• NOTICIA DEL VIERNES 8 DE MAYO DE 2020: El Ayuntamiento renuncia al derecho de retracto de adquisición de les Covetes para facilitar su rehabilitación y uso. Se recuperará la cota de acceso original de la plaza del Mercado.

LES COVETES DE LOS SANTOS JUANES SE REHABILITARÁN COMO COMERCIOS DE CARÁCTER ARTESANAL, CULTURAL O DE VENTA DE ANTIGÜEDADES.

El Ayuntamiento de Valencia ha acordado renunciar al derecho de retracto en la adquisición de les Covetes de los Santos Juanes, con el objetivo de que los propietarios particulares agrupados en la Associació Recuperem les Covetes den el impulso de rehabilitación y puesta en uso que se considera óptimo para estos espacios históricos de la ciudad. Así lo ha anunciado esta mañana el alcalde, Joan Ribó, en una videoconferencia de prensa, acompañado por  los vicealcaldes, Sandra Gómez y Sergi Campillo.

Tal como ha subrayado el alcalde, Joan Ribó, «hacemos una renuncia expresa al derecho de retracto para poder regularizar la situación de 6 propietarios actuales que lo necesitaban para continuar la tramitación del proyecto de rehabilitación». Dado que les Covetes no pueden ser destinadas a servicios relacionados con La Lonja, dado que reúnen las condiciones para reubicar personal municipal con carácter permanente, y dado que tampoco sería ésta la única solución para preservar los valores patrimoniales, ante la existencia de propietarios interesados en su rehabilitación, el Ayuntamiento ha optado por garantizar un uso adecuado y garantizado de estas construcciones «que remiten a nuestra historia y a nuestra identidad», ha asegurado el alcalde.

El derecho de retracto es un derecho de adquisición preferente por el que su titular (en este caso el Ayuntamiento de Valencia, por tratarse de unas edificaciones en entorno BIC y afectadas por el Plan Especial de Protección de Ciutat Vella) tiene la facultad de adquirir un determinado bien o derecho. Es la decisión aconsejada desde el Servicio Municipal de Patrimonio Histórico «en aras a favorecer la rehabilitación de les Covetes, de manera que puedan estar en condiciones disponibles de recuperar la actividad comercial y ayudar a la protección y promoción del entorno».

Les Covetes son edificaciones que datan de principios del siglo XVIII y que se localizan en la plaza del Mercado como semisótanos de poca superficie que albergaban chatarrerías y comercios de viejo. En su origen fueron concebidas como espacios con fines comerciales con beneficio para la parroquia de los Santos Juanes, y también albergaron transacciones comerciales y artísticas, entre otras. A mediados del siglo XVIII, pasaron a manos privadas. En estos momentos, forman parte de un entorno BIC (Bien de Interés Cultural) formado por la plaza del Mercado, La Lonja y la Iglesia de los Santos Juanes. El Ayuntamiento remodelará la plaza, con la colaboración de la Conselleria de Cultura Además, lo que permitirá recuperar la cota original del ámbito en este punto. Y, de manera paralela, la Fundación Hortensia Herrero acometerá la rehabilitación del templo barroco. El alcalde ha destacado «el esfuerzo de coordinación desde el Ayuntamiento de esas tres obras: la del templo, les Covetes, y la propia plaza».

«Nos parecía lo más lógico dar cabida a la actividad privada para llevar adelante la adecuación y puesta en uso de este patrimonio cultural de la ciudad», ha subrayado la vicealcaldesa y portavoz, Sandra Gómez. De esta manera, el Ayuntamiento se retrae y acepta la venta de les Covetes de 6 propietarios privados a un único propietario que será el encargado de hacer la rehabilitación y adecuación de uso. Gomez ha recordado que el PEP de Ciutat Vella establece el uso que se prevé para estos espacios, que deberá ser de carácter comercial, pero únicamente de compra-venta de antiguedades y artesanía, o para su adecuación como librerías (uso cultural), por lo que se ha considerado más oportuno que esta actividad comercial recayera en manos particulares y no del Consistorio.


NOTICIA DEL PASADO MIÉRCOLES 6 DE NOVIEMBRE DE 2019, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, manifestó la implicación del Ayuntamiento en la recuperación de les Covetes de Sant Joan, y su apoyo a los propietarios, que se han constituido en asociación para trabajar por la restauración de estos espacios históricos singulares y su puesta en uso. Ribó recibió en el Ayuntamiento a una representación de la agrupación, y a su presidente, Raúl Escobar.

El alcalde ha mostrado su apoyo total a la iniciativa Recuperem les Covetes, y ha explicado que el Ayuntamiento coordinará reuniones de trabajo con los diversos actores implicados «para tratar de dar apoyo a esta iniciativa y ver cómo ordenarla en el proyecto de reforma de la plaza». Hay que tener en cuenta que se trata de espacios BIC (declarados Bien de Interés Cultural), localizadas en un entorno también BIC (la plaza del Mercado, La Lonja y a la Iglesia de los Santos Juanes). El Ayuntamiento prevé remodelar la plaza, con la colaboración de la Conselleria de Cultura y, de manera paralela, la Fundación Hortensia Herrero ha anunciado la rehabilitación del templo barroco.

Les covetes son edificaciones que datan de principios del siglo XVIII. Son semisótanos de poca superficie que albergaban chatarrerías y comercios de viejo. Joan Ribó ha señalado su satisfacción por esta iniciativa particular «de volver a poner en marcha algo de gran valor histórico y también simbólico», y ha recordado que actualmente «estamos en un proceso de reforma de las grandes plazas de València». «La plaza del Mercado es una de las que prevemos abordar durante este mandato, por lo que nos parece muy importante acompañar la reforma de dicha plaza y su entorno con la iniciativa de esta asociación», ha afirmado el alcalde, que ha destacado además las ventajas de la colaboración público-privada.

