Nuestra intención, con este artículo, es sin duda alguna dar a conocer este rincón y realzar su valor histórico, porque lo merece que todos tengamos en cuenta su valor patrimonial a una institución sanitaria y social pionera en su época, y que debería llenar de orgullo a los habitantes de Valencia, máxime en estos tiempos de pandemia.

Para conocer la historia del convento que fue convertido en psiquiátrico, tenemos que remontarnos a otra localización, exactamente al antiguo manicomio u hospital que fue fundado en el siglo XV, en concreto en marzo del año 1410 según documento expedido en Barcelona, verdadero documento fundacional del Hospital de Ignoscents, Foll e Orats que perfila su entidad jurídica, social, médica, benéfica y las normas por las que debía seguirse.

Y todo ello, lo mencionado anteriormente, tras asignación y bendición de Benedicto XIII tras los hechos ocurridos en 1409, donde Fray Joan Gilabert Jofrè -perteneciente a la Orden Mercedaria en Sta. María del Puig y conocido como Padre Jofré-, salió en defensa de un “loco” o demente agredido, momento en el que se comprometió a un grupo de ciudadanos construir un hospital para estos desfavorecidos tras sermón en la Catedral de Valencia, siendo el primero del mundo y comenzándose las obras en 1409.

El fraile salió en defensa de los dementes y al llegar a la Catedral realizó un sermón en favor de los locos y furiosos que vagaban por la ciudad y no tenían asistencia alguna:

 

“…en la present ciutat ha molta obra pia e gran caritat e sustentació: empero una hi manca, qui es de gran necesitat, ço es un hospital o casa hon los pobres ignoscents e furiosos fosen acullits. Car molts pobres ignocens van per aquesta ciutat, les quals pasen grans desaires de fam, fret e injuries. Per tal, com per sa ignoscencia e furor no saven guanyar ni demanar lo que han menester per sustentació de llur vida; e per ço dormen per les carreres e pereixen de fam e de fret, e moltes malvades persones, no havent Deu davant les ulls de sa consciència, los fan moltes injuries e enuigs; e moltes malvades persones, no havent Deu davant, senyaladament ahon los troben adormits los nafren alguns, e a algunes fembres ignoscens ahonten. E aixi mateix les pobres furiosos fan dany a moltes persones anants per la ciutat, e aquestes coses son notories a tota la ciutat. Per que seria sancta cosa e obra molt sancta que en la ciutat de Valencia fos fet una habitació o hospital en que semblants folls e ignocens estiguesen de tal manera que no anassen per la ciutat, ni poguessen fer dany n’ils ne fos fet…”

 

(Libro Viejo de las Constituciones del Hospital General)

Lo mencionado anteriormente es el verdadero origen del “Hospital de Ignoscents, Folls e Orats”, antiguo Hospital General que se encontraba en las proximidades del antiguo Portal de Torrent de las murallas de Valencia, en el barrio de Velluters (hoy restos convertidos en jardín y biblioteca).

Sin embargo, la historia del manicomio o primer hospital psiquiátrico del mundo tendría otra localización en el siglo XIX. Resulta que en 1838, el Gobierno dispone que los Centros y Asilos, puestos hasta entonces a cargo de los Ayuntamientos, quedasen bajo la inspección y vigilancia de las Juntas municipales de Beneficencia, pasando a depender de las diputaciones los establecimientos de índole provincial, por lo que el Hospital General de Valencia, pasó a depender de la Diputación a principios de 1850, fecha en que comenzó a regir la nueva legalidad. Siendo en el año anterior (1849) cuando se le asigna el nombre de Provincial bajo la administración directa de la Diputación -párrafo extraído de Breve historia del Hospital General Universitario de Valencia-.

El Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré, el convento franciscano que fue psiquiátrico

  • Gracias a unas fotos de A. Marín S. de mayo de 2020, sabemos que se están recuperando los solares, jardines y edificios que estaban en ruina del antiguo Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré.

