• En una reunión de Ribó con diversas entidades en el día martes 9 de enero de 2018, el alcalde manifestó que “se ha encargado ya la redacción del pliego de condiciones para redactar un proyecto que ha sido elegido por la ciudadanía en los presupuestos participativos. Habrá un concurso de ideas y esperamos que este año se pueda licitar.” Tras estas declaraciones, se da por hecho que el proyecto se ejecute en 2019 sin importar los resultados electorales.  
  • A dicha reunión acudieron diversas entidades y asociaciones de vecinos que criticaron la descoordinación y desinformación entre diferentes concejalías del ayuntamiento. Estas entidades fueron: Federación de Asociaciones de Vecinos de València, Amics del Carmen, Asoc. Vecinos El Palleter, Asoc Vendedores Mercado Central, Asoc. para la recuperación del Centro Histórico de València; Federación Transporte y Logística; Federación de Hostelería; Asociación de Vendedores del Mercado de Mossén Sorell; Federación Gremial y Empresarial de Panadería y Pastelería de la Provincia de València; Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios; Unión de Consumidores de València; Comerç Barri Mercat; Confederación Valenciana de Comercio; y la Asociación Comerciantes del Centro histórico, además de la Associació Veins Universitat. 
  • Cabe recordar que las tres propuestas más votadas en los procesos participativos de final de año, 2017, fueron, por número de votos, las plantas de energía solar en los edificios municipales, que se harán en los cementerios General, Cabanyal, El Grau y Benimàmet; la propuesta de peatonalizar la plaza del Ayuntamiento; y la instalación de los baños públicos en el jardín del río Túria —cuatro de nueva creación y dos que se podrán rehabilitar—, que permitirá disponer de un baño a una distancia máxima de 600 metros.

No es nada nuevo el proyecto. De hecho, nace en los 80, aunque en la actualidad, como viene siendo habitual y para, porque no decirlo, acostumbrar a la gente a ello, el último domingo de cada mes desde noviembre de 2015, la Plaza del Ayuntamiento de Valencia se ha convertido es un espacio peatonal más. 

Desde 2015, el proyecto de convertir temporalmente la plaza en un espacio peatonal para el uso y disfrute de los ciudadanos, tenía como objetivo avanzar en un proceso de recuperación de un espacio emblemático como es el de la plaza, para convertirlo en el principal punto de encuentro de los habitantes de la localidad, en la plaza del pueblo. Dicho de otra manera: hay que acostumbrarse a que esos domingos, dentro de un tiempo, sean todos los días. 


Para el actual consistorio, tal y como manifestaron en el pasado, “no quieren que la plaza del Ayuntamiento sea una rotonda más”. 

De hecho, desde el primer domingo peatonal de 2015, se ha peatonalizado la plaza más días de los previstos, ya que se han realizado más eventos y fiestas convirtiendo la plaza en un espacio para los vecinos de Valencia. Eventos como les Trobades, el mercado de proximidad, actividades para niños, el Día de la Pilota o las jornadas del Arroz, son solo alguno de los más destacados en llegar a la plaza. 

Durante esos días, y los domingos peatonales sin actividades algunas, el corte del tráfico supuso un espacio nuevo a recorrer, exceptuando como muchos sabréis los días de Fallas y otros festivos, donde los ciclistas, patinadores y peatones podían hacer uso de la vía libre para circular por la plaza del Ayuntamiento. 

Hasta ahora todo eran previsiones e ideas para llevar a cabo el proyecto, pero el alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha manifestado en el debate sobre el estado de la ciudad, que se celebra hoy miércoles en el pleno del Ayuntamiento de Valencia, que se van a dar inicio a los primeros estudios para devolver la plaza del Ayuntamiento a la ciudadanía, es decir: su peatonalización total o parcial, donde en este último caso, cabe decir que ya en el pasado se planteó que no fuese peatonalizada al 100% y que se diera paso al transporte público (autobuses y taxis, incluso a un posible paso de una línea del metro como se planteó en 2014 por parte del PSPV).

Para este proyecto, el consistorio quiere iniciar un proceso participativo con arquitectos y urbanistas para “encontrar la mejor solución para que la plaza del Ayuntamiento deje de ser una gran rotonda y pase a ser un espacio para que disfrute la ciudadanía”.

No sabemos realmente si esta idea se llevará a cabo en 2018, o si será otro fiasco de modelo participativo como ha ocurrido con la plaza de la Reina. Lo que sí tenemos claro es que el proyecto se llevará a delante sí o sí, y que los vecinos de la ciudad deben acostumbrarse a que la plaza sea un espacio libre para el uso y disfrute de viandantes. 

 

 

 

 

Foto de portada:

  • Cadena Ser
Compartir695
Twittear
+1
695 Compartir