El presidente de la entidad, Raúl Escobar, ha explicado la idea de recuperar este espacio «que forma parte de la historia de Valencia desde hace más de tres siglos, y que ha estado mucho tiempo abandonado y sin actividad». El proyecto de la asociación Recuperem les Covetes es rehabilitar estos espacios y ponerlos en funcionamiento según los usos que recomienda el Plan de Protección de Ciutat Vella y la Ley de Patrimonio. Fundamentalmente serán usos artesanos, y para ello se está en contacto con varias asociaciones de recuperación de patrimonio y de oficios. «Por suerte –ha añadido Escobar- contamos con un Centro de Artesanía, que ayudará al desarrollo de todos los oficios tradicionales».

El alcalde ha coincidido con esta voluntad, y ha señalado la importancia de «impulsar un nodo de artesanía que esté vinculado con las escuelas y entidades artesanas, y que sea un punto de atracción y de promoción de la artesanía de nuestra ciudad».

Les covetes fueron concebidas en su origen como espacios con fines comerciales con beneficio para la parroquia de los Santos Juanes, y aunque principalmente funcionaron como chatarrerías y tiendas de viejo, también albergaron transacciones comerciales y artísticas, entre otras. A mediados del siglo XVIII, pasaron a manos privadas, y en la actualidad, alguna continúa en propiedad de la iglesia, buena parte de ellas pertenecen a entidades bancarias, y otras son de dominio particular.

El Ayuntamiento, en cumplimiento del artículo 9 de la Ley de Patrimonio de las Administraciones Públicas, facilitará «la incorporación de los BICS a usos activos y adecuados a su naturaleza como forma de promover el interés social, su conservación y restauración». En este sentido, ha concluido el alcalde, la reforma de la plaza deberá contemplar la puesta en uso de les covetes teniendo en cuenta que se sitúan en cota por debajo de cero.


NOTICIA QUE HICIMOS  EN 2017 DENUNCIANDO EL ESTADO DE DEJADEZ DE LES COVETES DE SANT JOAN:

Quien pasea por la plaza del Mercado, junto a la Lonja de la Seda, podrá ver, entre otros elementos y edificios a destacar, la Real Iglesia de los Santos Juanes. Este Monumento Histórico Artístico Nacional desde 1947, que ostenta además el título de “Real” desde 1858 por decreto de la reina Isabel II, tiene ciertas curiosidades a destacar en su fachada trasera, que es la que vemos desde la Lonja (la fachada principal es la que se ubica en plaza de Brujas).

Resulta que si nos detenemos a observar la parte baja que hay junto a la mencionada portada, al caminar junto a la iglesia, podremos observar unos huecos abiertos al pie de la terraza instalada en la fachada barroca de la Iglesia de los Santos Juanes, frente a la Lonja, un lugar que seguramente muchos recordarán, ya que hasta hace algunos años el lugar tenía un gran simbolismo social y comercial en una Valencia donde el artesano tenía más protagonismo.

Hablamos de les Covetes de Sant Joan, unos antiguos, y pequeños, locales de comercio artesanal ubicados en el que fue sin duda, durante siglos, el corazón comercial de la capital (podéis ver fotografías antiguas con actividad comercial en el blog de valenciablancoynegro.blogspot.com.es). Resulta curioso saber que hasta 1700, la fachada era completamente lisa, a excepción de la galería de ventanas de la parte superior. En la reforma de principios del siglo XVIII se modificó por completo la fachada protagonista de nuestro artículo, dando paso a la construcción de “Les covetes” entre 1700 y 1702 por Leonardo Julio Capuz, un escultor valenciano introductor de la columna salomónica en la Comunidad Valenciana.

El motivo de su construcción, desde un primer momento, fue ser concebidas con fines comerciales a fin de que dejaran beneficios para la parroquia, convirtiendo así estos pequeños establecimientos comerciales en una fuente importante de beneficios a los Santos Juanes. Aunque tradicionalmente confirieron principalmente chatarrerías y tiendas de viejo, también albergaron transacciones comerciales y artísticas, entre otras cosas. 

A mediados del siglo XVIII “les Covetes” pasaron a manos privadas, y en la actualidad, algunas continúan en propiedad de la iglesia y otras pertenecen a entidades bancarias, siendo sólo una de dominio particular. 

Tal y como lleva denunciando Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural desde hace años, la dejadez de les Covetes, protegidas como Bien de Interés Cultural (BIC), es evidente, donde a pesar de que todas ellas permanecen tapiadas o cerradas y sin uso alguno, el estado del conjunto es de total abandono y degradación, donde se sabe que alguna de ellas, en su interior, presenta basuras, enseres y otros restos, convirtiéndolas en todo un polvorín. 

Les covetes de Sant Joan. Foto valenciabonita

Les covetes de Sant Joan. Foto valenciabonita

Les covetes de Sant Joan. Foto valenciabonita

Las propuestas de rehabilitación y recuperación de estos míticos huecos comerciales han sido varias, incluida la de que volviesen a albergar comercios artesanales. Pero ahí siguen, en total y absoluto abandono, uno más del abandono del patrimonio arquitectónico, a la espera de que se puedan recuperar y poner en el valor que se merecen estos bienes culturales.

 

 

Fuentes:

 

 

 

 

3K Compartir
Compartir3K
Twittear
WhatsApp
Email