A muy poquita distancia de las Torres de Quart, y a tan solo 2 minutos de la Lonja de la Seda o del Mercado Central, se encuentra una pequeña pensión con habitaciones sencillas que sobrevive en el tiempo en la calle de la Carda nº11. De ella nos hacemos eco tras una de nuestras caminatas para curiosear y tomar fotografías, donde el dueño de ésta se percató de que estábamos realizando fotos al rótulo cerámico anunciador del hostal y al negocio colindante, Confecciones el Directo, quienes estos últimos, desde el año 1894 y hasta hace unos años, estaban en un edificio derribado en calle Bolsería.

Tras una charla sobre el lugar, nos comenta que el hostal ya no era tal, sino una pensión en la actualidad, dado que ya no cumplía con los requisitos para ser considerado como tal. Aquel rincón, antaño “Posada del Rincón”, fue uno más de los negocios hosteleros que había en los alrededores, como el “Hostal del Camello”, el “Hostal de San Cristóbal”, el “Hostal de Cinteros” o la “Hospedería del Pilar”, única superviviente esta última -junto a la protagonista del artículo- en la cercana plaza del Mercado, donde también puede verse otro bello rótulo cerámico.


Como nos encanta curiosear, tras una consulta de datos del inmueble en los datos catastrales, podemos ver que el edificio está construido en 1890. Nos comenta el propietario que la antigua construcción que había sobre el actual edificio fue residencia del que fuera 44º Virrey de Nueva España, Joaquín Juan de Montserrat y Cruïlles (Valencia, 26 de junio de 1700 – ibídem, 21 de noviembre de 1771), conocido como I marqués de Cruïlles, además de que también perteneció al pleno de San Martín, habiendo intentado ser, una parte, casa de la Misericordia. Ya una vez construido el edificio, y en el siglo XX, su padre adquirió una parte, ampliando la pensión años más tarde. Este hecho puede observarse en los garajes colindantes pertenecientes a la pensión, donde se ve que el suelo no es la misma construcción y que, con el tiempo, se une.

Construcción anterior al lugar donde hoy está ubicada la pensión El Rincón. Plano del padre Tosca (1704)

Allí, en la construcción que hoy es un garaje, reside la joya de la pensión. Al igual que ocurrió con otros hostales, pensiones o lugares para pernoctar en Valencia que disponían de espacios similares anexos, la pensión El Rincón, que fue también hostal y parador o incluso posada, en desuso -tal y como puede verse en el rótulo exterior, en el retablo cerámico de Manises interior o en un aviso importante en forma de cuadro-, tenía una especie de recinto cerrado anexo, llamémosle caballeriza o cuadra, donde el dueño nos cuenta la anécdota de que hay gente que recuerda dormir en los sacos de paja o los sacos de avena y donde aún se puede observar la hierbera, ya adaptada sin la carrucha o polea. En este mismo espacio nos comenta que se preparaban las cabalgaduras para retomar los viajes y se dejaban, antaño, carruajes, caballos y, en ocasiones, otros animales de granja, especialmente los carga, siendo utilizado como cuadra, según le comentaba su padre.

Pensión El Rincón, Valencia

Pensión El Rincón, Valencia

Pensión El Rincón, Valencia

Pensión El Rincón, Valencia

Con el paso del tiempo, las caballerizas fueron dando paso a vehículos de motor, utilizando las cuadras como improvisados garajes. Nos comenta el dueño que el arco original de piedra, único elemento original que queda vivo y hoy dispuesto con tabiquería nueva de ladrillo caravista -además de una pared antigua con base de mortero-, se utilizaba para vaciar los camiones con la argolla que se ve. Su padre fue quien inició la reforma allá por los inicios de los años 60 del siglo XX, colocando lavado y engrase al adaptarla a los nuevos tiempos.

Garaje de pensión El Rincón, Valencia

Garaje de pensión El Rincón, Valencia

Garaje de pensión El Rincón, Valencia

Resto visible del arco antiguo. Garaje de pensión El Rincón, Valencia

De lo que antaño fue, nada queda. Tan solo un negocio familiar en el que todavía puede verse un rótulo en el exterior, del cual, en un lateral, todavía se conserva un trozo del que hubo más antiguo: el número 15.

Pensión El Rincón, Valencia

 

 

 

 

Compartir193
Twittear
+1
193 Compartir