Foto 1 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 2 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 3 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 4 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 5 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 6 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 7 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 8 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Foto 9 de mayo de 2020 del Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Placa cerámica dedicada al Padre Jofré en el Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré

Mientras tanto, a lo mencionado en el párrafo anterior y por esas mismas fechas, con la desamortización de Mendizábal de 1835, el convento que atañe a este artículo fue utilizado como fábrica de hilaturas a partir de 1837, y no es hasta el año 1866 cuando fue rescatado por la Diputación para dedicarlo, al año siguiente, a Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré. Así, tal y como menciona Las Provincias en su artículo, se mantuvo hasta los años setenta del pasado siglo XX, fecha en que se estrenó el Psiquiátrico de Bétera.

En 2017, un artículo de Paco Moreno para Las Provincias titulado como “El antiguo manicomio de Valencia se arruina“, daba la voz de alarma sobre el estado de varias zonas del antiguo recinto. Por entonces, el recinto del antiguo manicomio del Padre Jofré, entre la plaza de Jesús y la avenida Gaspar Aguilar, tenía todavía varios inmuebles pendientes de rehabilitar y otras zonas que se acercaban a un deterioro peligroso, no así las que sí se usan y siguen utilizándose (el Archivo de la Diputación, la sede de la junta municipal y un centro de salud, además de otros servicios de la institución provincial).

Los vecinos pedían ya en 2017 un uso público de los solares cercanos al edificio mientras los jardines sufrían por el abandono y falta de plantaciones.

 

Las fotos de Antonio Marín en 2017 en su blog no dejaban lugar a dudas sobre la dejadez y abandono de algunas zonas del antiguo manicomio.

El Sanatorio Psiquiátrico Provincial Padre Jofré creado en el siglo XIX usó parte del convento, lugar que tenía un claustro con dependencias de las que no quedan ya restos. De dicho convento de Patraix sabemos que, aunque fue fundado en el siglo XV, la estructura actual de lo que queda es del siglo XVIII. Hasta hace unos años había allí diversas instalaciones públicas, municipales, donde la Diputación tenía allí su Archivo Provincial, donde uno de sus edificios sigue funcionando como Centro de Salud, todo ello en un agradable marco ajardinado que, sin embargo, en alguna de sus zonas veía crecer su decadencia por dejadez y abandono.

El 16 de junio de 1989, el presidente de la Diputación de Valencia, en presencia de varios diputados y del médicodirector del Gero-psiquiátrico de Jesús, daba el último y simbólico giro a una llave dorada, que ponía fin a ciento veintidós años de asistencia. La prensa hacía referencia a un reloj, testigo inmóvil y mudo de la ceremonia, cuyas agujas dejaron de girar cansadas de marcar un tiempo inútil, hacía más de 20 años.

 

Días antes, el 12 de junio de 1989, pocos días antes del cierre de Jesús de María, 25 personas, 18 hombres y 7 mujeres, son trasladados al Psiquiátrico de Bétera y 11 al asilo de San Vicente de Paul. Tres días antes del cierre, otras 8 personas habían sido deshospitalizadas a diversas residencias.

Nadie podía pensar en 1867, cuando fueron trasladados de forma provisional los primeros moradores desde el Hospital, más de cien años de provisionalidad…

 

¿Por qué se cierra el manicomio? y ¿Cómo se cierra? Sigue leyendo la gran historia en valenciaactua.es

Sin embargo, sabemos de primera mano que, a fecha de martes 19 de mayo de 2020, según palabras de un vecino, están rehabilitando la zona del antiguo convento que fue psiquiátrico (reconstruyéndose mejor dicho), pero no sabemos que uso le van a dar, aunque sabiendo que al lado está la Junta de Distrito de Patraix y el mencionado Centro de Salud, y que cerca hay una zona de juego de niños, podemos intuir que será de uso vecinal (o eso esperamos, que así lo tengan en cuenta…).

Junto a los restos de lo que fue el antiguo convento y manicomio se encuentra la Parroquia Santa María de Jesús.

Ojalá las obras iniciadas en ese paradigmático centro sanitario y asistencial, sirvan para que los todos vecinos y residentes del barrio de Patraix disfruten pronto de espacio plural y participativo. Buena falta hace en la zona y en otros barrios periféricos de Valencia, donde proliferan indiscriminadamente casas de juego, que tantos trastornos mentales y socio-económicos provocan a la población más desamparada: los jóvenes sin empleo o en situación de incertidumbre laboral.

 

 

 

1K Compartir
Compartir1K
Twittear
WhatsApp
Email