Pocos hornos medievales quedan en pie en la Comunitat Valenciana, donde solo pocos de ellos siguen en funcionamiento. Otros, en cambio, sirven de museo o de oficina de turismo, o como en el caso de Forcall, que llegó a ser el horno más antiguo de Europa en funcionamiento desde 1246, ahora solo se abren una vez al año para la gran fiesta local.

Basándonos el gran artículo de rutasjaumei.com, una guía de viajes de turismo cultural recorre la Comunidad Valenciana en torno a la figura de Jaume I y la época medieval, os traemos una recopilación de hornos medievales en la Comunidad Valenciana.

HORNO MEDIEVAL DE ARAS DE LOS OLMOS, VALENCIA:

Tal y como manifiesta el Ayuntamiento de Aras de los Olmos en su web, se trata de un horno medieval de unos 600 años de edad que fue uno de los centros de actividad más importantes de Aras, pues constituía un elemento clave para la dieta de los habitantes del pueblo. Las mujeres del lugar se reunían en él para cocer el pan, pero también llevaban otros alimentos para calentar, como patatas o verduras y, en días festivos también se cocían en el horno dulces y carne.

Horno medieval Aras de los Olmos. Foto Ayuntamiento de Aras de los Olmos

El horno fue construido en el año 1351, gracias a una concesión por decreto real del  rey Pere el Ceremoniós  (El Ayuntamiento de Aras conserva este importante documento escrito en pergamino que certifica la concesión de este horno, verdadero tesoro histórico que muestra el desarrollo de Aras en la Edad Media).

Este fue un mal año para la creación de un horno, puesto que éste dependía de las cosechas de cereal, las cuales eran escasas en aquellos años por culpa de la sequía y por la llamada Guerra de los Pedros. Sin embargo, el horno se mantuvo en funcionamiento, gestionado de forma comunal y activo hasta el año 1975, cuando cerró definitivamente sus puertas.

El pan era un alimento básico e indispensable que formaba parte de la dieta diaria de las gentes del lugar. La masa se elaboraba en casa, mezclando la harina con agua templada, levadura y sal en un cajón conocido como artesa. Una vez preparada la masa se transportaba al horno en un cesto de mimbre, el escriño, que las mujeres llevaban sobre la cabeza.

FUNCIONAMIENTO DEL HORNO

Por la tarde-noche, tras terminar la dura jornada laboral, los horneros comenzaban a preparar el horno para poder cocer el pan al día siguiente. Primero se llenaba el horno de leña, especialmente troncos de sabinas, y se tapaba la boca con una chapa de hierro para conservar mejor el calor.

Al día siguiente, de madrugada, se destapaba la boca del horno y se introducía más leña hasta que alcanzara la temperatura adecuada, lo cual se sabía cuando las piedras de la bóveda, ennegrecidas, se tornaban de un color blanquecino debido al calor.  Una vez que el horno se había calentado lo suficiente se retiraban las brasas y cenizas, que se amontonaban al lado izquierdo, mientras que el lado derecho quedaba limpio y libre para la cocción del pan. Tras esto el horno quedaba listo y se abrían las puertas para recibir a la clientela.

Cuando el horno abría sus puertas las mujeres del pueblo llevaban la masa que habían preparado en casa al horno, portándola en unos grandes cestos, los escriños, que llevaban sobre sus cabezas. Sobre los escriños colocaban unas mantas para evitar que la masa se secara y se llenara de impurezas. Cuando llegaban al horno depositaban la masa encima de la mesa que había en el centro del edificio destinada para la elaboración del pan, y que aún hoy se conserva en el recinto, y procedían a preparar el pan dándole a la masa la forma deseada.

Después de esto marcaban la masa con un corte distintivo para diferenciar los panes de cada familia. A veces esta marca se hacía con una crecedera, un pequeño instrumento que llevaba un signo, como una especie de sello, de la familia que lo marcaba. Por último se situaba la masa sobre unas palillas, unas tablas estrechas y largas con una especia de empuñadura para sujetarlas, y se introducía el pan en el horno. En las palillas se ponía algo de harina encima para que la masa no se pegase.

GESTIÓN DEL HORNO

Por la cocción del pan la gente del pueblo debía de pagar por el uso del servicio que daba el horno, sin embargo este pago rara vez se hacía con dinero. Lo más tradicional era dejar a la hornera con una porción de masa proporcional al pan que se iba a cocer. Después, con esta porción de masa la hornera elaboraba su propio pan, que luego ponía a la venta y que según la gente del pueblo era un pan especial, muy rico, ya que llevaba una porción de masa de cada familia del pueblo. A esta forma de pago tan característica se la conoce como la Poya.

A partir de cierto tiempo, el horno paso a ser de propiedad comunal a gestionarse solo por tres familias, que se turnaban las jornadas de apertura del horno. Sin embargo, con el paso del tiempo, el trabajo resultó cada vez más pesado, y los beneficios cada vez más escasos, pues las gentes del pueblo comenzaron a emigrar a la ciudad para probar mejor suerte. Durante los años 50 y 60 el horno se abría tres días a la semana, los lunes, los miércoles y los viernes.  En el año 1975, la semana que se celebraban las comuniones, el horno abrió sus puertas al público por última vez.

