• ¿Torrent o Torrente? A pesar de que solo existe en la actualidad un único topónimo oficial, entre l@s torrentin@s se sigue usando, indistintamente, tanto el topónimo de Torrent como el de Torrente.

¿Torrent o Torrente? Todavía a día de hoy sigue vigente la polémica sobre si se puede llamar Torrente a Torrent, algo que no gusta mucho a numerosos vecinos de la ciudad valenciana ni al Ayuntamiento de Torrent, quienes a través de la campaña #sócdeTorrent promocionan el que a día de hoy es el único nombre oficial del municipio, en la lengua valenciana.

Lo cierto es que sin ánimo de polemizar, vamos a tratar de acercarnos a la realidad sobre la historia del topónimo y sobre cuál sería el más adecuado y su uso correcto en, por ejemplo, el castellano. 


Vayamos por partes. Antes de empezar, tenemos que mirar lo que dice la Ley 4/1983, de 23 de noviembre, de Uso y Enseñanza del Valenciano. En uno de sus artículos, que copiamos y pegamos, cita: 

Artículo 15

  • 1. Corresponde al Consell de la Generalidad Valenciana, acorde con los procedimientos legales establecidos, determinar los nombres oficiales de los municipios, territorios, núcleos de población, accidentes geográficos, vías de comunicación interurbanas y topónimos de la Comunidad Valenciana. El nombre de las vías urbanas será determinado por los Ayuntamientos correspondientes.
  • 2. Las denominaciones adoptadas por el Consell, a tenor de lo dispuesto en el número anterior, serán las legales a todos los efectos, debiendo procederse a la rotulación pública acorde con ellas en la manera en que reglamentariamente se determine, y sin perjuicio del respeto debido a las normas internacionales suscritas por el Estado en esta materia.
  • 3. Los municipios que tuvieran denominación en las dos lenguas de la Comunidad harán figurar su nombre en ambas.
  • 4. Las denominaciones adoptadas por el Consell, a tenor del primer punto, y en la medida que lo permita el nombre oficial, serán rotuladas en las dos lenguas oficiales.

En la actualidad, desde la petición realizada a través de 4000 firmas en 1979 dirigida al Gobierno de Madrid -con Adolfo Suárez como constituyente por designación del Rey desde 1977-, se aprobó, antes la I legislatura democrática de España, que por Consejo de Ministros en fecha de un 2 de febrero de 1979 se hiciese el cambio de Torrente a Torrent como único nombre oficial. Y así sigue siendo, aunque en “Diccionario de topónimos españoles y sus gentilicios” o en la “Ortografía de la lengua española”, tanto la versión de 1999 como en la de 2010, aparece la forma castellana Torrente junto con la oficial, ya que así lo recomienda la RAE (Real Academia de la Lengua Española).

Una lengua como el castellano, que solo pertenece a sus hablantes, no puede desterrar un nombre que se ha usado de manera ininterrumpida durante siglos. Torrente, tal y como demostraremos a continuación, sí tiene tradición en la lengua de Cervantes.

Os podéis imaginar, por consiguiente y como ya sabéis, que la RAE siempre castellaniza los nombres, o busca y recomienda una forma correcta castellana, como también lo hace con Londres (London), Nueva York (New York) y un larguísimo etcétera que no viene a cuento.

Por razones históricas, deben considerarse formas correctas, cuando se escribe en castellano, topónimos como La Coruña, Orense, Gerona o, por ejemplo y como en nuestro caso, Torrente, ya que emplear topónimos de otras lenguas puede crear un conflicto lingüístico: alguien natural de Lleida no puede decirse que es un lleidatà en castellano, ya que el gentilicio correcto es leridano. Así mismo, el gentilicio correcto de alguien de Torrent, un torrentí, en castellano es torrentino. 

