• Las Canteras Romanas de Pilar de la Horadada, también conocidas como Canteras Romanas de Mil Palmeras o Canteras Romanas de Playa del Río, son unas canteras a cielo abierto en la primera línea de costa, a pie de playa.
  • Se trata de una explotación romana para la obtención de roca para grandes construcción que hoy puede verse en una la línea de costa de más de 60 metros de longitud en la conocida desembocadura del río Seco, junto a la Urbanización de Mil Palmeras y Playa El Río. Al parecer, se tienen indicios de que las piedras de estas canteras fueron utilizadas para la creación de la Vía Augusta que cruzaba el término municipal de Pilar de la Horadada, por lo que su importancia histórica y valor patrimonial es enorme.

Pilar de la Horadada, un municipio de la provincia de Alicante de poco más de 20.000 habitantes, esconde un gran tesoro patrimonial digno de visita, sobre todo, en época estival, pues hará las delicias de aquellos que deseen unir playa y patrimonio a la vez.

Hablamos de las Canteras Romanas de Mil Palmeras, también conocidas como Canteras Romanas de Playa del Río –llamadas así en esta última forma porque en ella desemboca el Río Seco, el cual sirve de guía para los senderistas que quieren subir al área natural de Pinar de Campoverde con sus pies como vehículo-, unas antiguas canteras romanas de los siglos I y II que fueron explotadas para la construcción de edificaciones y, posiblemente, de la Vía Augusta al paso de la que fue conocida, por entonces, como la “mansió de Thiar”, dado que en época romana esta población fue llamada por los romanos “Thiar”, tal y como podemos ver en https://visitpilardelahoradada.wordpress.com/2013/04/12/sabias-que/.

La misma publicación nos menciona que “la población fue un enclave importante en la “Vía Augusta” entre las ciudades de Ilici (Elche) y Cartago Nova (Cartagena), población que fue utilizada por los viajeros de esta ruta como un lugar de descanso para reponer fuerzas en su camino por la costa mediterránea. Quienes vivían en este municipio, por entonces, utilizaron la vía para viajar y comercializar productos autóctonos como animales, cereales, vid, olivo, cerámica, aceite, vino…y comprar a los visitantes otros tipos de productos como cerámicas, tejidos o joyas…”.

Las Canteras Romanas de Mil Palmeras o Canteras Romanas de Playa del Río son un auténtico museo al aire libre, una joya patrimonial que es, en realidad, una pequeña línea de costa de poco más de 60 metros de longitud junto al paseo marítimo, una cantera a cielo abierto que los romanos explotaron para la extracción de roca para las grandes construcciones, situada hoy junto a la desembocadura del río Seco, en la conocida como urbanización de Mil Palmeras.

La mejor forma de conocer al detalle la cantera, además de visitarla, es leer el PDF de “Canteras romanas de piedra en el sur costero alicantino” de María García Samper, un pequeño estudio que os dará a conocer esta preciosa zona.

Canteras Romanas de Pilar de la Horadada. Foto de Mikel Agirregabiria bajo licencia de atribución

A través de un álbum de fotos de Flickr de Mikel Agirregabiria, propietario de las fotos del collage de portada, podéis ver fotografías de las Canteras Romanas de Mil Palmeras, así como también en el siguiente vídeo que adjuntamos.

LAS CANTERAS ROMANAS DE PILAR DE LA HORADADA, DE MIL PALMERAS O PLAYA DEL RÍO: 

  • Un panel informativo junto a las canteras nos dice lo siguiente: 

“…Las Canteras Romanas de Pilar de la Horadada se encuentran en el afloramiento rocoso paralelo a la línea de costa, donde su extensión es difícil de delimitar, pues parte de la cantera se encuentra sumergida o cubierta por arena de playa.

Fue explotada en época romana para la obtención de material de construcción, como puede apreciarse a primera vista, donde principalmente fueron extraídos bloques de grandes dimensiones (122 x 70 cm.), medida que más se repite, aunque también se encuentran huellas de extracción de bloques de pequeñas dimensiones (45 x 30 cm., y 25 x 30 cm.), además de un gran bloque de 210 cm. de longitud que no llegó a extraerse.

Este material, la arenisca, pese a no tener una gran dureza, fue muy utilizado por su facilidad para trabajarlo. Las rocas una vez extraídas se empleaban sobre todo para la construcción, generalmente para la base y los cimientos de los edificios, o en la fabricación de piedras de afilar y de moler. Posiblemente esta cantera se explotar no solo durante la dominación romana, sino también en las épocas medieval y moderna.

La técnica empleada para la extracción y preparación de los bloques consistía en horadar la roca con cinceles o picos con el tamaño y la forma deseados, y para desprenderla del fondo se cincelaban pequeños orificios equidistantes para disponer en línea unas cuñas de madera, que con la humedad del agua del mar se ensanchaban y hacían saltar el bloque de piedra, separándose así del fondo. Esta forma de extracción en canales horizontales se puede apreciar en otros lugares del Imperio Romano como Grecia o Turquía.

Para estas labores los canteros usaban herramientas fabricadas en hierro como el martillo, los picos, las cuñas, el cincel, taladro para piedra, raspador, paleta…también se media la piedra con instrumentos como el compás, la escuadra, la regla, la plomada, el nivel, etc., utensilios que se siguen usando en nuestros días para la construcción.

Es muy poco probable que el material extraído de esta cantera tuviese como destino una de las grandes ciudades romanas próximas a esta zona como Ilice (Elche) y Carthago Nova (Cartagena), puesto que distan alrededor de los 40 kilómetros, distancias muy amplias para el transporte de este material que no es noble como el mármol. Por lo tanto, el destino de este material se encontraría posiblemente en la mansió de Thiar o en alguna construcción cercana.

Actualmente se conserva en el Museo Arqueológico Etnológico Gratiniano Baches de Pilar de la Horadada un miliario romano y un fragmento de escultura fabricados de este material, que probablemente se extrajo de esta cantera o de alguna otra ubicada en las inmediaciones…”

No es, sin embargo, la única cantera romana que todavía puede verse, pues existen otras en la Comuntat Valenciana, como la Cantera del río Nacimiento, en el término municipal de Orihuela; o la de l’Ènova, junto a la Villa romana de l´Ènova.

 

 

 

 

836 Compartir
Compartir836
Twittear
WhatsApp
Email