Desde hacía tiempo queríamos visitar Voltereta Bali, un restaurante de moda y “diferente” ubicado en Gran Vía del Marqués del Túria nº59 de Valencia capital. Y decimos lo de hace tiempo porque resulta que es bastante difícil tener suerte en las reservas para los fines de semana, así que finalmente probamos entre semana, todo ello por internet, porque resulta que no hay sistema de reservas por teléfono.

Si bien Voltereta Bali, también conocido como Voltereta, bienvenido a Bali, es el segundo restaurante de Voltereta, después del situado en la avenida de las Cortes Valencianas nº26 y conocido como Voltereta Bienvenido a Casa, el protagonista de nuestro artículo llama poderosamente la atención ya no solo por su carta, sino por su decoración, aunque muchos difieren en cual es mejor.

Nuestra experiencia, en general, fue bastante positiva, y es bien seguro que repetiremos, aunque nos quedamos con la sensación de “hambre”, por lo que recomendamos una merienda en casa si vais a cenar antes.

La primera impresión al entrar en Voltereta Bali es que estás realizando un viaje al mismo Bali (bueno, al mismo Bali…), donde su decoración original y selvática, las fuentes y sonidos os intentarán trasladar a una experiencia diferente. El ambiente, en general, es de gente joven, por lo que nos sentimos cómodos y entendimos que el perfil del restaurante es bastante fresco.

De las dos zonas, arriba o abajo, fuimos a cenar en la parte de abajo, menos sobrecargada que la superior, lugar donde están los baños y donde uno puede hacerse la foto de “Volterereta Bali”. Nos hubiera gustado una decoración en la que se hubiera dado más protagonismo a los templos de Bali, y que no fuera todo selva, pero se agradece la extrovertida y diferente decoración.

Del local, además de su decoración, podemos destacar la atención, rapidez y el trato cercano y correcto -donde te aconsejan en todo momento-, todo ello gracias a gente joven con ganas de trabajar y agradar, ya que los camareros fueron siempre atentos y pendientes de que te sintieras a gusto, algo que se agradece. Destaca, también, el servicio y tiempo de los pedidos, entre plato y plato, ya que uno no siente en ningún momento la sensación de agobio por estar la mesa llena de lo que se ha pedido.

No nos gustó, sin embargo, el tamaño de las raciones (pequeñas), aunque el precio (en general) y la presentación es muy buena, destacando que estaba todo muy sabroso y que eran sabores diferentes, si bien nos han comentado que muchas elaboraciones ya vienen preparadas de una cocina central, algo que no podemos confirmar pero que sería un punto negativo si fuese el caso. Nuestra “queja” principal viene dada porque quizás estamos acostumbrados a raciones más grandes en otro tipo de restaurantes, pero hemos de decir que no nos quedamos con hambre, además de que todo estaba espectacular y muy bueno -a lo mejor acertamos con la carta y no nos percatamos de ello-.

Probamos el curry de mamá, el hummus con miel de caña, el amor a primera vista y las costillas, además de un vino blanco y una tarta de oreo para compartir, todo ello por 38 euros. Dado que cenamos tarde, en el último turno, nos quedamos con las ganas del secreto por las nubes, algo que hemos dejado pendiente, así como también la tortilla trufada, los saquitos de pera y queso, el poké de atún rojo o el ceviche amazónico, entre otros.

 

En definitiva, Voltera Bali es un sitio recomendado para gente joven, y destaca por su atención, decoración y carta diferente. Peca en la cantidad de sus raciones, y probar varias cosas más (por ejemplo 6 o 7 platos) puede resultar algo elevado al bolsillo.

PINCHA AQUÍ PARA VER FOTOS DE NUESTRA VISITA A VOLTERETA BALI

 

 

3K Compartir
Compartir3K
Twittear
WhatsApp
Email