Así que si veis a un castellanohablante decir Torrente, no le culpéis, pues a pesar de que no es está utilizando el topónimo oficial, sí está utilizando la forma correcta definida para el castellano -bueno va, no nos salgáis con lo de paellero, que la RAE sabemos que ahí se equivoca-.

ORIGEN DEL TOPÓNIMO:

Según “El nom de Torrent, Quaderns de vida torrentina vol I” de 1978, de Vicent Bequer i Esteve, Cronista de Torrent, existen ciertas hipótesis sobre el origen del topónimo de Torrent:

  • Origen Íbero. Tomando la raíz ibérica Tor (colina alargada) y el sufijo Ent, se origina Torenti/Torrenti, recordando el nombre actual de la ciudad pudiendo ser una referencia a El Vedat. También podría derivar de la raíz Torenti (altura) en referencia a un poblado ubicado en la zona durante la Edad del Bronce valenciana.
  • Origen latino. Por un lado tenemos la familia de turris (del que deriva el castellano torre) con el adjetivo de 2ª declinación Turritus (torreado, fortificado). Este nombre podría ser debido a La Torre que se encuentran en el casco urbano y a la antigua fortificación que tenían alrededor. También se especula con que el nombre derive de la familia Torrēre (secar, quemar) del que deriva torrens/torrentis (rápido, impetuoso, violento), debido a que cerca de la ciudad se encuentra un barranco. Según el cronista Vicent Beguer i Esteve, considera que la segunda teoría es más factible, la de torrens/torrentis (rápido, impetuoso, violento), aunque se pregunta porqué se llamó antiguamente Torrent a esta villa en concreto si el barranco discurre por varios pueblos más de la comarca.

OTRAS TEORÍAS DEL TOPÓNIMO:

  • El cronista Silvino Beneyto y Tasso asegura en cambio que el nombre deriva de La Torre (Guía histórica descriptiva de la villa de Torrent. Silvino Beneyto y Tasso. 1912).
  • Don J. Costa, estudioso arabista, cree que el nombre deriva del barranco, ya que descubrió que el río Torrens, del que hablan algunos textos latinos, es precisamente el barranco que pasa por la ciudad (El Archivo. Tomo VII. J. Costa).

APARICIONES DE TORRENT Y TORRENTE EN LA HISTORIA:

El nombre Torrent, según muchos, perdura hasta que en una Real Orden del 24 de febrero de 1860 se ordena que en todas las poblaciones en las que se hablen otras lenguas se traduzcan los nombres al castellano. Entonces se añadió una “e” al final del nombre para castellanizarlo y el nombre oficial pasó a ser Torrente, pero la población, por costumbre y uso de la lengua valenciana, siguió utilizando el topónimo Torrent.

Por Real Orden de 24 de febrero de 1860, impulsada por el ministro Posada Herrera e invocando necesidades estadísticas, se dictaron nuevas reglas para la rotulación de calles y numeración de casas, imponiéndose a las secretarías municipales la obligación de mantener un registro actualizado. Además de disponer la colocación de los números a costa de sus dueños, pares a la derecha e impares a la izquierda, siguiendo la dirección de la vía principal, carretera o río existentes, o en su defecto de levante a poniente, o partiendo de la plaza más céntrica, se ordenaba colocar lápidas con el nombre de las calles a costa del Ayuntamiento. También se obligaba a rotular los edificios oficiales o de uso público y el nombre de la población en sus entradas, y deberían los alcaldes remitir a los gobernadores un resumen con el nombre de calles y plazas, números de edificios y de habitantes cada cinco años coincidiendo con la renovación del censo.

