En el pequeño pueblo de Manuel, Valencia, una serie de vecinos creo en 2016 un precioso jardín a las afueras de la población donde los gatos sin suerte pueden vivir sin peligro, vacunados, esterilizados, con agua, comida y casitas, además de puntos de juego para ellos.

Se llama el Jardinet de l´Estació de Manuel, más conocido como el paraíso de los gatos, un “hotel” para los gatos de la población lleno de comodidades (una colonia, que no protectora) que da cobijo a unos 30 felinos callejeros o abandonados, más o menos, cuidados por voluntarios, donde en muchas ocasiones llegan nuevos y algunos se van. Se encuentra en una parcela privada del ayuntamiento, frente a la antigua estación de tren, lugar donde el consistorio, además de ceder el terreno, da agua de forma gratuita a los que cuidan del jardín felino.

La iniciativa comenzó gracias a una reunión coordinada por voluntarios y consistorio, donde se animaba a crear una entidad ecoecologista. No fructifico aquello, puesto que el intento de una perrera no llegó a realizarse. Después de aquello, varias personas se reunieron para crear el Jardinet, y tras más de un año de trabajo plantando, regando, trampeando, esterilizando, trasladando y difundiendo casos en las redes, el sueño se hizo realidad, consiguiendo que muchos casos tengan una segunda oportunidad, creando así un espacio donde los animales y humanos conviven para, como dicen desde la página oficial del jardín, simplemente reconciliarse con el mundo para hacerlo mejor.

Al principio se realizó don dinero de los voluntarios, de cada uno, donde pagaban todo. Desde hace tiempo, reciben donaciones que invierten en material, comida y esterilizaciones, donde siguen abiertos a recibir todo tipo de ayuda en el futuro. Se puede visitar si se avisa antes a los voluntarios, ya que muchos trabajan y no están todo el día allá.

La iniciativa ayuda a controlar la población de felinos de Manuel, y no gestionan gatos de otros pueblos. Tiene cámaras el jardín para que nadie pueda maltratar a los gatos o abandonar a su gato de otro lugar en la puerta, algo que ya advierten en sus redes sociales con el mensaje de: “el abandono o maltrato de animales domésticos tiene como consecuencia sanciones penales y económicas incluyendo la privación de libertad. El Jardinet es un espacio videovigilado”.

La idea, además, sirve para que la gente adopte un gato del jardinet y que este espacio sea creado en cada pueblo, sirviendo como ejemplo.

Síguelos en:

Colabora en: 

 

 

 

2K Compartir
Compartir2K
Twittear
WhatsApp
Email