Tal y como puede observase en parte en una noticia de hoy en la Generalitat Valenciana, en el interior de un edificio de la plaza del Árbol nº2 de Valencia, en pleno barrio de El Carme de Valencia, se han encontrado soterrados parte de los restos de una necrópolis islámica que se habilitó en ese mismo lugar entre los siglos XI y XIII, extramuros de la entonces muralla árabe.

En concreto, se ha descubierto, en lo que antiguamente fue el barrio gremial de artesanos de Roteros ya en época cristiana, uno de los extremos del cementerio de Bab-al-Hanax -recordar que esta fue, en el pasado, una zona no habitada, situada en la cercanía, pero fuera, de los límites del arrabal de Roteros-.


En la misma actuación, se han encontrado, por encima de los hallados de época islámica, restos de un gran horno de principios del XX, así como también se han recuperado elementos cerámicos y 13 esqueletos de entierros islámicos que se han retirado para estudiar su muerte, sexo, edad u otras características -los enterramientos han presentado la orientación propia que se les daba entonces en la cultura islámica: con los pies hacia el norte y en posición de cúbito lateral, mirando al este-. 

Todo ello ha sido gracias a las excavaciones arqueológicas realizadas, de manera previa, a la construcción de un edificio de vivienda pública en el que, en el pasado diciembre de 2018, la Conselleria licitaba las obras para finalizar diversas viviendas protegidas, en concreto un total de ocho viviendas protegidas por un importe de 957.043 euros.

El arqueólogo de la Generalitat encargado de las excavaciones, Aquilino Gallego, ha sido el que ha explicado a la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, Maria José Salvador, y la directora general de la Entitat Valenciana d’Habitatge i Sòl (EVha), Laura Soto, así como a toda la prensa en el día de hoy, los hallazgos.

Hay que recordar que, en agosto de 2010, el Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA), hoy EVha, comenzaba las obras de rehabilitación. Al tratarse de un inmueble protegido con graves deficiencias constructivas, el proyecto preveía el vaciado interior del edificio, la consolidación de fachadas y la construcción de ocho pisos.

Tras la demolición del interior y la estabilización de las fachadas, en septiembre de 2011 el anterior Consell paralizó la actuación y no ha sido hasta ahora que el actual gobierno valenciano ha retomado las obras.

Para reiniciar las obras, ha sido necesario realizar una excavación arqueológica necesaria para actuaciones de este tipo en el centro histórico de la ciudad, con un coste de unos 35.000 euros. Ahora, tras la licitación, se llevará a cabo el resto de la obra a ejecutar, la construcción del edificio, dando respuesta también a una reivindicación vecinal de Ciutat Vella.

Tras la mencionada licitación anterior, se prevé llevar a cabo la construcción del edificio para así finalizar el resto de la obra que se debe ejecutar.

Visita al cementerio de Bab-al-Hanax. Foto de habitatge.gva.es

Por último, mencionar que la aparición de una de las partes del cementerio de Bab-al-Hanax no es algo nuevo para la ciudad de Valencia.

Tal y como ya se mencionó en 2002, el nombre del cementerio de Bab al-Hanax se conoce por diversas fuentes documentales, quienes lo sitúan extramuros de la ciudad árabe, en concreto entre la puerta de la muralla islámica de al-Qantara y al-Hanax.

Ya en el año 2002, otras excavaciones arqueológicas que se iniciaron desde abril a julio en un solar cercano, entre las cercanas calles de Santo Tomás y de la Palma por parte de la oficina RIVA, sacaron también a la luz parte de la necrópolis urbana, por lo que mencionados hallazgos anteriores y los recientes permiten conocer, de primera mano, tanto la evolución urbanística y arquitectónica que ha experimentado la zona a lo largo de la historia y la delimitación exacta del cementerio. 

 

 

 

760 Compartir
Compartir760
Twittear
WhatsApp
Email