• El Paseo Botánico del Calduch es una senda ecológica junto al río Mijares que recorre su margen derecho desde el paraje del Termet, en Vila-real -casi desde el molino de la Ermita-, hasta el puente medieval de Santa Quitèria, en Almassora.
  • El camino, de unos 4 kilómetros incluyendo ida y vuelta (2 kilómetros lineales y otros 2 de vuelta al punto de inicio), coincide con parte del recorrido de la antigua acequia Mayor de Vila-real que dejó de utilizarse a finales del siglo XIX cuando se mejoró su estructura tras haber hecho uso de ella riurante más de seiscientos años. Esta acequia, también conocida como de las Argamasses, comienza su construcción poco después de la fundación de la ciudad por el rey Jaume I, y fue el se motor económico durante muchos años cuando la agricultura era el principal fundamento de riqueza de la ciudad.

La senda del botánico Manuel Calduch, conocida también como paseo Botánico de Calduch, es una pequeña senda botánica que discurre, principalmente, entre los términos municipales de Vila-real y Almassora, Castellón, un bello paseo de 2 kilómetros de ida y otros 2 de vuelta, perfecto para los sentidos, por el que cada año pasan miles de personas entre escolares, jóvenes de educación secundaria, excursionistas, familias y muchos otros.

De este paseo, de su mantenimiento principalmente, así de como de todo el margen del río en su tramo final, se encarga el Consorcio Gestor del Paisaje Protegido de la desembocadura del río Mijares, consorcio formado por los ayuntamientos de Vila-real, Burriana y Almassora, quienes se encargan del mantenimiento -por ejemplo mobiliario estropeado, vegetación o balizas de madera dañadas- del paisaje protegido por el que pasa por las tres poblaciones, en total 16 kilómetros lineales por los que discurre el río hasta abrazar el mar.

Como ya os hemos mencionado en el primer párrafo, en este caso la vamos a hablaros tan solo de una pequeña parte de esos 16 kilómetros, en concreto de 2 kilómetros lineales, de la ruta botánica que conecta los parajes naturales del Termet y Santa Quiteria.

El paraje del Termet se encuentra junto al inicio de la ruta, lugar donde está el Ermitorio de Nuestra Señora de Gracia, situado al norte del término municipal de Villarreal y rodeando el meandro del río Mijares. Constituye sin duda el principal pulmón verde de la ciudad y uno de los entornos naturales más emblemáticos de la provincia. En el Termet confluyen la vegetación de ribera (olmos, chopos y sauces, entre otros) y la vegetación mediterránea, más adaptada a la falta de agua (pino carrasco y piñonero, encina, coscoja y llentiscle). Esta variabilidad ecológica le aporta una diversidad de flora y fauna excepcional, que ha hecho del Termet de Vila-real una referencia en educación ambiental.

A sus evidentes valores ambientales, el Termet suma también los valores religiosos, culturales y sociales del entorno, que asientan sus raíces en los primeros aprovechamientos del agua del río Mijares, con el Azud, la acequia Mayor o el antiguo molino de harina de la ermita, restaurado para su uso como espacio cultural. La ermita, el Museo Etnológico o la piscina de verano son otros de los espacios que hacen del Termet un lugar de esparcimiento único para el paseo, la práctica del deporte y el contacto con la naturaleza.

En la Comunidad Valenciana hay pocos ejemplos de tramos bajos de ríos donde la vegetación de ribera esté bien conservada y el cauce no haya sido canalizado. Pero el Mijares, en su tramo final, es una excepción. El río discurre por un paraje de gran valor ecológico con un excepcional ambiente de ribera perfectamente conservado en muchos lugares.

Precisamente, uno de esos lugares es la ruta botánica dedicada al famoso farmacéutico y botánico nacido en Vila-real, Manuel Calduch. La Unesco calificó su herbario como uno de los mejores del mundo con más de 6.000 muestras diferentes de todo la Comunidad. Por ejemplo, el famoso ungüento llamado Suavina fue un invento del ilustre botánico Calduch que hoy da nombre a la ruta del Mijares.

El recorrido ofrece al visitante de todas las edades elementos que llaman a su curiosidad:

  • Restos de las paredes y excavaciones en roca de la primera acequia.
  • Una frondosa vegetación de sombrar donde el querido botánico Manuel Calduch empezó su herbario que tanta fama mundial le daría.
  • La caseta de la portezuela y la acequia Mayor que dan alcance el riego en Vila-real, así como el pantanet de Santa Quitèria que regula el riego tradicional en La Plana.
  • El molino de Bisbal o de Tatxes, elemento significativo de la evolución de los molinos, desde su origen harinero hasta el aprovechamiento industrial que tuvo.
  • La nueva cascada, elemento que dinamiza el paisaje pues lo hace más agradable el camino para el paseante.
  • Las construcciones de casalicios, elementos humanos sobre el paraje natural.
  • El puente de Santa Quitèria, mandado hacer por orden expresa del rey Jaume I a un vecino de la localidad llamado Pedro Dahera.
  • Y seguro que el visitante encontrará muchos más elementos dignos de llamar la atención y estimular su curiosidad.

Podéis tomar como referencia el track de Wikiloc de Caminatasalas8

El final de la senda se encuentra junto a la ermita y el Puente medieval (siglo XIII) de Santa Quitèria, por lo que resulta un bello paseo de 4 kilómetros, ida y vuelta, un recorrido para observar vegetación; restos de las paredes y excavaciones en roca de la antigua acequia Mayor de Vila-real, también conocida como de les Argamasses; y molinos como el de la Ermita o el de Bisbal.

paseo Botánico del Calduch

 

 

 

 

Fuentes:

 

 

2K Compartir
Compartir2K
Twittear
WhatsApp
Email