyecto conservados en el Archivo General Militar de Ávila. Asimismo, estas obras se adjudicaron el pasado 5 de octubre de 2018 a la empresa SEMAR Arqueología, SL.

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales en funciones ha señalado que «el edificio está en gran medida enterrado por la arena de la playa y hemos tenido que contratar una empresa de arqueología para quitar esa arena y hacer un estudio del estado de la construcción, para poder llevar a cabo el proyecto de rehabilitación».

Después de la limpieza, se puede ver la torre completa que tiene una profundidad de 6 metros y un diámetro de 15 metros. Está construida de hormigón y hierro y se distinguen tres escalones interiores donde se asentaba la plataforma móvil con los cañones. También uno de los corredores descubiertos es accesible por una escalera de obra que luego da paso a otro corredor. Además, se han descubierto varios grafitis conservados en las paredes de los corredores, que abarcan desde 1939 hasta 1943, dibujados a carboncillo y que representan diversos motivos: figuras humanas, animales, un barco o un avión, así como nombres de soldados.

Búnker del Saler, foto de junio de 2019 del Ayuntamiento de Valencia

 ANTECEDENTES:

El pasado 19 de julio de 2017 se iniciaron actuaciones tendentes a obtener del Ministerio para la Transición Ecológica (propietario del búnker), una concesión por un plazo de 75 años del búnker del Saler. El Ministerio subordinó la concesión al Ayuntamiento a que éste dispusiera previamente de un proyecto de restauración. «Esta petición fue atendida por parte del Ministerio en ese momento y nos dijeron que para conceder esta concesión, teníamos que presentar un proyecto de usos del espacio y restauración del edificio», ha explicado Tello.

HISTORIA DEL BÚNKER DEL SALER:

Se trata de una de las obras de ingeniería militar construidas en ValEncia en 1937, durante la Guerra Civil. El coronel Ramiro Otal Navascués, jefe de la Defensa de Costas del Mediterráneo, pidió la construcción urgente de varias estructuras para defender el frente marítimo de los ataques del Bando Nacional, y de la armada italiana y alemana. Así, se diseñó un sistema de defensa con tres núcleos de baterías principales y otras complementarias. Se tardó 8 meses en construirla y se valoró en 1.639.913 pesetas de la época.


  • NOTA DEL PASADO 11 DE OCTUBRE DE 2018: PATRIMONIO HISTÓRICO Y COSTAS ACUERDAN INICIAR LA RESTAURACIÓN DEL BÚNKER DEL SALER, SÍMBOLO DE LA MEMORIA DEMOCRÁTICA DE VALENCIA (CUANDO VEAMOS INICIAR LA RESTAURACIÓN, NOS LO CREEREMOS).

En una primera intervención se documentarán los restos que quedan del conjunto de la batería de defensa costera, una parte del cual se encuentra sepultado en la arena.

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de Valencia, Glòria Tello Company, ha anunciado una primera intervención arqueológica «en uno de los elementos patrimoniales más característicos de la defensa de la ciudad durante la Guerra Civil, el búnker del Saler –también denominado ‘Copón de Miaja’» (LO DICHO, CUANDO LO VEAMOS, NOS LO CREEREMOS).

Los pasos a seguir se han acordado en una reunión con la Dirección General de Costas del Ministerio. La primera intervención contemplará la documentación de los restos que quedan del conjunto de la batería de defensa costera, puesto que una parte importante del mismo puede estar sepultado todavía bajo la arena.

El Ayuntamiento solicitó al Ministerio la cesión del uso del búnker para hacerse cargo de la restauración y puesta en valor de este importante elemento patrimonial. En contestación, el Ministerio solicitó que se presentara un proyecto sobre las actuaciones a hacer sobre el búnker previstas, que tendría que ser aprobado antes de acceder a la cesión del mismo. No obstante, dado el soterramiento de gran parte de la construcción se hace necesaria la intervención arqueológica que ahora ha sido consensuada. Esta intervención permitirá conocer previamente el estado de conservación del búnker y así ajustar al máximo el proyecto definitivo de restauración y puesta en valor.

En paralelo, se ha tenido en cuenta el proyecto redactado por el arquitecto Miguel del Rey, encargado y consensuado por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y la Mar del Ministerio de forma coordinada junto con la Conselleria de Medio Ambiente, el Ayuntamiento de València y el Parque Natural de la Albufera (O SEA, NO TIENEN PROYECTO, SINO QUE TOMAN UNO DE HACE BASTANTES AÑOS).

Este proyecto se encamina a la recuperación de dunas y senderos entre las playas del Arbre del Gos y el Saler para la conservación de este tramo de sistemas litorales y marinos de la Devesa, donde se encuentra el búnker. El proyecto redactado por el Ayuntamiento constituirá una acción complementaria y necesaria para avanzar en el proyecto más global de regeneración ambiental de este punto de la Devesa del Saler.

