La Casa de Caperucita Roja es una de las construcciones -junto a Villa Contat, la Casa Barco, Villa Carmela o Villa Amparo, entre otras-, que más destaca de Rocafort. Se trata de un chalé residencial, situado en la avenida Blasco Ibáñez nº2, que imita la arquitectura bávara, más propia de un estilo alemán o suizo.

La casa, con parcela rectangular y aislada en la cercanía con otras, fue construida en el año 1925, encargada por su propietario, el médico don Vicente García Donato (que dispone una calle en la ciudad de Valencia en honor a él y su hermano), al arquitecto de Godella don Mariano Peset Aleixandre (hermano del famoso Doctor Peset Aleixandre, quien también, éste último, tiene una avenida dedicada en Valencia).


En esta curiosa casa destaca su facha pintada de blanco, su cubierta roja y diversos elementos de madera, los cuales, según cuentan, fueron traídos expresamente desde Centroeuropa para su construcción. Cuenta con puerta de entrada en avenida Blasco Ibáñez y acceso para coches por calle Pintor Benlliure

La carpintería original es de madera. Si bien las rejas de las ventanas y las puertas no son originales, existen otros materiales exteriores e interiores que se mantienen del proyector original.

Tal y como podemos leer en la ficha patrimonial del Ayuntamiento de Rocafort -ficha con código C133 de nivel 2 del PGOU de Rocafort-, tipológicamente la Casa de Caperucita Roja de Rocafort se desmarca de los estándares populares y tradicionales rurales, sobre todo en cuanto a su organización funcional, ya que su lenguaje de fachada acude a estilos conocidos, a modo de revival, en este caso basado en la arquitectura tradicional bávara.

Fachada delantera y trasera de la Casa de Caperucita Roja de Rocafort

En los años en los que fue construida, aún el racionalismo no había comenzado a tener una presencia relevante en el panorama valenciano. Es muy amplia y se desarrolla en tres plantas (sótano, planta noble y planta piso) siguiendo esquemas conocidos en la arquitectura anterior, con grandes corredores y estancias a dos bandas. Existe una clara voluntad de vincular el espacio exterior con el interior con la creación de terrazas y de ventilar e iluminar todas las estancias, de acuerdo con los criterios higienistas de la época.

En cuanto al lenguaje de fachada, se recurre a neos y en reinterpretaciones de estilos vernáculos de todo el mundo, formando lo que algunos han denominado como arquitectura de catálogo. El hecho de tratarse de edificios con menos restricciones urbanísticas que las edificaciones del Casco Histórico (se permitían mayores vuelos, retranqueos, etc.), permitía mayor libertad a los arquitectos que desarrollaban todo un repertorio de formas y esquemas de tal variación que es absurdo establecer un esquema director común.

Los chalets de la Colonia, lugar donde está establecida la casa-chalé- son edificios exentos que ocupan grandes parcelas y se encuentran rodeados de jardín y espacio libre. Como elementos comunes a todos ellos se puede establecer que suelen ser edificios de 2 alturas (muchos de ellos con sótano), con algún cuerpo incluso superior, que ordena todas sus fachadas exteriores con voluntad estética y compositiva. Las cubiertas pueden ser planas o inclinadas con varios faldones que vierten en el espacio libre de parcela y suelen desarrollarse a diferentes niveles, cubriendo los diferentes volúmenes que forman el chalet. En este caso, encontramos cubierta inclinada, concretamente mansarda, asociada al estilo arquitectónico que se busca reproducir.

Como ya se ha comentado, una característica común a todos los chalés es la importancia de la relación interior-exterior, por lo que aparecen numerosas terrazas, galerías, miradores, porches, etc. El espacio libre de la parcela está ajardinado y cuenta a menudo con elementos auxiliares destinados al ocio o descanso como piscinas, pérgolas, etc., y es muy común encontrar un espacio destinado a garaje, ya que el coche se introduce y aparca en la propia parcela. El arbolado y diseño del jardín cobra especial importancia.

Al ocupar la edificación una situación central, el perímetro de la parcela se delimita con una valla que en muchas ocasiones supone la parte visible del edificio desde la vía pública, y que es, por tanto, parte importante del diseño del edificio.

 

 

 

Fuente principal:

  • Este artículo es una obra derivada de la disposición relativa del PGOU de Rocafort, texto que está libre de restricciones conocidas en virtud del derecho de autor de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley de Propiedad Intelectual española. 

 

 

 

3K Compartir
Compartir3K
Twittear
WhatsApp
Email