El Barranco de las Salinas de Cirat (Castellón) ofrece, a lo largo de su curso, diversas zonas dignas de visita, muchas de ellas pozas en las que poder darse un buen chapuzón.

Tal y como nos cuenta José Tomás Izquierdo desde su blog, en el artículo de un paseo por los alrededores de Cirat, si bien el Salto de la Novia es el rincón más llamativo del barranco, acceder a la Poza de la Bañera es una pasada, un camino de fácil acceso desde la población donde podréis disfrutar de una pequeña charca de aguas cristalinas.

El nombre del barranco viene dado porque la zona es rica en materiales yesosos-salinos, donde se sabe que en la antigüedad, en la cercana partida de las Salidas próxima al Salto de la Novia, era explotada para la extracción de sal mediante balsas de vaporización.

Pero la Poza de la Bañera no es la única zona donde podréis bañaros, ya que a lo largo del mismo barranco existen más zonas como el Pozo Negro, los Toboganes o La Caldereta, donde esta última se sitúa a unos 30 minutos más a pie desde la Poza de la Bañera, siguiendo un sendero intuitivo del mismo valle del barranco. Incluso existen pozas no bautizadas entre la Bañera y la Caldereta, pudiendo realizar una bella caminata refrescante por el barranco.

Cuentan que vale la pena caminar hasta la Poza de la Caldereta, poza de aguas esmeraldas enclavada en un estrecho de rodeno. En nuestro caso, la dejamos para otro día, ya que veníamos de recorrer otros lugares y ya era tarde. Recordad que la basura no vuelve sola, que los lugares naturales hay que cuidarlos y respetarlos. 

La Poza la Bañera de Cirat. Foto valenciabonita.es

En definitiva, ya podéis ir apuntando en vuestra agenda de cosas pendientes una nueva zona de baño poco frecuentada, una espectacular piscina natural para recorrer.

 

 

 

1K Compartir
Compartir1K
Twittear
WhatsApp
Email