• En el primer mes desde su inauguración el 5 de junio, más de 8.000 personas han visitado la exposición, que incluye obras del Museo Sorolla, la Fundación Museo Sorolla, la Colección Fundación Bancaja y una veintena de colecciones institucionales y particulares.

Fundación Bancaja prorroga la exposición Sorolla. Cazando impresiones hasta el próximo 12 de octubre de 2020. La entidad permite así a los visitantes disfrutar durante dos meses y medio más de la muestra, cuya clausura estaba prevista a finales de julio antes de la alerta sanitaria.

Realizada en colaboración con el Museo Sorolla y la Fundación Museo Sorolla de Madrid, la exposición propone un amplio recorrido por la producción en pequeño formato de Sorolla, revelando la importancia que ésta tuvo en su proceso creativo y en su trayectoria artística, que convive en el montaje con otras piezas de mediano y gran formato.

En el primer mes desde su inauguración el 5 de junio, más de 8.000 personas se han acercado a disfrutar de la selección de 270 obras procedentes del Museo Sorolla, la Fundación Museo Sorolla de Madrid, la Diputación de València, la Casa Museo Benlliure, la Colección Hortensia Herrero, la propia Fundación Bancaja y una veintena de colecciones particulares, la mayoría valencianas.

La exposición, comisariada por Blanca Pons-Sorolla, Consuelo Luca de Tena y María López Fernández- con la colaboración de Isabel Justo-, permite apreciar el proceso creativo de Sorolla y pone el foco en las notas de color del artista, en aquellas escenas fugaces que el artista reflejó durante toda su vida en pequeñas tablas, cartones, papeles o trozos de lienzos. Representan asuntos con los que se sentía cómodo y muestran, en su mayoría, escenas cotidianas de su familia, motivos de paisaje o escenas sugerentes de algún lugar recién descubierto.

La presencia del pequeño formato junto al mediano y gran formato revela cómo conviven dos formas distintas de hacer en diferentes escalas: una más pulida y ‘terminada’, acorde con postulados más cercanos a la academia, y otra, liberada y fresca, ensayada primero en las notas de color. La selección de obras destaca algunas vistas urbanas y otros temas valencianos, escasos en los lienzos más grandes, pero presentes en los apuntes.

La exposición Sorolla. Cazando impresiones se puede visitar hasta el 12 de octubre en la sede de la Fundación Bancaja en València (Plaza Tetuán, 23) de martes a domingo de 10 a 14 y de 16:30 a 20:30 horas, y los lunes de 10 a 14 horas. Toda la información sobre la muestra se puede consultar en www.fundacionbancaja.es.

Exposición Sorolla Valencia 2020

La exposición, comisariada por Blanca Pons-Sorolla, Consuelo Luca de Tena y María López Fernández con la colaboración de Isabel Justo, está integrada por 270 obras procedentes del Museo Sorolla, la Fundación Museo Sorolla de Madrid, la Diputación de València, la Casa Museo Benlliure, la Colección Hortensia Herrero, la propia Fundación Bancaja y una veintena de colecciones particulares, la mayoría valencianas. Tras su presentación en 2019 en el Museo Sorolla y su posterior itinerancia al Museo de Bellas Artes de Bilbao, la muestra se presenta en València con una selección de piezas realizada ex profeso para esta exposición que incluye piezas no presentes en Madrid y Bilbao y que incorpora obras de mediano y gran tamaño, así como nuevos lienzos de pequeño formato de referencias temáticas valencianas.

La selección de obras permite apreciar el proceso creativo de Sorolla y pone el foco en las notas de color del artista, en aquellas escenas fugaces que el artista reflejó durante toda su vida en pequeñas tablas, cartones, papeles o trozos de lienzos. Representan asuntos con los que se sentía cómodo y muestran, en su mayoría, escenas cotidianas de su familia, motivos de paisaje o escenas sugerentes de algún lugar recién descubierto.

El recorrido por la exposición se estructura en tres bloques: la etapa de formación y consolidación de Sorolla; sus años de madurez; y su época de plenitud. Un recorrido vital que sitúa esta producción del artista valenciano a lo largo de toda su trayectoria, ya que Sorolla llegó a pintar cerca de 2.000 óleos sobre tablillas de muy pequeño tamaño a las que llamaba apuntes, manchas o notas de color. Piezas que en un principio se consideraban obras íntimas o inacabadas, pero que más tarde se exponían y cotizaban como muestras del trabajo más personal y original del artista en las grandes exposiciones internacionales.

La presencia del pequeño formato junto al mediano y gran formato revela cómo conviven dos formas distintas de hacer en diferentes escalas: una más pulida y ‘terminada’, acorde con postulados más cercanos a la academia, y otra, liberada y fresca, ensayada primero en las notas de color. La selección de obras destaca algunas vistas urbanas y otros temas valencianos, escasos en los lienzos más grandes, pero presentes en los apuntes. Por ejemplo, las barracas y alquerías de la huerta, y monumentos como el Puente del Real y el Pouet de Sant Vicent.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo con la reproducción de las obras expuestas acompañadas de los textos Blanca Pons-Sorolla, María López Fernández e Isabel Justo.

 

 

 

 

Foto de portada J. Sorolla. ‘Playa de Valencia’. Museo Sorolla Madrid

 

 

88K Compartir
Compartir88K
Twittear
WhatsApp
Email