• Los problemas se siguen cebando con el refugio de animales de Valencia, ubicado en C/ Camino Nuevo de Paterna, 165 (Benimàmet, Valencia). Un brote de moquillo obliga a tener los perros en cuarentena y rechazar nuevos ingresos debido al peligro que supone para los canes que lleguen al refugio, obligando a la protectora a realizar un llamamiento de socorro al voluntariado para que todos aquellos que puedan acojan perros en sus casas, les ayuden mientras se resuelve el brote. 
  • Necesitan casas de acogida para los animales que llegan para que no se queden en la calle, además de todo tipo de ayuda que podáis prestar y material que podáis donar, pudiendo también realizar donaciones en la cuenta de La Caixa – ES94 2100 1716 86 0100503303.
  • Modepran recibe un total de, cada año, 420.000 euros, IVA incluido, por la gestión de los centros de la ciudad de Valencia y hacerse cargo operaciones veterinarias, traslados, comida y cualquier cosa que necesita la población animal de la ciudad. A pesar de esto, de todos es sabido que Modepran recibe a lo largo del año cientos de donaciones de comida, mantas y cualquier tipo de ayuda, además de voluntariado, porque toda ayuda es poca y, por desgracia, la asignación es insuficiente dada la magnitud de la poca concienciación de la población respecto al abandono y el exceso de población animal que sufre el refugio.

Si ya hace un tiempo os hablamos de la saturación del centro, en el que conviven más de 400 animales en condiciones que no se merecen (por culpa de que el consistorio no amplía las instalaciones municipales), o del polémico concurso para municipalizar la gestión del refugio, que finalmente no se llevo a cabo por, según el ayuntamiento, no cumplir con los requisitos la única empresa que se presentó, el Centro Canino Corralet, ahora los problemas se agravan aún más por un brote de moquillo en, quizás, la temporada con más abandonos del año.

La realidad de lo ocurrido, hace unos meses sobre el concurso, fue que tal y como os contamos, y como bien nos dijo Modepran, es que en la nueva gestión del centro para la empresa que ganase la licitación pública se vulneraba gravemente el artículo 18 de la Ley 4/1994, de 8 de julio, en vigor, de la Generalitat Valenciana sobre protección de los animales de compañía. Todo ello al obviar que se debe de dar prioridad a las asociaciones de protección y defensa de los animales legalmente constituidas que lo soliciten, donde se puso decenas de trabas a las asociaciones en los requisitos para poder presentarse (Modepran no lo hizo porque era obvio que iba a ser rechazada), cosa que casi propicia a Modepran a impugnar el concurso si se hubiese continuado, pero que no fue a más al suspenderse, o mejor dicho quedar desierto, por no cumplir Corralet con los requisitos. 

De hecho, partidos políticos, como Ciudadanos, entidades animalistas y otros sectores, advirtieron a Glòria Tello que la decisión de privatizar los centros de recogida de animales no tenía ningún sentido y se realizaba sin criterios, además de que era imposible que ninguna empresa u asociación en defensa de los animales pudiera gestionar el centro con las condiciones que había planteado en el pliego. 

En esta ocasión, el pasado viernes 11 de agosto, Modepran anunció en las redes sociales un grito desesperado de ayuda porque llegó a la protectora un perro con moquillo, una enfermedad altamente contagiosa para los canes, no así para los felinos, donde se pueden seguir gestionando la llegada de gatos en el centro. 

Tal y como anuncia la protectora, desde el primer momento se está controlando la situación y supervisando por parte de todo el equipo veterinario para que no haya ningún contagio, motivo por el cual han tenido que dejar de recoger perros unos días por el momento, donde a la par han tenido que vacunar a los animales casi recién llegados y testarlos, ya que es una enfermedad que deja poco margen de maniobra.

Es por eso que se necesitan urgentemente casas de acogida para poder albergar a los animales que desgraciadamente no pueden recoger durante este período de cuarentena, cosa que propiciaría que se quedasen en la calle. 

La situación en estos momentos, a la hora de la publicación del artículo, es realmente crítica. Se sigue luchando contra el moquillo tras la detección del primer caso, donde se ha limpiado y desinfectado a fondo las instalaciones y se han trasladado todos los animales posibles a las instalaciones de Carlet y casas de acogida. Hasta ahora se han confirmado 10 casos, y todos los voluntarios, todo el personal de Modepran y todo los profesionales colaboradores que les ayudan se están volcando en el cuidado y prevención de los animales para evitar la propagación de la enfermedad, haciendo todo lo humanamente posible.

Modepran sigue pidiendo ayuda y necesita equipajes adecuados para desinfección, lejía y todo tipo de material de limpieza (mochos, escobas, bolsas de basura, etc), alimentación específica para dieta Yum, dinero para tratamientos y mejora de las zonas en cuarentena, además de acogidas solidarias urgentes en casas para evitar más contagios. Además, desde las redes sociales también se pedía una mayor implicación con una partida extraordinaria por parte del ayuntamiento para la compra de test de detección del moquillo.

Para realizar DONACIONES lo podéis hacer a: 

  • La Caixa – ES94 2100 1716 86 0100503303

Así mismo, por último, ayer mismo la concejalía de Bienestar Animal anunció reformas en el centro de animales exóticos de las Moreras, como por ejemplo el sistema de climatización o la reparación de las instalaciones, así como ya se ha arreglado el cercado de algunas de las especies de Avifauna y, además, se va a llevar a cabo un refuerzo en seguridad que garantice una mayor protección de los animales.

 

 

Comparte, si te gusta, en alguna de las siguientes redes sociales: 

581 Compartir
Compartir581
Twittear
WhatsApp
Email