• Turballos es una auténtica máquina del tiempo, pues parece que los años no hayan pasado por sus calles empedradas y casas de estilo tradicional, una pequeña pedanía de Muro de Alcoy (Alicante) digna de visita. Por cierto, muy cerquita de Turballos se encuentra la Albufera de Gaianes.

Turballos, una pequeña pero preciosa pedanía de Muro de Alcoy (comarca de El Comtat, Alicante), se encuentra al pie de la sierra de Benicadell en un entorno único, rodeada de campos de cultivo y antiguas vías o caminos hoy reasfaltados. Si bien podemos decir que apenas tiene habitantes censados en su diminuto término, esto es una pequeñez que, sin embargo, no debe ser motivo para no engrandecer su digna mención dada su belleza.

Con apenas unas cuantas calles empedradas que recorreremos en unos minutos, esta “aldea”, por así llamarla, es fruto del esfuerzo de diversas familias que decidieron aquí recuperar la zona y asentarse a finales de los años 70 junto con su impulsor, don Vicent Micó, el popular «Pare Vicent», fallecido el 11 de enero de 2018 a los 90 años de edad.

De orígenes pre-islámicos, Turballos ha sufrido diferentes episodios de despoblación, el primero en 1515, cuando se invita a veintidós cinco vecinos de Muro de Alcoy a repoblarla, como en 1609 con la expulsión de los moriscos donde había unas 40 personas censadas.

A pesar de ser perteneciente a Muro de Alcoy, se sabe que en 1535 estuvo agregada a la vecina Gaianes, y que en 1845 fue agregada al municipio de Setla de Nunyes, de la parroquia de la cual dependía la Iglesia de San Francisco de Turballos.

En nuestra visita a Turballos, pudimos empaparnos de su belleza y de la paz que se respira al andar por sus calles, tal y como podéis ver a continuación en las fotos de nuestra visita. Podéis tomar como referencia nuestro track de Wikiloc.


Aunque experimentó un crecimiento entre los siglos XVIII y XIX, la pedanía quedaría deshabitada durante el siglo XX, hasta que a finales de los años 1970, el ya mencionado anteriormente religioso Vicente Micó impulsó, junto a unos cuantos matrimonios, la creación de una comunidad pacifista, ecologista y autosuficiente.

En Turballos, un pueblo de la serranía de Alcoy y pedanía de Muro, en la provincia de Alicante, vive una comunidad de cristianos que optaron por la sencillez y la no-violencia. Bebiendo de la tradición de las comunidades del Arca, de Lanza del Vasto, discípulo cristiano de Gandhi, han pasado por distintas fases y hoy se denominan “Comunidad Ecuménica y No-Violenta”. Y, en esas breves palabras, se descubre toda su esencia. La forman hoy algunos matrimonios, personas que desean hacer una experiencia de comunidad, y su fundador, Vicente Micó, sacerdote de la diócesis de Valencia. Cuando llegaron al pueblo era una aldea abandonada por causa de la emigración. Hoy es un centro espiritual que atrae a jóvenes en búsqueda y a quienes desean parar para vivir en silencio. Organizan talleres y retiros en los que se puede participar. La comunidad tiene diversas máximas entre su día a día:

  • La oración es el centro de la vida. Varias veces al día la comunidad se reúne en la iglesia del pueblo.

  • El trabajo es fundamental para la autosuficiencia de la comunidad. Se vive del trabajo manual, de la artesanía y del trueque de productos del campo con otras comunidades similares.

  • La comida comunitaria es un momento importante para compartir. La comida es vegetariana, por la opción radical de no-violencia.

  • Opción de vida sencilla. Se recicla todo lo que otros tiran, como puede verse en esta imagen de una cocina. Se intenta prescindir, en la medida de lo posible, de cuando exija dependencia económica externa: teléfono, electricidad,..

ciberiglesia.net

Don Vicent Micó, una vida por los demás en busca de la paz mundial

Vicent Micó fue un sacerdote valenciano que falleció a los 90 años de edad, habiendo sido párroco en La Garrofera de Alzira, Massalavés, Benimuslem, Alcoi y Vall de Gallinera. Nacido de la localidad de L´Olleria en 1928, Vicente Micó fue ordenado sacerdote en Gandia en 1953 y recibió como primer destino parroquial el de vicario parroquial en Ontinyent, en la parroquia Asunción de Nuestra Señora.

En 1959, fue nombrado párroco de San Miguel de La Garrofera, de Alzira; y de San Miguel Arcángel y Santa María Magdalena, de Massalavés, responsabilidades que ejerció hasta 1971. Igualmente, en 1967 asumió la titularidad de la parroquia de la Purísima Concepción de Benimuslem hasta 1971 cuando fue nombrado párroco de Santa Rosa de Alcoi. EN 1979 fue designado párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Vall de Gallinera-Patró.

Asimismo, entre otras responsabilidades, Vicente Micó ha sido profesor de Enseñanza en Alcoi, en la Escuela de Enfermeras y desde 1983 desempeñaba otros oficios como en la Casa de Oración de la localidad alicantina de Turballos. Vicent Micó está enterrado en Turballos.


Fuentes:

 

 

 

 

 

 

4K Compartir
Compartir4K
Twittear
WhatsApp
Email