La recuperación del búnker del Saler se enmarca dentro del Plan de Restauración del Patrimonio que Tello está impulsando durante esta legislatura. En este sentido, la edila ha afirmado que «el búnker de El Saler constituye un elemento patrimonial con mucha historia para Valencia, puesto que se trata del principal símbolo de defensa de la ciudad en primera línea de costa durante la Guerra Civil. Actualmente solo es visible la plataforma sobre la cual se asentaban los cañones de defensa, pero, según los planos originales de la fortificación que se encuentran en el Archivo General Militar de Ávila, el conjunto se completaba con tres galerías subterráneas que unían esta torre con la casa de máquinas y el depósito de municiones. La intención de la Concejalía es la de poder conseguir la cesión por parte del gobierno central para poder llevar a cabo la puesta en valor del edificio y ofrecer al visitante la posibilidad de acceder a él».

Plano del Copón de Miaja

Vista del proyecto de restauración y entorno

Esta acción también se enmarca dentro del objetivo de recuperación de la memoria histórica que Tello ha potenciado con medidas como el cambio de nombres franquistas de calles o la rehabilitación de los refugios antiaéreos de la Guerra Civil de la ciudad.

ARTÍCULO DE JUNIO DE 2017:

  • La última noticia sobre el búnker es de junio de 2018, donde el Síndic de Greuges instaba al ayuntamiento para que tomase medidas para poner en valor y mantener Copón de Miaja. El consistorio mintió en primera instancia al decir que ya había pedido la cesión del lugar, propiedad del Ministerio de Medio Ambiente. Al parecer, no hay proyecto de redacción de restauración alguno elaborado -al menos de momento, aunque sí intenciones manifestadas en prensa-, uno de los requisitos para la cesión del espacio. El lugar, después de un año de nuestra última visita, sigue igual y degradándose aún más.

En junio de 2017 fuimos a pasear por una zona de la playa de El Saler que estaba en muy mal estado, tanto su entorno como accesos e instalaciones cercanas (bueno, lo que que queda de ellas).

A este lugar llegamos con la misión de fotografiar una chimenea industrial cercana y poder ver de cerca la construcción que nos ocupa en este artículo: el llamado Copón de Miaja, un bunker construido en plena Guerra Civil española y que está ubicado en primera línea de playa de El Saler, bañado por la arena, muy cerca de lo que queda del derribado antiguo polideportivo de El Saler que ya tendría que estar, por completo, demolido.

Nuestra sorpresa, tras ver su estado, fue que está muy mal, abandonado y lleno de pintadas. Tal y como denuncian desde Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, con fotos de Antonio Marín Segovia, y como pudimos comprobar en nuestra visita, este bien patrimonial bélico presenta un preocupante estado de abandono, degradación, suciedad, pintadas y ruina impropios de un Bien de Relevancia Local protegido por la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano 4/1998.

Ante esta situación, Círculo ha presentado por escrito y por Registro General de Entrada, el pasado 28 de junio de 2017, una denuncia ante el Ayuntamiento de Valencia, el cual tiene que velar por él, por el estado de abandono de este bien patrimonial que es conocido como “Búnker del Saler”.

El ayuntamiento solicita al Gobierno Central la concesión del búnker del Saler para preservarlo

El Copón de Miaja, como se conoce al búnker construido en la playa del Saler por orden del general republicano Miaja en 1938, se realizó como medida de defensa ante un eventual ataque de las tropas franquistas. Al parecer, fueron necesarias 8.000 personas para su construcción, tanto para el búnker como para la línea de ferrocarril que pasaba justo al lado.

 

 

El bunker, con más de 500 m2 de galerías, en la actualidad se encuentra sellado, aunque todavía es visible la torreta de 15 metros de diámetro que servía de base para un cañón de artillería antiaérea, procedente del Buque Jaime I, conocido por ser el barco que trajo los restos mortales de Blasco Ibáñez para ser enterrados en su tierra.

 

Se cuenta que los cañones fueron a parar a la costa gaditana cerca de Tarifa y Gibraltar, donde aún se conservan, aunque en desuso.

 

Roberto Tortosa, La Valencia Insólita


CÓMO LLEGAR AL BÚNKER. Para llegar hasta el bunker, podéis hacerlo de dos maneras:

  • Bien entrar en la salida que está en la rotonda de el Camping Park El Saler en dirección “Platja del Saler”, donde en ese caso al aparcar os quedará a la izquierda las ruinas del viejo polideportivo y deberéis caminar poco más de 5 minutos por la orilla de la playa hasta llegar a él).
  • O bien podéis tomar la siguiente salida que está un minuto más adelante en dirección Pinedo por Carrera del Riu. Esta salida es la primera que habrá en dirección a la playa, a mitad de camino entre la rotonda del Camping Park El Saler y Pinedo. El cartel de esta salida, os indicará “Platja de la Creu. Parc Natural de la Albufera”).

