Cinco generaciones de manos artesanas conforman la historia viva de este empresa familiar con más de 100 años de historia: Cirios Felipo, fundada en el primer cuarto del siglo XX, en 1912, en Tavernes Blanques.

En la ciudad de Valencia, sin embargo, la historia del pequeño local -grande en historia-, situado en calle Navellós, no comenzaría hasta los tiempos de posguerra, en los bajos de un edificio donde antaño, sobre aquel lugar, estuvo el Palacio de la Santa Inquisición de Valencia -nos comentan, que aunque desde 1939 montan negocio en la ciudad, primero lo hacen en la finca de Punt de Gantxo, en plaza de la Almoina, trasladándose después a la actual Navellós-.


Todo comienza a principios del siglo XX cuando Juan Felipo Soler se aventura, desde tierras terulenses, a buscar un nuevo futuro en tierras valencianas. Para ello, se asiente en la localidad de Tavernes Blanques, lugar donde trabaja como aprendiz -aprendiendo el oficio- en una antigua cerería situada en la carretera Barcelona. Años más tarde, esta cerería cerró y se traspasó, quedándose con ella Juan Felipo Soler, quien emprende y funda en 1912 la actual Cirios Felipo, ubicándola en la dirección de la calle Cardenal Benlloch 6, de la misma localidad, donde pervive hoy en día.

Tras el fallecimiento de Juan, durante los convulsos años de la Guerra Civil española, tras más de 20 años regentando el negocio, la empresa pasa a manos de su hijo, Juan José Felipo Espronceda, quien toma las riendas de la empresa. Es tras el año 1939 cuando comienza una etapa de consolidación y crecimiento en el territorio cercano a la ciudad de Valencia, asentándose como una de las principales empresas del sector en la zona y, posteriormente, en el lugar donde la encontramos hoy en día, en el edificio de la calle Navellós nº14 -aunque la tienda se dispone en calle Samaniego-.

Con el transcurso de los años, la calidad y belleza de los productos fabricados de manera artesana por los miembros de la familia y los empleados que conforman la plantilla van ganando fama y, de esta forma, el radio de acción de la empresa va creciendo, siendo ya requeridos a nivel provincial e incluso autonómico.

A finales de los años 60, la empresa vuelve a cambiar de manos, momento en el cual Juan José y Jesús Felipo Andreu formaron un tándem a la cabeza de la misma. Durante los años 70 el crecimiento de producción continuó, llegando a su punto más álgido en los finales de los 80 y principios de los 90, donde se da servicio a grandes empresas y distribuidores. Tras este periodo de esplendor, la empresa comienza a redireccionarse, ofreciendo nuevos productos de decoración y diseño, adaptándose a las nuevas tendencias y demandas.

En el año 2002 es Juan José Felipo Martí quien asume la responsabilidad de continuar con la empresa en activo y, desde entonces hasta la actualidad, junto con sus hijas Encarnita y Mª Carmen, siguen esforzándose para dar el mejor servicio y atención al cliente, como se lleva haciendo desde el 1912 en Tavernes Blanques y desde 1939 en Valencia.

Cirios Felipo. Foto valenciabonita.es

Cirios Felipo. Foto valenciabonita.es

Cirios Felipo. Foto valenciabonita.es

Cirios Felipo. Foto valenciabonita.es

Cirios Felipo. Foto valenciabonita.es

En la tienda de Navellós de la cerería Cirios Felipo, la particularidad principal es que sus velas son de primera calidad, de cera pura de abeja, indicadas para todo tipo de festividades especiales. Son velas sin humos ni olores, mucho más duraderas que las que se puede encontrar en un todo a cien, con una llama que no daña las imágenes ni la orfebrería, principal característica por la que parroquias, iglesias, la propia Catedral o capillas de la Comunidad Valenciana solicitan envíos para poder celebrar sus rituales, misas o para que, simplemente brillen los altares.

Cirios con flores, rizados,de procesión, de altar o pascuales; velones, velas de adviento, de panal o para comuniones; inciensos; lamparillas; bujías; o productos relacionados para bautizos, bodas, comuniones o Navidad, son algunos de los productos de Cirios Felipo. 

Pero no solo sus clientes son principalmente eclesiásticos, ya que cofradías, comisiones falleras o incluso particulares, durante todo el año -desde Semana Santa, Corpus, Todos los Difuntos o Navidad, por daros algunos ejemplos- solicitan sus cirios pascuales, velas, cirios de adviento o incluso incienso o imaginería religiosa, dado que disponen también de un pequeño apartado, así como también soportes para las velas y todo tipo de objetos relacionados con este mundo en el cual están especializados desde hace más de 100 años a través de 5 generaciones.

HORARIO:

De Lunes a Viernes:

  • Mañanas: de 09:30 a 13:30 horas
  • Tardes: de 16:30 a 20:00 horas

Sábados:

  • De 09:30 a 13:00 horas

*HORARIO DE VERANO

JULIO:

  • Lunes, Miércoles y Viernes: 09:30 a 13:30 y 16:30 a 20:00 horas
  • Martes y Jueves: 09:30 a 14:00 horas
  • Sábado cerrado.

AGOSTO:

  • De Lunes a Viernes: 09:30 a 14:00 horas
  • Sábado cerrado.

 

 

 

Compartir397
Twittear
+1
397 Compartir