El #CellerPROAVA cumple 1 año desde su apertura al público. Por eso mismo, PROAVA desea que formes parte de un fin de semana de celebración, donde la cultura, el vino y la tradición valenciana se fusionarán en la bodega más antigua de Valencia.

Eso sí, tienes que apuntarte para las visitas guiadas GRATUITAS, el taller de iniciación de cata de vinos GRATUITO o la jornada de puertas abiertas con degustaciones de Cavas y Vinos Valencianos y visita al celler PINCHANDO AQUÍ.

Corre y apúntate al aniversario de la apertura al público del celler agrícola del s. XIII de la calle Baja de Valencia, una construcción subterránea, en un semisótano de una antigua casa agraria, que en su concepción original fue utilizado como bodega, cuyo acceso se dispone desde la plaza del Árbol.

La programación será la siguiente:

Viernes 14 de 20:00 a 23:00

  • Visitas al Celler y degustaciones de Vino y Cava Valenciano.

Sábado 15 de 11:00 a 14:00

  • 11:00 a 14:00 Jornada de Puertas Abiertas con degustaciones de Cava y Vino Valenciano.
  • 12:00 a 13:00 Taller de Iniciación a la Cata (hasta completar aforo).

RECUERDA!!! APÚNTATE PARA CUALQUIERA DE LAS ACCIONES PINCHANDO AQUÍ!!!


La bodega más antigua de Valencia: el celler agrícola del s. XIII de la calle Baja

  • Su restauración es un proyecto gastrocultural para promocionar productos agroalimentarios valencianos en la ciudad de Valencia. El celler de PROAVA (calle Baja número 31), considerada como la bodega más antigua de Valencia que se conserva, acogerá exposiciones, visitas guiadas con cita previa, catas de vinos premiados o en formato express, eventos privados o un sinfín de posibilidades para este espacio de gran valor patrimonial.
  • Para obtener más información sobre cómo poder realizar alguna de las futuras catas gastroculturales que se realizarán, visitas guiadas o realizar eventos privados en este espacio, tenéis que contactar con PROAVA al correo electrónico proava@proava.org o al teléfono 96 392 44 63. El horario de oficina de la sede es de 09:00 a 18:00 horas de lunes a jueves y los viernes de 09:00 a 15:00 horas.

El jueves 21 de diciembre de 2017, asistimos a la apertura oficial del Celler del S. XIII ubicado en la calle Baja, en el interior de la sede de PROAVA. En dicho acto, nos dieron a conocer este precioso espacio, por fin abierto a la ciudadanía tras ser restaurado por completo, junto a diversas autoridades, compañeros de Medios de Comunicación, asociados y otros asistentes, quienes acudieron todos en masa para saber más sobre la iniciativa que desde PROAVA se llevará a cabo en el celler.

Para quien no lo sepa, el Celler de PROAVA es, a día de hoy, la bodega más antigua encontrada en Valencia que se conserva (tiene casi 800 años de antigüedad), y está ubicado en pleno Centro Histórico de la ciudad, en el Barrio del Carmen, en la calle Baja nº 31.

La historia de este espacio se remonta a finales de los años 90 del siglo pasado en nuestra ciudad, donde de manera casi casual, en un solar del barrio de El Carmen donde se estaba construyendo por entonces los garajes y cimientos de 21 viviendas de VPO, se descubrió durante las obras de excavación este auténtico tesoro patrimonial: la que es considerada, todavía a día de hoy, la bodega más antigua de Valencia que se ha encontrado hasta ahora.

El celler de la calle Baja es una construcción subterránea, en un semisótano de una antigua casa agraria, que en su concepción original fue utilizado como bodega, cuyo acceso se dispone desde la plaza del Árbol.

 

La creencia de que dicho espacio fuese utilizado como bodega, además de almacén para otros productos, fue porque durante las excavaciones se encontraron diversas tinajas y restos de varios depósitos situados a diferentes alturas utilizados para el vino.

 

Hasta ahora, en dicho espacio tan solo se llevaban a cabo algunas catas y degustaciones de vinos y cavas de la misma asociación de Proava, además de alguna que otra visita guiada. Durante años se le quiso dar la utilidad de museo del vino y gastronómico, donde se promocionaría la cultura vinícola y los productos valencianos. Aquella idea no se llevó a cabo hasta ahora, que de una manera diferente el espacio será convertido en un espacio “gastrocultural”.

Celler de PROAVA. Foto © Valenciabonita.es realizada el 21/12/2017

Celler de PROAVA. Foto © Valenciabonita.es realizada el 21/12/2017

Celler de PROAVA. Foto © Valenciabonita.es realizada el 21/12/2017

SI PINCHAS AQUÍ, PODRÁS VER UN ÁLBUM DE 40 FOTOGRAFÍAS DE LA INAUGURACIÓN DEL DÍA 21 DE DICIEMBRE DE 2017

La bodega medieval, todo un descubrimiento que copó portadas y hojas de prensa diaria, salió a la luz durante el inicio de la ejecución de unas obras de viviendas en la plaza del Árbol tras el anterior derribo de otras, momento en el cual tuvieron que paralizarlas y realizar una excavación arqueológica entre los años 1998 y 2000 en la misma plaza.

