El próximo 23 de marzo de 2020 comienza a funcionar de forma piloto el programa «Paradas Violeta» de la EMT, que ofrecerá la posibilidad de que las mujeres usuarias de las líneas nocturnas puedan solicitar una parada a demanda dentro del recorrido de la línea, de manera que las deje más próximas a su destino. Tal como han explicado este miércoles el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, y la concejala de Igualdad, Lucía Beamud, la iniciativa pretende prevenir posibles situaciones de riesgo que pongan en peligro la integridad de las mujeres. 

Este servicio «a demanda» se ofrecerá en todas las líneas nocturnas y en las líneas 89 y 90 a partir de las 22:30 horas. Durante los próximos meses toda usuaria que viaje sola o con otra mujer, podrá pedir al conductor o conductora, cuando suba al autobús, que quiere hacer uso de este servicio, e indicar el lugar en el que desea bajarse del vehículo. Las Paradas Violeta están reguladas en el nuevo reglamento de la EMT, que fue aprobado el pasado mes de septiembre. Según establece la normativa, la usuaria deberá indicar dónde quiere viajar, siempre que esté dentro de la ruta del propio autobús, y se sentará lo más cerca posible de la cabina de conducción, dado que deberá bajar por la puerta delantera del vehículo, siempre sin poner en riesgo la circulación ni la seguridad de los pasajeros.

Tal como ha explicado el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, «el objetivo de este programa piloto es hacer de València una ciudad más segura a través de un mejor servicio del transporte público, y garantizar la seguridad de las mujeres usuarias, que son quienes están más expuestas a sufrir situaciones en las que se pone en riesgo su integridad». Según los datos de la EMT, el 53% de las personas usuarias de las líneas nocturnas son mujeres: en 2019 las viajeras que usaron la red nocturna fueron 518.000.

Durante los próximos meses, se estudiarán y contemplarán todas las posibilidades, circunstancias y casuística en el desarrollo de este nuevo servicio, de cara a su operativa y desarrollo definitivos, con el objetivo de prestar el mejor servicio.

La concejala de Igualdad, Lucía Beamud, ha afirmado que estamos ante «una iniciativa muy importante que ojalá no fuera necesario ponerla en marcha, pero la realidad nos golpea día a día, y es necesario impulsar este nuevo servicio dentro de la EMT». Beamud ha subrayado la voluntad del gobierno municipal de continuar impulsando «instrumentos impregnen de igualdad cada rincón de la ciudad, cada servicio y cada Concejalía, que la gestión municipal lleve puesta unas gafas de color violeta que permita cambiar la mirada».

Como es conocido, la EMT inició en 2018 la renovación de su Plan de Igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres. De hecho, actualmente el 42% de los puestos de alta dirección de a empresa están ocupados por mujeres. Y además, la plantilla de conductores y conductoras, un sector tradicionalmente masculinizado, cuenta actualmente con 46 mujeres, cuya presencia ha ido ganando peso en los últimos ejercicios (solo en los últimos cuatro años, se han incorporado 13 conductoras a la plantilla). Por otra parte, ha subrayado Beamud, por primera vez EMT contará con una mujer haciendo prácticas en los talleres de mecánica en San Isidro, gracias a los convenios de colaboración con centros de formación profesional. 

Finalmente, con el objetivo de combatir los estereotipos de género en el ámbito laboral, las conductoras de la EMT también participan estos días en charlas en colegios para explicar su trabajo y romper roles laborales, que categorizan a mujeres y hombres en las profesiones por cuestión de género.

Entre las principales aportaciones del reglamento está la posibilidad de hacer peticiones de parada a demanda. Con este cambio se quiere dar la posibilidad de que el autobús pueda parar en un lugar diferente a las paradas habituales por cuestiones de seguridad para las personas usuarias.

 

El reglamento es el marco que permitirá esas paradas y EMT tendrá que desarrollar una norma que regule el articulado. La idea es que se empiece con un proyecto piloto en las líneas nocturnas que son donde hay más demanda de este servicio y se puede actuar de manera más inmediata.

 

“Como está ampliamente demostrado, las mujeres somos las principales usuarias del transporte público y por tanto las primeras beneficiarias de cualquier mejora que se realice en el servicio”, ha apuntado la concejala de Igualdad, Lucía Beamud, al respecto de una medida cuya importancia subraya por “demostrar la sensibilidad de la administración al valorar y atender una necesidad que percibimos especialmente las mujeres en determinadas situaciones”.

 

 

 

 

5K Compartir
Compartir5K
Twittear
WhatsApp
Email