• A pesar de que el Archivo Municipal de Xátiva las data de época islámica en su documentación tras la excavación y tumba hallada, creemos más acertada la hipótesis de que la zona debió ser frecuentada con fines funerarios desde época íbera y romana, pudiendo ser tardoromana, además de que se utilizaría también en época altomedieval (ya islmámica) como se documenta en Xàtiva.

De la misma manera que las sepulturas romanas excavadas en la roca de Alfafara (Alicante), en la partida del Mas del Pou, no están indicadas en Google Maps, ocurre lo mismo con las que se encuentran en la provincia de Valencia, en concreto en Xàtiva.

Hablamos de las sepulturas romanas excavadas en la roca del Bernisa, en una ladera del monte Bernisa, en la tradicional vía de acceso, por el oeste, a la ciudad de Xàtiva. Para datarlas, contradiciendo un informe del Archivo Municipal que las sitúa en otra época más tardía, creemos más acertada la hipótesis que se puede leer en el libro de Ricardo González Villaescusa “El Mundo Funerario Romano en el País Valenciano: monumentos funerarios y sepulturas entre los siglos I a. de C. – VII d. de C.” (en las páginas 270 y 271), donde dice que se trata de fosas trapezoidales, denominadas sepulturas pseudoantropomorfas y de origen íbero-romanas -según fuente que hemos utilizado para explicar este yacimiento, además de otras consultas a expertos que las sitúan como tardoromanas-, y cuyo documento data las sepulturas ente los siglos VI-VII por la semejanza con las del Mas del Pou.

Antaño, tal y como se puede saber gracias a la publicación de 1908 de Martínez Aloy, se realizó una excavación en 1907 a través de Ventura Pascual y Beltrán, donde se dice que fue una gran necrópolis con una extensión mayor de 2 hectáreas, lugar donde por entonces habían más de cincuenta sepulturas excavadas en la roca, todas mirando hacia Oriente, y con una longitud de las fosas entre 2 metros y 1,70 metros, con una estrechez de 0.45 metros en la cabeza hasta 0,40 o 0,13 en los pies.

Al parecer, la zona debió ser frecuentada con fines funerarios desde época íbera y romana, durante la Antigüedad Tardía, y en época altomedieval, donde la datación de uso se sabe gracias a los restos encontrados durante la excavación. Pare del texto de J. Martínez Aloy dice:

“…en uno de los esqueletos se han encontrado dos sortijas de plata en el dedo anular, que son las que más luz han dado para fijar aproximadamente la época a que parece pertenecer la necrópolis, por llevar una de ellas grabada una inscripción, que ha sido sometida al dictamen del P. Fita, que lo ha dado en los términos siguientes: epígrafe anular de Xàtiva. Es visigótico y posterior al siglo IV. La ausencia de todo signo cristiano en este epígrafe induce a pensar que es hebreo, y lo mismo se infiere de la orientación y acumulación de las sepulturas abiertas en la roca viva. El epígrafe Maq b ason representa el nombre del difunto y parece corresponder al hebreo equivalente al latín Crispus, en castellano Crespo…”

Al parecer, se sabe que todo el camí de la Bola de Xàtiva, bajo la Sierra del Bernisa, era un cementerio al aire libre, con numerosas sepulturas excavadas en la roca. Por desgracia, cuando urbanizaron la zona, se llevaron consigo numerosas sepulturas, por lo que el número de sepulturas está mermado, tal y como hemos podido comprobar en nuestra visita (una auténtica aberración contra el patrimonio no haber mantenido esta necrópolis).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Casi escondidas, y sin identificar, se encuentran las sepulturas romanas excavadas en la roca de #Xàtiva, #Valencia (como ocurre con las de Alfafara), en este caso una ladera del monte Bernisa, unas sepulturas datadas ente los siglos VI-VII por la semejanza con las del Mas del Pou. Por desgracia, necesitan una puesta en valor, identificación mediante cartelería y limpieza de la zona por ser una joya única. 🙀 Junto a ellas, además, nos hemos encontrado una cueva de la que no teníamos conocimiento ni sabemos su nombre, todo un descubrimiento para nosotros, y que no hemos sabido identificar porque no hemos encontrado rastro de ella en mapa topográfico. Rogamos si sabéis el nombre, nos lo comentéis. Las sepulturas se encuentran en torno a las coordenadas 38.982408, -0.534046. Rogamos máximo respeto por esta joya patrimonial. Fotos #valenciabonita @xativa_turisme @xativaenfotosoficial

