Quien pasea por la ciudad de Valencia, en concreto por la calle de Salinas, entre los números 15 y 19, podrá ver un resto de muralla árabe a los ojos del caminante que sobrepasa los cinco metros de altura.

La absoluta dejadez y falta de puesta en valor -a pesar de estar identificada, catalogada y protegida como Bien de Interés Cultural sobre papel-, evidencian una vez más lo que, por ejemplo, no veremos en otras ciudades de España donde el patrimonio es respetado e identificado. No es de extrañar que el viajero que visite la ciudad y sepa de la existencia de este resto medieval, no comprenda cómo, además de no cuidarse como debe, no pueda ver rotulo alguno junto a ella que nos indique su pasado histórico, el cual se remonta entorno al siglo XI durante la Valencia musulmana.


Pero como muchos ya sabrán, el lienzo de muralla árabe de la calle Salinas lleva así mucho tiempo, sufriendo durante años abandono, desidia y promesas incumplidas de diferentes partidos políticos, tal y como podemos ver en el largo historial de recomendaciones, denuncias y escritos de este patrimonio en olvido que, de manera cercana, forma conjunto con uno situado en la misma calle. Y decimos largo historial por el abandono actual y el del anterior consistorio popular, que tampoco realizó ninguna acción considerable para su puesta en valor, donde tan solo en mayo de 2015, justo antes de las elecciones municipales y la entrada de Ribó a la alcaldía, hizo una pobre intervención, e insuficiente, que consistió en colocar una tela metálica de color verde -la cual todavía hoy podemos ver- para evitar desprendimientos en la vía pública tras el grave incidente de diciembre de 2014.

A lo mencionado, hay que sumar la dejadez interior del solar donde se sitúa lienzo de muralla árabe, el cual ya evidenciaba maleza, falta de limpieza y abandono desde mucho antes de 2013, donde podemos ver fotos de su cara oculta gracias a Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural. El solar, a día de hoy, sigue igual, tal y como hemos observado. 

Lienzo de muralla árabe situado entre el nº15 y 19 de la calle Salinas de Valencia. Foto valenciabonita.es

Pero es que encima, por si fuera poco ya, justo en la misma calle y junto al número 5 se encuentra en ruinas un solar con más restos de la muralla y de lo que, supuestamente, sería la puerta de Bab-Alahix o de la Morería -la que daría entrada a esta última-, conocida como de Bab Al-Hanax (la culebra), donde además se puede observar -si nos aupamos sobre el muro o vemos la puerta abierta si están limpiando el solar, o la observamos desde la calle Baja nº9- un imponente torreón semicircular del siglo XI que está integrado parcialmente dentro del inmueble recayente a la calle Caballeros nº36, antigua tienda de CHIC Market y pub Al-Hanax -recientemente una escuela de idiomas-; así como el tapial de hormigón, y anchura, del lienzo de la muralla, tal y como observamos y podemos ver en fotos antiguas del descubrimiento de la puerta de Bab al-Hanax

Restos muralla musulmana Valencia en el nº5 calle Salinas

El solar pertenecía al inmueble que había en el nº7 de la calle Salinas, hoy derribado, cuyos restos musulmanes se encuentran hoy insertados en el actual nº5, un edificio en estado de ruina. Los restos de la torre árabe son de la misma factura que la Torre del Ángel. A día de hoy la zona sigue en espera, aunque a veces se ve actividad de limpieza del solar y poco más.

En lo referente a la puerta -la cual solo se sabía de su existencia a través de una fotografía en blanco y negro que aparecía en el libro de José Rodrigo Pertegás “la Morería en Valencia” (1925)-, decir que tal y como ya manifestó en su día el presidente de Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, César Guardeño, estando de acuerdo con la afirmación extensiva que da Pertegás, no sería la original, sino que sería moderna y de uso doméstico, descartándose que fuera musulmana o del siglo XI. Sin embargo, esta construcción de arco de medio punto moderno sobre un vano coincide con las dimensiones de otros tramos de tapia de hormigón de la muralla musulmana, por lo que se piensa que se habría construido sobre una abertura anterior y adaptado al interior del edificio ya derribado. 

La morería en Valencia: ensayo de descripción topográfico-histórica de la misma (1925)”, de José Rodrigo Pertegás.

Restos de la muralla árabe y la mencionada puerta.

La morería en Valencia: ensayo de descripción topográfico-histórica de la misma (1925)”, de José Rodrigo Pertegás.