En ese momento, el Instituto Valenciano de Vivienda (Ivvsa), que dependía de la Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda que dirigía José Ramón García Antón, fue el responsable de restaurar y consolidar el celler (bodega) de la casa medieval del siglo XIII, quienes a través de sus técnicos fueron los responsables, además, de reintegrar el celler en la edificación.

PROAVA, cuyas siglas significan Promoción Agroalimentaria de Calidad de la Comunidad Valenciana, es una asociación sin ánimo de lucro que aglutina del orden de 200 entidades del sector agroalimentario, bodegas, cooperativas, empresas de gastronomía tradicional, asociaciones y Denominaciones de Origen. Desde la asociación nos aseguran que están sumamente encantados de presentar el celler casi al mismo tiempo de la efeméride de la trigésima edición de la Mostra de Vins, Caves, Licors i Mostra d´Aliments Tradicionals de la Comunitat Valenciana. 

 

Tras las obras de restauración, Ivvsa formalizó la compraventa del local adyacente a PROAVA, momento en el cual se firmó un contrato de cesión de uso para la bodega medieval que, desde 2010, es gestionada por la entidad que promociona los productos agroalimentarios de la Comunidad Valenciana desde un punto de vista cultural, artístico-divulgativo y responsable.

Por entonces, la dirección general de Patrimonio resolvió la protección, adecuación y puesta en valor avalada del celler, en nueve partes diferenciadas, por ser uno de los más antiguos recuperados en Valencia, recuperando e incorporando, además, dos arcos carpaneles de sillería que se encontraron durante el derribo de la edificación que existía en la calle Baja con número 31.

En dicha actuación, se recuperó la conformación original de la construcción bajomedieval devolviendo el celler a su estado original en el siglo XIII, liberándolo de afecciones y construcciones más modernas y recuperando los paramentos originales con las mismas técnicas antiguas de edificación. Para ello, se desmontaron los añadidos que fueron introducidos en siglos posteriores (XIV-XV), como una escalera de la calle Cobertizo o un pozo de extracción de agua, manteniéndose la escalera ubicada en la calle Baja, original de fábrica.

Para evitar el contacto de la obra nueva con el celler, se tomó la decisión de encapsular la estructura mediante un muro pantalla con viga de atado de coronación de pantalla y losa de cimentación sobre esta, protegiendo el coronamiento de las estructuras originales con cámaras de zahorra para evitar el contacto con los nuevos hormigones.

Tras la restauración, finalizada en 2010, es posible observar restos de la antigua bodega desde la plaza del Centenar de la Ploma, donde hay grandes ventanales a la vista del caminante, además de que en el interior de la Sede existe una cubierta transparente con paneles de metacrilato para admirar esta joya patrimonial tanto de cerca, en planta baja, como en altura, en planta alta y sobre ella.

Ayer, tras ser bautizado por los responsables de su presentación como un espacio único para “un maridaje perfecto entre la cultura y el patrimonio y los productos agroalimentarios”, la utilidad que se le va a dar al celler desde ahora es diversa pero continúa –rentabilidad patrimonial, social y de promoción de productos valencianos-, puesto que acogerá en ocasiones diversas tanto exposiciones, como visitas con cita previa, catas de vinos premiados o en formato express, eventos privados o un sinfín de posibilidades para este espacio que ya, por fin, ha visto la luz al final del túnel.

DATOS Y CARACTERÍSTICAS DEL CELLER:

El celler, de época posterior a la llegada de Jaime I, estaba situado en el interior de una casa con actividad agrícola, muy cercana a la puerta de Bab Al-Hanax, una de las entradas que conformaban la muralla musulmana de aquella Balansiya y que, todavía en el siglo XIII, seguía extramuros de una ciudad recién conquistada por el rey Conquistador, junto al arrabal de Roters y un camino que conformaría la actual calle Baja.

A pesar de que pueda parecer una idea descabellada, siglos atrás, el viñedo era uno de los principales cultivos extramuros de Valencia, por lo que el paisaje que se conformaría junto a aquella casa agrícola que albergó el celler estaría compuesto por olivos, almendros y viñedos, principalmente.

El espacio sirvió para la elaboración, producción y almacenamiento del vino, junto con otros usos como almacén de aceites y cereales, cultivos principales de aquella época. 

Los muros originales del celler están fabricados con la técnica construida de tapia, en concreto el tapial en costra, que es tierra prensada con diversas capas de cal. Sus dimensiones, de planta rectangular, son de 7×5 metros, cuyos muros alcanzarían en el pasado los 4 metros de altura. Llama la atención un banco corrido o el arco rebajado, además de la mencionada técnica empleada en la construcción, cuyas estructuras son sucesivas capas alternas de mortero de cal, tierra y piedras medianas dentro de los cajones o tapieras a modo de encofrado.

El pavimento de cal original del celler pudo ser recuperado excepto una pequeña parte central debido a una rotura, consolidándose y reintegrándose en la restauración, donde también hay que mencionar que se recuperó la sillería, el muro y se restituyeron, tras ser localizadas, las ménsulas del forjado original a sus posiciones originales.

Fue, por desgracia, en el siglo XV cuando pierde su función como bodega.

 

 

 

4K Compartir
Compartir4K
Twittear7
WhatsApp
Email