Una publicación compartida de Valencia Bonita (@valenciabonita_insta) el

Las sepulturas se encuentran en torno a las coordenadas 38.982408, -0.534046, aunque podéis seguir nuestro track de Wikiloc.

Para nosotros, a pesar de la documentación ya recogida en el Archivo Municipal de Xàtiva, dado que este cementerio según ellos es islámico y ya ha sido excavado y documentado desde hace muchos años, este cementerio es -según nuestras consultas y preguntas realizadas- más bien tardo-romano según hipótesis de otros textos y consultas realizadas, y contradecimos el informe, a pesar de que se dice que la ubicación de las tumbas está próxima a la zona de la Xerea, lugar de culto en la ciudad de la época islámica, y orientadas hacia La Meca.

Sin embargo, como ya hemos mencionado y según consulta, y estando más cercanos en de acuerdo con un artículo de siempredepaso.es sobre unas tumbas de Burgos conocidas como “Necrópolis del Castillo”, si bien podríamos pensar que las de Xàtiva están orientadas a la Meca, puede que incluso las tumbas valencianas estuvieran orientadas al oriente u amanecer como las de Burgos porque esperaban con ansia “el sonido de la séptima trompeta que sonará al amanecer”, según el Apocalipsis de San Juan, la señal para que los muertos se levanten de sus tumbas al amanecer, aunque en este caso debería haber ubicado el templo o pequeña ermita en torno a la que hubiese girado el ritual funerario que facilitaba el tránsito hacia el más allá -puede que estuviera desaparecido o puede que sea incluso el próximo el castillo de Xàtiva, castillo que tiene sus orígenes en una construcción ibérica-.

J. Martínez Aloy ya dijo en 1908 que “la ausencia de todo signo cristiano en el epígrafe encontrado, induce a pensar que es hebreo, y lo mismo se infiere de la orientación y acumulación de las sepulturas abiertas en la roca viva”.

Jativa ROMANA, por Agustín Ventura Conejero (1972)

Como bien ya hemos dicho, si bien están datadas estas tumbas en el Archivo de Xàtiva diciendo que son islámicas, tendría quizás más sentido decir que son anteriores y que posteriormente fueron utilizadas por los musulmanes, porque en una excavación en la misma Bola, en concreto en el colegio San Jacinto Castañeda, y en 1.000 metros cuadrados excavados, tal y como dijo en su día Las Provincias, “se encontraron restos de dos pequeños muros romanos”, aunque en un artículo de Levante EMV, o en textos y estudios recogidos por técnicos del Ayuntamiento de Xàtiva, atribuyen el cementerio a la cultura islámica tras los restos encontrados de un fallecimiento que tuvo lugar en el siglo XI -y no en el VII-; pero repetimos: según consultas y semejanza con otros lugares de España, como las del Mas del Pou de Alfafara, estas tumbas serían tardo-romanas o altomedievales, como en muchas otras partes de España, por ejemplo Salamanca, y es poco probable que los musulmanes copiaran la técnica, tal y como hicieron con los muros de hormigón de cal, aunque sí que tiene más sentido que fueran reutilizadas en épocas posteriores por nuestros antepasados árabes que habitaron la península.

En la zona, además, hemos encontrado una curiosa cueva, en forma de nevero, que no hemos conseguido identificar mediante mapa topográfico.

 

 

 

 

123 Compartir
Compartir123
Twittear
WhatsApp
Email