La llamada Torre del Molino es uno de los monumentos más preciados de Caudiel, Castellón. En dicho lugar se construyó la que también se conoce como la Torre de Aníbal, recibiendo el nombre de Torre del Molino debido a que se encuentra próxima a un antiguo molino de agua. Data de los tiempos de Aníbal, general cartaginés, y fue construida hacia el año 222 a.C.

A pesar de lo mencionado, tal y como menciona C.Pérez-Olagüe en la ficha patrimonial -está protegida como B.I.C.-, sus orígenes son muy inciertos, y la versión más extendida es la hipótesis de que sus cimientos puedan ser romanos, correspondiendo a un asentamiento de esa época en ese mismo espacio físico. Pudo ser utilizada por los mismos, pues un ramal de la Vía Augusta pasaba muy cerca de la torre, dando así un rodeo para salvar las cuestas del Ragudo.

El nombre popular que se le otorga de Torre de Aníbal se debe a una leyenda que cuenta que éste permaneció por estas tierras por espacio de dos años mientras preparaba el ataque y destrucción de Sagunto. Fue utilizada en el periodo de dominación musulmana y en los primeros tiempos de la reconquista cristiana. Fue, en esta época, una torre defensiva vinculada a la frontera del castillo de Jérica.

Se encuentra justo en un área recreativa que recibe el nombre de  Torre del Molino, a las afueras de la población a unos 500 metros al noroeste de ésta, rodeada de pinares y campos de cultivo, en lo alto de una elevación que domina la misma y el valle cercano, aunque el acceso a esta es algo complicado por ser una vía estrecha en algún tramo -solo hay espacio para un coche-. Desde la misma área recreativa se divisa la Vía Caesar Augusta que, arrancando de Sagunto, conducía a Zaragoza.

Se esboza la hipótesis de que estuviera en comunicación con una posible torre ubicada en San Roque, de Viver (Castellón). Antonio Chabret en su obra “Vías romanas de la Provincia de Castellón” sigue la opinión de Plinio, Hircio y Livio que denominaban a este tipo de torres “Turris Hannibalis”, construidas en los altozanos como atalayas de vigilancia contra los ladrones o contra las incursiones de los ejércitos enemigos, las cuales se comunicaban con otras semejantes. El historiador Cortés, indica la presencia de cuatro de ellas en tierras castellonenses, junto a la Vía Caesar Augusta, aunque sin especificar ubicación alguna sobre las mismas.

SI PINCHAS AQUÍ PODRÁS VER FOTOGRAFÍAS DE NUESTRA VISITA A LA TORRE DEL MOLINO DE CAUDIEL.

Hay quienes la atribuyen a Aníbal y otros a la época medieval. Según Sánchez Giménes (coord) en “Castillos, torres y fortalezas de la Comunidad Valenciana”, ed.Prensa Valenciana, Valencia, año 1995 página 210, se dice que que es una Torre de vigilancia islámica para la defensa de Jérica, aunque la tradición es que fue usada por Aníbal para el cerco de Sagunto.

De forma troncocónica, cubierta por una cúpula revestida de tejas rojizas, aunque originalmente fue una cubierta plana y almenada. El interior está estructurado en tres alturas. La planta baja fue utilizada como aljibe. El material empleado es un conglomerado de piedra y cal que une los bloques de piedras regulares.

Posiblemente el hueco de acceso a la torre no corresponde a la entrada original, que debió efectuarse por un hueco abierto a mayor altura y que hoy se encuentra cegado. Fue restaurada en 1993 por la Escuela Taller de Altura.

En la torre han sido hallados enterramientos y monedas. Los aspectos ornamentales no se conservan. En la fachada se observa una hornacina que pudo corresponder a una ventana.

En el año 219 a.C. se consumó la destrucción de Sagunto por Aníbal, y dio paso a la Segunda Guerra Púnica. Consta que Aníbal, para la protección de sus tropas y estrecha vigilancia de los movimientos enemigos, hizo construir varias torres en puntos estratégicos de forma que de una a otra se pudieran comunicar visualmente. Construyó 4 torres: una en Ragudo –de la que apenas queda estructura en pie, conocida como la Torre Íbera de Ragudo-; dos en la partida de Santa Bárbara y Novales, -Jérica- y la de Caudiel, quedando como como única conservada en pie y en buen estado-.

 

 

 

Fuentes:

  • Panel informativo a los pies de la torre.
  • Este artículo, además, es una obra derivada de la disposición relativa al proceso de declaración o incoación de un Bien Interés Cultural según la Disposición Adicional Quinta de la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano, texto que está libre de restricciones conocidas en virtud del derecho de autor de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley de Propiedad Intelectual española. 

 

 

 

 

527 Compartir
Compartir527
Twittear
WhatsApp
Email