Actualmente el Horno medieval es uno de los puntos más importantes del itinerario cultural de Aras. En la actualidad se encuentra inactivo, aunque aún puede ponerse en funcionamiento de nuevo. Algunos años después de su cierre, el Ayuntamiento de Aras se embarcó en el proyecto de rehabilitar el edificio para que albergase la sede del museo etnológico de Aras, operación que finalizó en el año 2001. Además, el edificio alberga en su interior una exposición dedicada al ciclo del cereal, con fotografías que retratan las labores de antaño y  múltiples utensilios para la tarea de la trilla o la elaboración del pan, como artesas, lebrillos, crecederas, escriños y raseras entre otros.

PARA VISITARLO, PONTE EN CONTACTO CON:

  • Telf. 96 210 20 01
  • info@arasdelosolmos.es

HORNO MEDIEVAL DE LA VILA DE LLÍRIA, VALENCIA (FORN DE LA VILA):

El forn de la Vila es un antiguo horno medieval de pancocer situado en los bajos de un edificio gótico de Llíria (calle de la Sangre) que presenta una estructura de arcos diafragmáticos ojivales. En el interior del edificio se conserva un horno para cocer el pan con un arco de medio punto y una bóveda de cuadrante de esfera, conservando también en su parte superior se el antiguo alcabor.

Un horno medieval del siglo XIII en Llíria: el Forn de la Vila

El edificio fue construido en el siglo XIV junto a la antigua muralla islámica, de la que aún conservan restos en la fachada que da al patio exterior. Algunos restos correspondientes a época islámica y parte de material recuperado en la excavación arqueológica se exponen en el interior de este espacio museológico.

Forn de la Vila – Horario de apertura (entrada libre, sin coste):

  • Llamar antes, mucho mejor, al teléfono 96 279 15 22. Visitable previa solicitud en la Tourist-Info.
  • Ubicado en C/ Sang, 8

Horario según hemos podido ver:

  • MAÑANAS: de 10.15 a 12.00 h. de martes a viernes.
  • TARDES: Cerrado.
  • Lunes y festivos cerrado.

HORNO MEDIEVAL DE FORCALL, CASTELLÓN (CERRADO):

¿Sabías que el horno más antiguo de Europa se encuentra en la Comunitat Valenciana, en Forcall?


FORN DE DALT, BENASSAL (CASTELLÓN):

Tal y como manifiestan desde rutasjaumei.com, se trata de una edificación del siglo XIV, en uno de los accesos del casco histórico de Benassal, que consta de una altura y es de estilo gótico. En su interior se encuentra el horno, el cual dispone de una única nave con dos arcos grandes de medio punto.

El muro del Forn de Dalt forma parte de los restos del lienzo de la fortificación medieval que unía el antiguo castillo de La Muela y la torre de la prisión.

Desconocemos si se puede visitar, por lo que es mejor contactar con la oficina de turismo:


HORNO GÓTICO DE SANT MATEU, CASTELLÓN:

En su interior está ubicada la oficina de turismo. Se trata de un edifico de planta rectangular, con cubierta a dos aguas de teja árabe. El sistema estructural es de pórticos de un solo arco, paralelos a fachada. Entre la fachada de la calle y la trasera, que da a un patio y no parece ejecutada como tal, existen tres pórticos, situándose en la última crujía la bóveda del horno, dejando un estrecho paso lateral para acceder al patio. Parece que obedezca al tradicional paso de hornos medievales, que en este caso uniría la calle Morella con Historiador Betí.

Horno medieval de Sant Mateu. Foto de Enfo bajo licencia CC BY-SA 3.0

La fábrica es de mampostería y los arcos con dovelas de piedra toscamente trabajadas. La puerta de acceso tiene un arco adovelado y sobre ella lo que parece una placa ilegible.

En el año 1386 se concede a la Villa por Fray Alberto de Thous el establecimiento de hornos. Se tiene noticia de varios de ellos, especialmente el que se situaba en la calle del Forn Vell demolido en la actualidad. El horno de la calle Historiador Betí sigue utilizándose en la actualidad.

HORARIO:

  • C/Historiador Betí nº13
  • Teléfono: 964 41 66 58 – 964 41 61 71
  • infoturisme@santmateu.com
  • De martes a sábados, de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 18:00 horas.
  • Domingos, de 10:00 a 14:00 horas.

HORNO GÓTICO DE LA POBLACIÓN DE OLOCAU DEL REY (CASTELLÓN):

Según el Ayuntamiento, el horno público de Olocau del Rey, un horno medieval y gótico del siglo XIII, data del año 1272. Se trata de una pequeña sala que consta de tres arcos románicos, situada en la parte posterior de la Cofradía, hasta hace unos años utilizada como horno, pero posiblemente en otra época formaría parte de un edificio mayor. En la actualidad el horno se está habilitando como sala de exposiciones y se puede visitar.

En las casas próximas al horno y la cofradía, se encuentran arcos y detalles en las ventanas que hacen pensar en la existencia de algún noble edificio.

PARA VISITARLO:


HORNOS MEDIEVALES EN FUNCIONAMIENTO:

  • Horno Borruix (pan cocido de leña en un horno árabe del siglo XV), ubicado en la calle del Sants de la Pedrá nº3 Cocentaina (Alicante). Teléfono 96 559 02 33. 
  • Forn El Raval De La Peñita, ubicado en Carrer del Raval, Xixona (Alicante). Teléfono: 965 61 01 90. Tal y como manifiestan desde rutasjaumei.com, es un horno de origen morisco documentado a principios del S XVI.

 

 

 

 

 

352 Compartir
Compartir352
Twittear
WhatsApp
Email