El concejal de Ecología Urbana y vicealcalde, Sergi Campillo, ha anunciado que la nueva Ordenanza de Limpieza que prepara el Ayuntamiento de Valencia incorporará la obligación para los propietarios de los perros de hacerse cargo, al igual que ya pasa con los excrementos, de lavar con agua la zona donde orinan los animales.

Para Campillo, “las calles de Valencia es casa de todos y todas, por eso los propietarios de los perros se tienen que responsabilizar de que estas zonas no se quedan manchadas hasta que pasan los servicios de limpieza y evitar las molestias que ocasionan para la convivencia”.

En este sentido, el vicealcalde también ha informado de la puesta en marcha de una campaña nueva y específica para promover la limpieza de los excrementos de los perros en las calles. Estas iniciativas han avanzado durante la reunión que ha mantenido con la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia con quien se ha reunido hoy.

En la actualidad, las sanciones que ejecuta la Policía Local por la falta de actuación de la recogida de excrementos llega hasta los 50 euros, aunque se ha anunciado que la modificación carece de plazos todavía, si bien en la reunión con la Federación de Vecinos se ha mostrado el interés en ello y en cambiarla próximamente.

Se ha mencionado, además, que el gobierno municipal no contempla la aprobación de un impuesto o tasa adicional por la tenencia de perros en la capital como sí se hace en otras poblaciones cercanas, algo que, por el momento, no supondrá un coste adicional para los más de 90.000 perros censados en Valencia. 

Sí se ha expuesto que lo último no exime del pago de las vacunas obligatorias, la cartilla veterinaria y el registro y chip obligatorio, así como en registro en la base de dato de PPP (si procede), algo que se debe de hacer en las clínicas veterinarias y locales autorizados para ello, como pueden ser las protectoras.

Esta noticia será ampliada con el tiempo cuando se den más detalles de la futura ordenanza.

 

 

3K Compartir
Compartir3K
Twittear
WhatsApp
Email