Durante mucho tiempo se pensó que fue un arma secreta de Miaja, ya que este tenía prohibido que nadie se acercara, y estuvo vigilado de día y de noche. Se dice que Miaja con ello le ganó la batalla a Franco, ya que sabia de su temor del mar, y que no se atrevería a invadir Valencia por mar. Franco, que fue alumno de Miaja en la academia militar, no pudo soportar tamaña humillación:

 

-¡Así que no soy hombre de Mar¡ Yo que nací en el Ferrol – debió pensar el ilustre general

PINCHA AQUÍ PARA SEGUIR LEYENDO LA LEYENDA SOBRE ESTE LUGAR Y VER UNA RECREACIÓN EN EL BLOG DE ulises-ulises.blogspot.com.es

Recreación de lo que debió ser el Copón de Miaja. Pintado para el blog de ulises-ulises.blogspot.com.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

Copón de Miaja – Búnker del Saler. Foto: valenciabonita.es

REFERENCIAS HISTÓRICAS:

Durante la Guerra Civil española, las costas valencianas se convirtieron en blanco fácil para cualquier ataque desde el mar.

La escuadra nacional contaba para ello con el apoyo de la Regia Marina Italiana y con una plataforma establecida en Mallorca que estaba bien suministrada militarmente desde Italia. El hostigamiento marítimo se centró en atacar los puertos, los centros industriales y las comunicaciones, así como acosar a las líneas comerciales que abastecían a la República de víveres y armamento.

Esta situación obligó a las autoridades militares republicanas a diseñar y construir un sistema de protección del litoral que fuera efectivo ante la gran extensión de costa, con playas abiertas y pocos obstáculos que dificultaran la incursión del enemigo.

Este sistema defensivo se estableció en dos niveles: una primera defensa de costa que tenía como misión impedir el desembarco de las tropas enemigas en cualquier punto del litoral, y una defensa en profundidad cuya misión era proteger los puertos y playas más sensibles a los bombardeos.

El Estado Mayor Mixto de Defensa de la Costa elaboró un informe en el que señalaban los puntos más débiles sobre los que tenía que actuar de manera inmediata. El objetivo era ir creando puntos de protección militar de manera que se pudiera establecer una línea de resistencia en la misma costa en el momento en que el enemigo fuera avistado, impidiéndole que tomara tierra.

Para ello se construyó a lo largo de la costa una línea de nidos de ametralladoras de distintos tipos. Entre los intervalos entre estos puntos, se construyeron centros complementarios de resistencia, compuestos por trincheras para tiradores, abrigos para la tropa y alambradas.

A finales del año 1937, como primer escalón en la línea de defensa de la costa, para la provincia de Valencia, se elaboró un proyecto para la construcción de un total de 120 fortines y en marzo de 1938 se aprobó la edificación de 30 bunkers de doble cámara en los puntos más sensibles de la fachada marítima.

Estas baterías tenían como misión evitar la aproximación de la armada enemiga a los puntos neurálgicos, principalmente los puertos y hacer frente a las escuadras enemigas aéreas. Los puntos principales a proteger eran los puertos de Castellón, Sagunto, Valencia, Jávea y Alicante.

El Alto Mando republicano, al elaborar los planes para la defensa de la costa de la provincia de Valencia, decidió combinar la protección de dos puntos neurálgicos: los puertos de Sagunto y de Valencia y sus áreas de influencia. Así, se aprobó construir una torre en El Saler donde se instalarían una pieza de artillería (un cañón Vickers Amstrong de 381 mm.) procedente del buque Jaime I que había sido desguazado en Cartagena (tras ser hundido por una explosión interna en Cartagena el 17 de junio 1937) y que años antes, en 1933, había trasladado los restos mortales de Blasco Ibáñez hasta Valencia.

El Acorazado Jaime I en el puerto de Valencia, 29 de octubre de 1933. Fuente: http://elargonautavalenciano.blogspot.com.es/

La construcción del Búnker del Saler se llevó en secreto bajo las órdenes del general Miaja y la dirección de técnicos valencianos del Departamento de Armamento y Construcciones, donde participaron más de 8.000 trabajadores, algunos de ellos prisioneros del Bando Nacional.

Mientras se construía esta torre, para la protección del puerto de Valencia, se instaló en Pinedo una batería provisional de dos cañones de 150 mm. Se emplazó una plataforma fortificada dada la poca resistencia del terreno arenoso del lugar. En la playa de Nazaret había otra batería antiaérea fija y al norte del puerto, en la Malvarrosa y a la altura de Massamagrell si situaban ostras dos baterías.