 

LA TOPONIMIA URBANA EN EL DERECHO ESPAÑOL, de MIGUEL JOSÉ IZU BELLOSO. Doctor en Derecho, Vocal del Tribunal Administrativo de Navarra. Revista de Administración Pública. ISSN: 0034-7639, núm. 181, Madrid, enero-abril (2010), págs. 267-300

Esta afirmación sobre la disposición de la Real Orden del siglo XIX, por la que se cree que Torrente, como uso y costumbre, se dice desde mediados del siglo XIX, es totalmente falsa e incierta. Para muchos, la forma correcta, tanto etimológica como histórica, es únicamente Torrent, sobre todo porque así lo dice la Generalitat y el Estatuto, recomendando el topónimo oficial -como lo mencionado anteriormente por el Consejo de Ministros el 2 de febrero de 1979 con el cambio Torrente a Torrent como único nombre oficial-. Sin embargo, a continuación vamos a demostraros, y sin ánimo de querer cambiar la actual toponimia, que Torrente se ha usado a lo largo de la historia, incluso desde la fundación de la villa cristiana con la llegada de Jaime I el Conquistador.

Por supuesto, dicho todo esto, cabe decir que no tiene nada que ver con el franquismo el topónimo de Torrente, algo muy arraigado en la creencia de hoy en día. Sí que cabe decir que sí existió la supuesta castellanización franquista del XX o la llamada “prohibición del valenciano”, que aunque fue prohibido en las aulas -el castellano fue impuesto como idioma oficial-, la lengua autonómica no fue borrada de la calle, tradiciones, fiestas populares o libros, algo que se puede justificar en los años 60 del pasado siglo antes de la llegada masiva de castellanohablantes de otras provincias en busca de trabajo. Y si no, ¿Cómo se explicaría que perdurase en el tiempo, las decenas de publicaciones de libros a lo largo de los años o que a finales de los años 40 se crease el Instituto de Estudios Valencianos Alfonso el Magnánimo gracias a Rincón de Arellano? Como curiosidad, con esta institución llegaron los premios Valencia, cuyo fin era destinado a la literatura en valenciano, además del apoyo al Institut de Literatura i Estudis Filològics, que no vamos a valorar aquí y ahora.

Volviendo al tema que nos concierne, el primer documento en el que aparece el nombre de la ciudad habla de “Torrent”, un documento de Jaime I de Aragón que data del 18 de febrero de 1232. En él se habla de la donación de tierras en las que se encuentra la villa a los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén: “pero propium alodium, iberam et francum castra e Vilas de Torrent et de Cilla, que loca sunt in termino regni Valencia”. Este documento indica el nombre que recibía la villa antes de la llegada del rey conquistador, pero no nos explica el origen de su topónimo ni nos certifica si fue conocida de otra forma por los pobladores de aquel entonces.

Sin embargo, hay otro documento que certifica que en la misma fecha de la llegada de Jaime I se utiliza el topónimo Torrente en vez de Torrent, a pesar de que está escrito, en su mayoría, en valenciano antiguo. Dicho documento se encuentra en el Archivo del Reino de Valencia, y es una copia de la Carta Puebla de 1248, cuando se funda la villa cristiana. En él puede verse, en diversas ocasiones, como Fray Pedro de Grañana, Comendador de las casas de Valencia de la Orden del Hospital, nombra Torrente a la localidad de Torrent. Dicho documento otorga carta puebla a las alquerías de Torrente y Picaña para 50 pobladores a fuero de Valencia con fecha del 18 de noviembre de 1248. ARV, Manaments i empars, 1639, libro 5, mano 51, fol. 18 (copia de 26 de octubre de 1639).

Fray Pedro de Grañana, Comendador de las casas de Valencia, otorga carta puebla a les alquerías de Torrente y Picaña, para 50 pobladores y a fuero de Valencia (18 de noviembre de 1248). ARV: Mandamientos y amparos, 1639, libro 5, mano 51, fol. 18 (copia de 26 de octubre de 1639). Archivo del Reino de Valencia.

10 años más tarde a la fecha de la Carta Puebla, por citar y rebatir con un ejemplo de Torrent, puede encontrarse un documento de época medieval relativo a la Corona de Aragón fechado el 7 de julio de 1258 sobre Castellón de Burriana (en referencia a Burriana), una carta de confraternidad entre Abu Said y Eiximén Pérez d’Arenós que se puede encontrar en el archivo del Reino de Valencia, Reial Justícia. Volum 805, ff. 464r-465r.

