• Malilla estrena en el día de ayer, jueves 28 de diciembre, un nuevo pulmón verde para Valencia, que cuenta con tres alquerías históricas; con 70.000 m², de los que 27.000 corresponden a zonas verdes; 86 huertos urbanos con una superficie de 12.000 metros cuadrados; más de 9.000 metros reservados para la construcción de instalaciones deportivas, con casi 3.000 metros de huerto de frutales (2.677); y donde también hay espacio una zona de esparcimiento canino y otra infantil. Un parque en el que el 90% de la vegetación es autóctona y cuya inversión, en total, ha superadlos 3,3 millones de euros.

“Este parque es un pulmón verde para el barrio de malilla, que lo necesitaba. Quiero expresar mi satisfacción por poder visitar este parque que se acaba de abrir a la ciudadanía antes de acabar el año 2017. Creo que es un pulmón verde para este barrio de Malilla, que es el más grande de Valencia, y que hasta ahora no tenía ninguno”, afirmó el alcalde Joan Ribó en su visita a este nuevo parque urbano.

“En poco tiempo el barrio ganará mucho con este parque de Malilla y con la parte del Parque Central que queremos abrir antes de Fallas. Son 70.000 metros cuadrados, 7 hectáreas, un parque grande, importante, donde hay zonas deportivas, huertos urbanos, zona de juego de niños y una voluntad de trabajar con especies vegetales autóctonas”, señaló Ribó. “En ese sentido, además de respetar los árboles que ya había, estamos siguiendo el modelo de que sean bosques que paulatinamente se van desarrollando de una forma natural, mucho más parecida a la de un bosque natural.”


Ribó recordó en la inauguración que en la planificación urbanística de la ciudad, este parque estaba programado para el año 2000 (según propuesta de proyecto) y se ha felicitado de que se haya ejecutado con el actual gobierno municipal. El alcalde añadió, además, que “Malilla es una de las zonas importantes de expansión de la ciudad.”

Así mismo, la concejala de Medio Ambiente, Pilar Soriano, destacó en la presentación que “el 90% de la jardinería de este parque son plantas autóctonas. Se han podido conservar todos los árboles que ya estaban aquí. Olivos, higueras y palmeras, y se ha buscado la naturalización de las zonas verdes siguiendo el modelo de La Rambleta desde la convicción de que el espacio tiene que ser el que corresponde, el de una jardinería mediterránea.”

Tras señalar que “por fin hemos podido abrir este espacio que los vecinos de Malilla llevaba mucho tiempo esperando y ahora solo falta disfrutarlo”, Soriano se ha referido a la programación de visitas por parte de entidades vecinales y escuelas y a que “los 86 huertos urbanos que tendrán un riego como se tenía que hacer: a manta, y por eso hay tres albercas que son las que se han mantenido y las que le darán el agua. También se han rehabilitado tres alquerías, una para uso interno y de mantenimiento del jardín por parte del Organismo Autónomo de Parques y Jardines; otra que será para los vecinos y para actividades didácticas, y otra para los servicios de toda la gente que utilice el jardín y que albergará una cafetería”.

Pilar Soriano, concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valencia, insistió en el modelo de jardín que impulsa el Govern de la Nau, explicando que, en aquellos jardines de tipo ornamental, se mantienen las plantaciones de setos, mientras que en los jardines que naturalizan la vegetación, se plantan arbustos, siguiendo los criterios técnicos, poniendo como contraejemplos el Jardín de Monforte, con setos, o el nuevo parque de Malilla (frente al Hospital Universitari i Politècnic La Fe), con arbustos de plantas autóctonas.

UNA ESPERA ETERNA PARA LOS VECINOS DEL BARRIO DE MALILLA: 

Lo cierto es que durante meses, la Asociación de Vecinos de Malilla ha mostrado su decepción con el gobierno local en numerosas entrevistas, como la ofrecida en Ser Valencia, por la situación de bloqueo de la apertura del parque del PAI Malilla Norte.

Y todo porque los propios vecinos manifestaban llevar desde el mes de abril sin poder disfrutar del gran parque, ya finalizado, por culpa de la presencia de varias torres y cableado eléctrico de dos líneas de media tensión, donde desde el Consistorio se alegaban razones de seguridad que ponían en riesgo la integridad física de las personas, por lo que se pospuso la recepción de la obra y la apertura del gran parque urbano tal y como se puede leer en 20minutos.es.

Fue la propia concejalía de Desarrollo Urbano quien confirmaba que los obras no se habían recepcionado hasta su apertura a causa de un informe contrario del servicio de Parques y Jardines, al mismo tiempo que alegaban que la eliminación del tendido aéreo y su soterramiento era algo que debía resolver el agente urbanizador del PAI Malilla Norte y no el propio Ayuntamiento de Valencia.

La realidad es que el nuevo parque de Malilla fue construido por la promotora urbanística del PAI Malilla Norte, aunque el ayuntamiento haya acondicionado las zonas ajardinadas y añadido el mobiliario urbano correspondiente, además de los huertos urbanos. Las obras empezaron meses antes de las elecciones de 2015, año en el que llegó a la alcaldía el señor Joan Ribó.

Sin embargo, los vecinos de la zona alegaban que a pesar de la problemática, no entendían porque el parque no recibía mantenimiento alguno y mostraba síntomas de abandono con signos evidentes de maleza y crecimiento de hierbajos, plantaciones de setos y árboles sin su correspondiente poda, oxidación de los juegos del parque, degradación de los huertos urbanos por la falta de uso, rotura de las vallas que impedían el acceso a la zona de las torres, abandono del mobiliario y aguas estancadas que generaban focos de infección y la proliferación de mosquitos tigre, esto último sobre todo en los meses de más calor.

Tras las múltiples protestas vecinales, desde el Ayuntamiento de Valencia se comprometieron a dar una solución definitiva lo más temprano posible con una previsión de apertura del parque para el comienzo de 2018, todo ello tras haber haberse alcanzado una solución satisfactoria con el agente urbanizador del PAI Malilla Norte, en el que se inserta el parque, e Iberdrola, para que el primero sufrague las obras de soterramiento, que ha ejecutado esta última empresa -a pesar de que desde la misma Iberdrola se ha puntualizado que los ejecuta la empresa urbanizadora dado que ellos solo se han limitado a recibir la documentación, trasladarla a un Organismo de Control Autorizado (OCA) y presentarla al servicio territorial de Industria y Energía para conseguir la autorización-. 

Finalmente, como hemos mencionado al principio con la buena noticia de su apertura final, se ha acelerado el proceso de inauguración antes de acabar el año acometiendo la delegación de Jardines las labores de adecuación durante estas últimas semanas gracias al soterramiento del tendido eléctrico que bloqueaba la apertura y disfrute del enorme parque de Malilla.

 

 

 

 

1K Compartir
Compartir1K
Twittear
WhatsApp
Email