Después de la Guerra Civil española, el búnker se convirtió en un monumento a los caídos en el Saler, donde hoy en día son muchos los que todavía recuerdan el gran crucifijo, desaparecido, que se dispuso por orden del Franquismo. Fue descubierto en 1998.

REFERENCIAS TÉCNICAS SOBRE EL BÚNKER DEL SALER:

La batería del Saler es una “barbeta” de una pieza de artillería de costa con casamata superior y un auténtico dédalo de galerías subterráneas que ocupaban unos 500 m2.

Fue construido en 1938 con hormigón armado y también se instalaron dos casamatas con dos ametralladoras antiaéreas, una a la izquierda y otra a la derecha de la torre, para la protección de los ataques aéreos rasantes. A unos 200 metros al norte, si sitúo una batería antiaérea de mediano-gran tamaño con emplazamiento fijo para la protección de bombardeos de mayor altura.

Actualmente sólo queda a la vista la base de esta batería a nivel de arena, muy próxima a la línea de costa. Se trata de una estructura de planta circular y diámetro aproximado de 15 metros, volumen cerrado ataluzado, con acabado exterior en ladrillo.

El búnker propiamente dicho fue descubierto parcialmente en 1998 y en un primer momento se planteó su destrucción pero la presión mediática hizo que finalmente (al parecer) se volviera a cubrir con arena.

Los búnkeres son construcciones sólidas y su trazado suele centrarse en la construcción de una cámara con troneras, donde se sitúan los soldados con su armamento, el cual, dependiendo del tipo que sea, condiciona las dimensiones y morfología del edificio. Puede haber una o varias salas adosadas con comunicación entre ellas mediante corredores. El contacto con el exterior se hace mediante galerías.

Su diseño puede ser variado, aunque es común la forma de iglú, con plantas circulares y cubierta con cúpula, aunque existen también ejemplos de búnkeres de planta cuadrada o rectangular y cubiertas planas o abovedadas.

La finalidad de estos edificios es organizativa (puestos de mando), comunicativa (puestos de telecomunicaciones), logística (hangares y almacenes) o de descanso del personal creándose grandes cámaras acorazadas subterráneas con un solo acceso desde el exterior.

El proceso de construcción comienza con la preparación del terreno con una zanja, dentro de la cual se introducen los encofrados de madera para formar los muros donde se introducen redondos y vigas de hierro con armazón, y se vierte después el hormigón. En la parte alta de esos muros sin fraguar, se insertan piedras informes de diverso tamaño, a modo de trabazón para unir con la cubierta. Una vez terminado el búnker se deposita una capa de tierra del perímetro del edificio casi hasta la cota de la tronera, camuflando así la posición.

Los interiores suelen disponer de muebles de obra con bancadas para la posición de piezas de artillería, así como espacios a modo de nicho para el depósito de materiales. Las troneras son rectangulares y abocinadas hacia el exterior.

Para la situación de las piezas de artillería ligera y pesada se requiere la preparación de unas plataformas con anclajes para situar las piezas. Es necesaria una base realizada con encofrados de hormigón o mampostería de planta circular a modo de cubeta, bien cimentada y de diámetro variado según el armamento a instalar.

Las armas convenientemente ancladas pueden realizar giros siguiendo con sus disparos de trayectoria de los aviones enemigos. En la parte frontal, se edificaba un parapeto de gran solidez y dos nichos que eran utilizados para guardar las municiones y las cargas por separado, y que sólo se montaban en el momento del disparo. El repuesto general se guardaba en el polvorín, situado más lejos para una mayor seguridad. Otras instalaciones complementarias de las baterías y que se situaban en un entorno eran, un abrigo para el personal a su servicio, el puesto de mando y de observación, y un poco más alejado estaba el edificio para alojamiento de la tropa. Todos estos puntos estaban muy bien comunicados mediante trincheras.

En el caso de la batería del Saler se conservan los planos de la plataforma, para situar dos cañones, en el Archivo de Ávila.

Fuente: http://caminosdeferro.blogspot.com.es/2014/04/bateria-de-costa-republicana-del-saler.html

Fuente: http://caminosdeferro.blogspot.com.es/2014/04/bateria-de-costa-republicana-del-saler.html

Fuente: http://caminosdeferro.blogspot.com.es/2014/04/bateria-de-costa-republicana-del-saler.html

Fuente: http://caminosdeferro.blogspot.com.es/2014/04/bateria-de-costa-republicana-del-saler.html

Fuentes:

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

792 Compartir
Compartir792
Twittear
WhatsApp
Email