En la plaza de los Pinazo de Valencia, el caminante puede observar en cualquier momento los restos arqueológicos de parte de la muralla bajo medieval que fue construida por orden del rey Pedro IV el Ceremonioso: la llamada puerta de los Judíos -Portal dels Jueus-, una de las doce puertas que tuvo la muralla cristiana de la ciudad de Valencia que sustituía a la antigua cerca defensiva de época islámica -también fue conocida como de Sant Andreu (San Andrés) o de Santa Caterina de Siena (Santa Catalina de Siena)-. 

Esta pequeña parte de la nueva muralla realizada en el siglo XIV, una muralla cuyo perímetro total aproximado fue de unos cuatro kilómetros, fue construida en 1391 -primera referencia de la que se tiene conocimiento, aunque puede que fuese anterior- por la “Fábrica de Murs i Valls”, la institución encargada de su construcción y mantenimiento durante cinco siglos. 


Los restos del portal, por el cual en tiempos pasados entraban los productos provenientes de la huerta para su posterior venta en la ciudad, aparecieron durante las obras de la línea 3 del metro, momento en el cual se musealizaron y se integraron con la plaza y la entrada a la estación de Colón, estando catalogados como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento, según consta en la ficha BIC 01.03.22bis del Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos del Ayuntamiento de Valencia.

Junto al portal se encontraba la casa del “peatger” o portaler, que era el encargado de controlar las mercancías y productos de la huerta que entraban a la ciudad para su venta. A partir del siglo XVI, se prohibió el paso de mercancías por el Portal dels Jueus y sólo se permitía el acceso a los que lo hacían sin finalidad comercial. Hacia 1689 la puerta fue tapiada y así permaneció hasta su demolición en 1890, sólo abriéndose en contadas excepciones.

 

Jdiezarnal.com

La puerta de los Judíos, que debe su nombre al antiguo cementerio judío que en la edad media se emplazaba en sus cercanías -sobre lo que hoy es un Corte Inglés y que antes fue el Convento de Santa Catalina de Siena-, sufrió diversas remodelaciones hasta su demolición final en el año 1890, décadas después del inicio de los primeros derribos de 1865 de las murallas medievales con motivo del nuevo plan de ensanche de la ciudad de Valencia.

Se puede observar en la plaza la planta del portal, con dos torres construidas en 1422 así como parte del pavimento original y de la muralla. Delante del mismo arrancaba un puente de piedra que cruzaba el foso. Si se baja a la estación, puede verse una vitrina con algunos objetos recuperados en la excavación arqueológica.

Todo aquel que lo desee, puede acercarse, ver e incluso tocar esta gran parte de la historia de Valencia, aunque por desgracia en la actualidad, tal y como lleva denunciando Círculo por la Defensa del Patrimonio Cultural desde hace tiempo -como por ejemplo en una entrada de su blog, la situación de los restos del Portal dels Jueus es de absoluta dejadez, tanto por la falta de limpieza y mantenimiento de éstos como por el nulo interés patrimonial o de puesta en valor al carecer la zona de carteles explicativos -los hubo hace mucho, pero ya no pueden verse. Lo único visible son dos paneles -con tonos bronce- junto a los restos, donde puede verse el trazado de la muralla cristina .

La gran importancia del Portal dels Jueus o Puerta de los Judíos reside en que, junto a las Torres de Serranos y de Quart, son los únicos restos que se conservan visibles -a la vista del caminante- de las doce puertas de la muralla bajo medieval y cristiana de la ciudad de Valencia -no tenemos en cuenta el Portal de la Valldigna o los restos encontrados en 2018 del Portal de la Trinitat, que fueron descubiertos estos últimos con motivo de las obras municipales del agua potable de la zona-.

Y es que esto viene de lejos, ya que los restos se han convertido, desde hace años, en un vertedero y punto de reunión de numerosas personas, muchas de ellas jóvenes y no tan jóvenes que además de que no respetar la zona, depositan basura y residuos en ella y los huecos de esta joya que muchos desconocen.

Suciedad y abandono en el Portal dels Jueus. Fotos cedidas por Círculo por la Defensa del Patrimonio Cultural, realizadas en septiembre de 2018.

 

 

 

 

235 Compartir
Compartir234
Twittear1
WhatsApp
Email
235 Compartir
Compartir234
Twittear1
WhatsApp
Email