Torre y puerta árabe Bab-Alahix. Foto valenciabonita.es

Sobre esta puerta, en el estudio de “La morería en Valencia: ensayo de descripción topográfico-histórica de la misma (1925)”, de José Rodrigo Pertegás, ya describía que:

 

“En el interior de la casa número 5 de la calle de Salinas, que ocupa el fondo del ángulo de dicha calle, que antes se ha mencionado, se encuentran los detalles siguientes: en el patio de entrada que está al fondo y en dirección divergente de la línea de la fachada de la casa, la robusta muralla antigua de la ciudad que se interna en la habitación inmediata en la cual, a 3,76 metros de la puerta de entrada, se encuentra un arco o portal de 2,83 metros de luz y 3,19 de altura, a contar desde el suelo de la casa. Este antiguo arco desconocido, que gracias a estar oculto en el interior de una casa particular se encuentra en condiciones bastante favorables para un detenido estudio es, sin duda alguna, la puerta árabe Bab-Alahix que, según el Llibre del Repartiment, limitaba por esta parte las donaciones hechas en la ciudad a los hombres de Teruel y que en tiempos cristianos se llamó de la Morería por conducir y estar inmediata a dicho entonces nuevo barrio extramuros”.

Al parecer, con todo lo mencionado sobre fragmentos, lienzos y torreones de la antigua Balansiya, y casi con toda seguridad, la puesta en valor de los restos del solar junto al nº5 y el tramo de lienzo de muralla ubicado entre los números 15 y 19 podría darse de manera más detallada con la propuesta del PEP de Ciutat Vella, aunque no las tenemos todas ellas con nosotros que esta zona sea algún día recuperada –esperamos equivocarnos- y se lleve a cabo la rehabilitación integral de todo el conjunto catalogado como BIC de la muralla árabe de Valencia. Cabe recordar que en el pasado, el anterior equipo de gobierno, al parecer, desvío parte de los fondos del plan Confianza reservados para recuperar la muralla árabe a reurbanizar las calles de l´Eixample, beneficiando a distritos más céntricos, tal y como el actual concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, desveló en diciembre de 2015 al afirmar el desvío de 4,7 millones de euros del Plan Confianza para reurbanizar las calles de la zona del Ensanche Noble comprendidas entre la calle Colón y la Gran Vía, una de las últimas obras aprobadas durante la pasada legislatura del partido popular.

En el centro histórico de la ciudad se encuentran restos de la muralla árabe. La muralla árabe de Valencia fue construida en el siglo XI por el emir “Abd al-Aziz”. Se conoce su trazado por una descripción de un geógrafo levantino llamado “al-Udr”. Valencia era una de las ciudades más importantes de Al-Andalus.

 

El perímetro de la muralla se desarrollaba en la isla formada entre los dos brazos del río Turia, siendo el sur utilizado como foso. El trazado discurría desde la plaza del Temple hasta las Torres de Serranos donde giraba al sur y pasaba por las actuales calle de las Rocas y plaza de los Fueros, cruzando la calle Roteros se dirigía hacia la plaza del Ángel y plaza de Ángel Beneito y Coll, seguía por la calle Mare Vella hacia la calle Salinas cruzando la calle Caballeros, pasaba por la calle Bolsería hacia la calle San Vicente a través de las calles de las Mantas y Trench. Continuaba por la calle Cerrajeros, calles de Moratín hacia la Universidad para girar hacia la calle Trinquete de Caballeros y desde ahí hacia la plaza del Temple. Tenía varias puertas, que siguiendo el mismo trazado anterior serían: “Bab ibn SaHar”, “Bab al-Warraq”, “Bab al-Qantara”, “Bab al-Hanax”, “Bab al-Qaysariyya” y “Bab al-Baytala”, “Bab al-Xaria”.

 

Se conserva un fragmento de la muralla junto a la torre, restos en la calle Salinas, el portal de la Valldigna y en la plaza del Tossal. La torre adosada estaba en el patio del desaparecido hostal de la Posada del Ángel. Es de planta semicircular realizada con fábrica de mampostería, y tiene un recrecido en la parte superior. En la actualidad es una vivienda. El tramo de la muralla junto a la torre tiene una longitud de unos 18 metros y un ancho de casi dos metros. La fábrica es de tapial de hormigón. También se conservan otros restos diseminados por el barrio del Carmen. En la manzana de casas de la calle Mare Vella se encuentra otra torre embebida dentro de las casas de similares características a la anterior, aunque ha sufrido alteraciones. Junto al Portal de la Valldigna se encuentra otra torre de idénticas características, desmochada en la actualidad, y un fragmento de lienzo murario. En la calle Salinas se puede observar parte de muro con una altura aproximada a cinco metros. En la plaza del Tossal se conserva parte de la muralla que ha sido restaurada y puesta en valor. Se han realizado numerosas excavaciones arqueológicas que han permitido ampliar la información que se tenía de las murallas árabes.

Como último apunte, decir que la calle de las Salines o Salinas, dependiendo la forma valenciana o castellana, recibe su nombre porque allí, en antiguo, habían salinas y casa donde se vendía la sal, tal y como se menciona en la obra de “Valencia antigua y moderna” del erudito Orellana, tomo II, página 516. 

 

 

 

Fuente principal:

  • Este artículo es una obra derivada de la disposición relativa al proceso de declaración o incoación de un bien cultural o natural publicada en la ficha patrimonial BIC 46.15.250-463 de la Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Generalitat Valenciana, texto que está libre de restricciones conocidas en virtud del derecho de autor de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 

 

 

 

Compartir115
Twittear4
WhatsApp
+1
119 Compartir