NOTICIA ACTUALIZADA A 14 DE FEBRERO DE 2018, TRAS LA PRESENTACIÓN DE LA RESTAURACIÓN DE LA CAPILLA DE LA COMUNIÓN:

  • La restauración de la Capilla de la Comunión de San Nicolás ha logrado recuperar todo el esplendor del espacio gracias a un gran proyecto de intervención que ha contado con el mecenazgo de la Fundación Hortensia Herrero.
  • La capilla podrá visitarse durante un mes, hasta el próximo 15 de marzo. Su visita está incluida en las visitas culturales de San Nicolás. Después del 15 de marzo, no podrá ser visitada excepto en el horario de las misas, ya que las que se ofician en la bóveda principal de la parroquia pasarán a hacerse en la Capilla de la Comunión.
  • La fachada original gótica, restaurada también, se utilizará como sala expositiva (ambos lados) y podrá visitarse de manera continúa.

En enero de 2017 se comunicó, tras una rueda de prensa a la que asistieron la catedrática de la UPV Pilar Roig, el estudio de arquitectura Carlos Campos, así como la representante de la Fundación Hortensia Herrero, Elena Tejedor, que en marzo de 2017 arrancaba la restauración de la Capilla de la Comunión. Una actuación que contaba, al igual que ya ocurrió con la bóveda principal de la parroquia de San Nicolás, con el mecenazgo de la Fundación Hortensia Herrero. Por entonces, se dijo que la restauración sería arquitectónica y también pictórica, devolviendo el esplendor barroco a la capilla.


Para quien no lo sepa, la Capilla de la Comunión es un espacio construido en dos tramos entre los siglos XVIII y XIX, cubiertos por dos cúpulas y separados por un arco toral. Decorada con pinturas murales atribuidas a Joaquín Pérez (discípulo de Hipólito Rovira), dorados realizados exclusivamente por una mujer: Catalina Arripe y zócalos cerámicos del siglo XVIII, ha recuperado, así pues, su estado original,

El exterior de la Capilla de la Comunión fue restaurado en el año 2013 y luce desde entonces en todo su esplendor. Sobre la portada adintelada formada por dos cuerpos sin ninguna decoración escultórica se alza un Cáliz Eucarístico. Por encima de este un óculo permite la iluminación interior de la capilla. Se han hallado restos de una inscripción que no permiten su lectura. A los lados del segundo cuerpo, dos óvalos que originalmente irían pintados pero que en la actualidad se han perdido. Bajo la moldura que marca las divisiones de los cuerpos de la capilla una inscripción en forma de friso dice: AÑO 1760.

Tras meses de espera, ansiosos por ver la restauración, el pasado 19 de enero de 2018 se comunicó que las obras de restauración de la capilla de la Comunión de la parroquia de San Nicolás se encontraban ya en su tramo final, siendo previsto que concluyeran a finales de enero o principios de febrero tras ocho meses de trabajo.

En total, la nueva restauración, llevada a cabo por la Fundación Hortensia Herrero, asciende a un millón de euros. En su restauración han trabajado un total de 25 profesionales, además de un equipo de 5 personas en restaurar los cuatro lienzos.

Tanto las pinturas, dorados, estucos de la capilla como cuatro lienzos de pequeño y gran formato ubicados en su interior han recuperado todo su esplendor, gracias a la intervención tanto estructural y arquitectónica, como pictórica-ornamental, coordinada esta última por el Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universitat Politècnica de València (UPV).

El proyecto global de restauración de la capilla de la Comunión, dirigido por el arquitecto y profesor de la UPV Carlos Campos, ha sido posible gracias al trabajo conjunto entre la Universitat Politècnica de València y la parroquia de San Nicolás, con la colaboración de la Fundación Hortensia Herrero, en el que han participado muchas otras personas, como la empresa MagnificArt Restauradors S.L.

Capilla de la Comunión de San Nicolás. Foto valenciabonita.es

Capilla de la Comunión de San Nicolás. Foto valenciabonita.es

SI PINCHAS AQUÍ, PODRÁS VER UN ÁLBUM CON MÁS DE 70 FOTOGRAFÍAS DE LA GRAN RESTAURACIÓN.

