La calle San Francisco de la ciudad de Alicante esconde en su interior, paseando por ella, una pequeña avenida llena de imaginación y color, tal y como podemos ver en la foto que sirve de portada que nos cede la web de fotografía profesional de https://www.fotomondeo.com/, con contacto al correo info@fotomondeo.com. Se trata de una curiosa decoración y tematización gracias a setas de hasta casi 4 metros de altura, además de insectos y otros elementos que parecen sacados de un cuento infantil.

La idea de esta “pequeña avenida” peatonal llena de comercios, popularmente ya conocida como calle de las Setas, se realizó gracias al artista de las hogueras de Alicante don José María Escriva, quien convirtió la calle San Francisco en una de las más famosas y visitadas de la ciudad, preferida, sobre todo, por los instagramers.

Desde su peatonalización, la calle San Francisco lleva acogiendo cada año en los meses de octubre, desde hace varias ediciones -en concreto desde XI-, el festival Botigues al Carrer, donde decenas de establecimientos sacan sus comercios y productos a la calle con descuentos, novedades, promociones, sorteos y actuaciones, todo para llenar, aún más si cabe, de vida y color este rincón de Alicante.

La popular calle de las Setas, la calle San Francisco, es una calle peatonal del centro de la ciudad de Alicante que une el Portal de Elche con la plaza de Calvo Sotelo.

Calle de las Setas. Foto de Carlos Quesada bajo licencia de atribución CC BY-SA 4.0

Durante los últimos años del siglo XX, la calle presentaba un aspecto lúgubre, con un pésimo estado de conservación, y sufría un alto nivel de inseguridad ciudadana: eran comunes la prostitución callejera y los negocios ilegales regentados por inmigrantes magrebíes.

No fue hasta la primera década del siglo XXI cuando el ayuntamiento empezó a plantear soluciones para resolver el problema, como el cierre de algunos negocios,​ la despeatonalización de la calle​ o la dotación de instalaciones culturales.

A finales de 2013, la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, decidió tematizar la calle con figuras de setas de grandes dimensiones. El suelo se pintó de verde y amarillo y se dibujaron rayuelas. A pesar de la polémica inicial (el coste de la inversión fue de unos 60.000 euros), la calle atrajo la atención de los turistas e incrementó la apertura de nuevos negocios. Desde entonces, la calle se conoce popularmente como la calle de las Setas.

Calle San Francisco

 

 

 

 

La foto de portada es una cesión de la web de fotografía profesional de https://www.fotomondeo.com/, con contacto al correo info@fotomondeo.com.

 

 

 

 

6K Compartir
Compartir6K
Twittear
WhatsApp
Email