“…Item, difinimus et perpetuo penitus absolvimus vobis, Eximino Petri de Arenoso predicto, omnem petitionem, questionem seu demandam quam vobis vel vestris possemus facere vel movere, ratione alcharearum de Torrent, Betera, et Boylle; itaquod exnunc non teneamini vos vel vestri, nobis vel nostris, predictis alchareas vel alteram ipsorum reddere vel tradere, vel pretium aliquod pro eisdem, set illud ius totum quod nos habemus vel habere debemus in predictis omnibus alchareis, bono corde et libera voluntate nostra et consilio et voluntate, cum assensu similiter vestri Eximini Petri predicti, excambiamus cum Villamarchant…”

Avanzamos unos siglos más tarde, a finales del XVI, donde podemos ver un ejemplo de Torrent en las cabreves de Torrent y Picaña entre 1592 y 1599, unos documentos elaborados a instancias del señor de un lugar con una finalidad fiscal, que podrían equipararse a los catastros, pero haciendo referencia a la hacienda privada del señor en cuestión. 

El llamado llibre Cabreu o cabreves de Torrent y Picaña entre 1592 y 1599

Otra cita histórica de la población bajo el topónimo de Torrente, por dar algún ejemplo más, es la que se encuentra en la petición de licencia para vender cien arrobas de vino de la villa valenciana en la Plaza Mayor de Madrid en el Libro de Alcaldes de Casa y Corte, año 1666, fol. 316.

“Francisco Yayán, en nombre de Esteban de Muro, vecino de la ciudad de Valencia: Digo que el dicho de mi parte ha traído a esta Corte, cien arrobas de vino de Torrente, el cual necesita de la Sala y postura competente para poderlo vender en la Plaza Mayor, respecto de que en las despensas se está vendiendo a 14 ó 16 cuartos el cuartillo: A V. A. suplico se le de a mi parte dicha postura y licencia para venderlo en la parte señalada: Pido justicia, etc…

 

Vista la petición, mandaron dar licencia conforme pide en la petición.

 

Madrid, 1º de diciembre de 1666”

También existen otros ejemplos en los que se cita Torrente, en este caso pasamos al siglo XVIII, donde encontramos un documento de Vicente Hernández de 1755; o el de fines del siglo XVIII, donde en la obra cumbre de Antonio José de Cavanilles (1795) se refiere a Torrente como Torrent. Otro ejemplo de Torrente, en el mismo siglo, es el Discurso legal por la Religion de San Juan de Jerusalen, y Fray D. Silverio Doz, y Naval, Comendador de Torrente, contra Don Joseph Martin Gil, impreso en Valencia por Martin Peris en 1777.

Discurso legal por la Religion de San Juan de Jerusalen, y Fray D. Silverio Doz, y Naval, Comendador de Torrente,… (1777) – Doz, Silverio. Fuente: Bivaldi (Biblioteca Valenciana Digital)

En el resumen historial de la ciudad de Valencia de los edetanos ó del Cid, un libro de Pasqual Esclapés de Guilló impreso en Valencia por Josef Estévan en 1805, aparece en diversas ocasiones, también, la mención a la carta puebla con Torrente, donde se dice:

