La iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir, con entrada por carrer dels Cavallers nº35 de Valencia, cuenta cada año con un Belén muy peculiar único en Europa en sus dimensiones, que dispone sus figuras de modo vertical, quedando así representada la variada orografía del nacimiento y del propio pueblo. La iluminación, además, marca el tono de todo el conjunto artístico.

Con más de cien figuras humanas, este Belén, obra de Pedro Ródenas, combina la plasticidad y la iluminación para dotar la escena de los efectos ópticos y la espectacularidad necesaria a sus cinco metros y medio de altura. El Belén se puede ver en San Nicolás durante el horario de visita cultural al templo, es decir, todos los días de la semana a excepción del lunes: de martes a viernes de 10:30 a 19:30 horas; los sábados de 10:30 a 18:30 horas; y los domingos de 13:00 a 20:00 horas.


El belenista cuenta cada año con el trabajo del artista Daniel Alcántara en la ejecución de las figuras centrales, las del nacimiento y los Reyes Magos, y con el trabajo de José Luis Mayo en el resto de las piezas. Según señala Ródenas, “es un Belén complejo, porque cuenta con unas medidas grandes y muchas piezas, pero tenemos la ventaja de que se ha aprovechado la disposición de la propia capilla donde se ha montado, que posee las características necesarias para estructurarlo todo en su interior. Cuenta con una hornacina que ha permitido la disposición vertical que se requería y, así, todo el Belén queda integrado en la capilla”.

El inicio de la narración del Belén comienza en la parte alta, donde se representa el Palacio de Herodes y el empadronamiento de José y María; la siguiente escena sucede en las calles de Belén, donde van buscando posada; aparece un mercado y el establo donde se quedarán finalmente; por último, está la escena de la caravana de los Reyes Magos.

Las figuras, hechas con corcho blanco y masilla, cuentan con diferentes dimensiones, las hay de 30, 24, 19 y 16 centímetros, y son estas diferencias las que permiten al espectador tener perspectiva. En el Belén se ha dispuesto, además, vegetación tanto natural como artificial.

Estamos aún a la espera de saber si el Belén de este año, el de 2019, es de medidas aún más grandes que el de 2017 o el de 2018, donde el último año, según explicó Pedro Ródenas, era mucho mayor, ya que según sus palabras, “nace del suelo, con una base de cuatro metros, y ocupa toda la capilla del Beato Gaspar Bono en una altura de 5.50 metros”. 

El próximo domingo 22 de diciembre de 2019, un concierto de Navidad de la Capilla Musical de San Nicolás solemnizará la bendición del Belén.

 

 

 

 

10K Compartir
Compartir10K
Twittear
WhatsApp
Email