Lienzos

En los talleres de la Unidad de Pintura de Caballete y Retablo del Instituto de Restauración del Patrimonio (IRP) de la UPV se llevó a cabo, durante los días del tramo final, la restauración de cuatro lienzos: el primero de ellos se trata de un San Bartolomé de gran formato -hasta el momento estaba catalogada como un San Pedro- y que los investigadores del IRP han descubierto que pueda tratarse de un antiguo lienzo bocaporte.

capilla de la Comunión de San Nicolás

capilla de la Comunión de San Nicolás

capilla de la Comunión de San Nicolás

capilla de la Comunión de San Nicolás

capilla de la Comunión de San Nicolás

El segundo de los lienzos es una representación alegórica de Santa Lucía, que reúne toda la impronta docente de la Academia de San Carlos de Valencia en el siglo XVIII y permite descubrir las pautas a nivel de estudios de anatomía, proporciones e iconografía de la época. La “Glorificación de Santa Lucía”, que no estaba atribuida, pertenece al pintor valenciano Luis Antonio Planes.

La tercera de las pinturas es un lienzo de San Juan, inspirado en un grabado del pintor francés Le Brun; y la última, un San Francisco Javier de pequeño formato, en el que la intervención ha sido mínima.

En todas ellas se ha llevado a cabo un trabajo íntegro de restauración, revisando también el estado de conservación del soporte. En aquellos casos en los que ha sido necesaria una reintegración de color, se han utilizado diferentes técnicas, como estucos para nivelar, colores específicos que sean reversibles o técnicas que permiten distinguir la parte original de la parte intervenida, tal y como apuntó Vicente Guerola, investigador del Instituto de Restauración del Patrimonio de la UPV.

Además de estas obras, el equipo coordinado por el profesor Guerola restauró hace un año un antiguo estandarte que se utilizaba en Valencia contra la peste, obra de Jerónimo Jacinto Espinosa, uno de los máximos exponentes del tenebrismo valenciano.

Pinturas murales

Por otro lado, otro equipo del Instituto de Restauración del Patrimonio, dirigido en este caso por la catedrática Pilar Roig, ha trabajado en la recuperación de las pinturas murales, dorados, estucos y zócalos cerámicos de la capilla de la Comunión. Los principales problemas con los que se han encontrado mencionado equipo fueron humedades, grietas y abolsamientos. Además, en el caso de las cerámicas, había algunas en mal estado o directamente rotas, que se han reproducido conforme al original, aclarando siempre que se trata de piezas ex novo, tal y como explicó Pilar Roig.

Para Roig, que coordinó ya la intervención pictórica que devolvió la luz a la nave central de la parroquia, conocida ya como Capilla Sixtina valenciana, la nueva intervención permite disfrutar todavía más de un espacio único desde el punto de vista pictórico de la ciudad de Valencia. En este caso, se han utilizando técnicas tradicionales de restauración de óleos, cerámicas, etc., con un resultado, nuevamente, extraordinario, tal y como destacó la catedrática de la UPV.

Intervención arquitectónica

La intervención arquitectónica ha comprendido tanto la reparación de las cubiertas y su estructura portante, como la rehabilitación del espacio comprendido entre el tejado y las cúpulas de la Capilla, saneando pavimentos y muros y rescatando algunos grafitos existentes sobre los mismos, según explicó Carlos Campos. Destaca también los tratamientos de barreras antihumedad ejecutados, aplicados con el objetivo para permitir la restauración posterior de estucos, dorados y cerámica de zócalos, efectuándose un trabajo de consolidación y limpieza exhaustiva.

Del zócalo, además, se han extraído algunas piezas para el saneado de muros, reforzando el conjunto con placas de aluminio para preservarlas de las humedades, siendo uno de los principales causantes del deterioro de la capilla.

Capilla de la Comunión de San Nicolás. Foto valenciabonita.es

Además, se ha realizado una completa renovación del sistema de iluminación, imprescindible para una correcta visión de la restauración de los revestimientos.

Restauración fachada gótica original. Foto valenciabonita.es


 

Compartir
Twittear
+1
WhatsApp