  • El rey don Jaime I de Aragón, tratándose de la Conquista de Valencia, hizo donación de los castillos y lugares de Silla y Torrente a Fray Hugo de Folcarquer, teniente de Gran Maestre de Rodas, para su religión. Costa del privilegio dado en Alcañíz a 18 de las calendas de febrero de 1232, que se haya auténtico en el Archivo de dicha Iglesia, presentando en la visita de amortización que se hizo en el año 1448.
  • Consta también, que en 28 de noviembre de 1248, Fray Pedro de Grañana, Comendador de la Casa del Hospital de Valencia, con poder de Fray Pedro de Aclano, Castellan de Amposta, y Fray Bernardo Tomasio, Prior de la misma Casa, y otros del hábito de San Juan, poblaron el lugar de Torrente con ciertos pactos y condiciones, cuya escritura se halla en dicho archivo de la iglesia.
  • 109 …”El 13 de junio de 1316, el Papa Juan XXII, para fundar la Religión de Montesa (a petición de Jaime II), aplicó a esta las Encomiendas que tenía en este Reino la Religión de San Juan; exceptuando la de Torrente y la Casa y Hospital de Valencia…”.

En el siglo XIX, tiempo antes a la Real Orden de 1860 y según el Instituto Nacional de Estadística, ya en 1842 se cita que el nombre oficial de la ciudad era Torrente, además de que también hay numerosas apariciones de Torrente, como puede verse en “Poesías para distribuir durante el baile de Torrente”, Imp. de J. de Orga y Cª.,1838; o “Gran baile de Torrente dispuesto por el Colegio del Arte Mayor de la Seda en celebridad del siglo 6º de la conquista de Valencia”, del mismo año citado anteriormente. 

Poesias para distribuir durante el baile de Torrente
Versión digital (image/tiff)
[Valencia] : Imp. de J. de Orga y Cª., [1838]

Como os podéis imaginar, la multitud de publicaciones, imágenes y citas en prensa histórica con el topónimo Torrente -tanto en el XIX, antes de la Real Orden, como a lo largo del XX en todo tipo de diarios de época, como El Pueblo, la Correspondencia de Valencia, Las Provincias, etcétera- certifican que existe cierta tradición arraigada, desde la Carta Puebla de la ciudad, en llamar indistintamente Torrent o Torrente a la histórica villa valenciana, hoy convertida en una gran ciudad. 

CONCLUSIÓN:

  • En la actualidad solo existe una única oficialidad: Torrent. En el Nomenclátor, según el INE, solo es válido Torrent. A pesar de ello, indistintamente, tanto el uso del topónimo Torrent como el de Torrente son correctos dentro del siguiente contexto: cuando habléis o escribáis en castellano podréis utilizar ambos, aunque lo correcto y lo que recomienda la RAE es la forma castellana de Torrente. Recordad que de manera oficial, o cuando se hable en valenciano, sólo es correcto Torrent. 

Dicho todo esto, no queremos polemizar ni cambiar el actual topónimo Torrent, ya que es el único oficial establecido de acuerdo al propuesto por la Generalitat Valenciana -en base a Ley 4/1983, de 23 de noviembre, de Uso y Enseñanza del Valenciano-, y a lo aprobado desde el 2 de febrero de 1979 por el Gobierno de España. Solo pretendemos demostrar que existe cierto arraigo histórico en la forma castellana, a pesar de que predomina en la historia, en documentos de época, el actual Torrent, además de su oficialidad y la primera aparición de éste en 1232.

Unos se ampararán en la oficialidad; otros en el arraigo histórico; y también habrá aquellos que, en base a la recomendación de la RAE, usarán la forma repudiada y casi perseguida por fanáticos toponimistas. Nosotros solo os podemos recomendar que nadie decida por vosotros, que podéis, y debéis, utilizar la forma oficial -el topònim en la nostra llengua deu prevaldre per damunt del castellà- o, si así lo deseáis porque habláis y escribís en castellano, decir Torrente porque así os lo permite la RAE. Al fin y al cabo, como se suele decir, la lengua la hacen sus hablantes, como tan de moda está y se dice últimamente. 

Fotografía de los años 20 del siglo XX de la parte del comedor del desaparecido Hotel Vedat. Este hotel, inaugurado en 1914, fue derribado a principios de los años 50, estando situado en El Vedat. En la fotografía puede verse “Torrente”.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir508
Twittear
WhatsApp
+1
508 Compartir