Resulta extraño pensar que los vampiros existen, más aun cuando nunca ha habido pruebas de ello. A pesar de esto, a lo largo de la historia hay quienes han creado la figura de este ser enigmático bien a través de la lectura, como en el libro de Bram Stoker, o películas llevadas al cine, por poner un ejemplo. Pero los hay quienes han llevado a la vida real su existencia, creando un falso mito (puesto que hasta ahora no hay nada que lo demuestre), consiguiendo miles de huellas de lo que pudieron haber sido “chupasangres” a lo largo de la historia.

En la investigación llevada a cabo por Javier Arries (que expuso su tesis en el conocido programa de Cuarto Milenio y donde queda reflejada en su libro “Vampiros” y en su web), expone que el primer caza vampiros de la historia era valenciano.  Dicho así, de sopetón, es duro de asimilar aunque la creencia de los vampiros fuera muy extendida allá por el siglo XVII.

Resulta que en los registros de los regimientos de las tropas austracistas figura un nombre: Don Juan Gil de Cabrera i Perellós. Este hombre, era capitán del regimiento de infantería nº10 de la Diputació del Regne de València, antiguo Tercio de Infantería del Reino de Valencia.

En su defensa del imperio en la guerra que enfrentaron al Imperio otomano y a los Estados de la Casa de Habsburgo (los llamados Austrias de Viena y Austrias de Madrid), Don Juan Gil fue un destacado capitán que invadió junto a su destacamento el Banato de Timisoara, entre otros lugares, para la conquista de los Austrias ante la amenaza de los turcos. En tales asedios por tierras húngaras y de la actual Rumania, existen documentos donde se hace constar las “ordenes” de decapitación (corte de cabeza), trepanar las sienes, quemarles o clavarles clavos enormes en la frente. ¿Por qué no seguía un mismo método entonces? Resulta que en cada región campesina las creencias podían ser diferentes, limitándose así pues al mero hecho de seguir una pauta indicada bajo consejo, a pesar de ser quien tomaba la última decisión.

Como sabréis por libros y demás historias y leyendas, la figura del vampiro siempre ha ido ligada a países como por ejemplo Rumanía, bien por los relatos y leyendas dejados por los antepasados o por las creencias ancladas en estas tierras.

En lo que nos concierne al tema, Javier Arries, en su tesis, cuenta que en el libro de Calmet “Traité sur les apparitions des esprits et sur les vampires, ou les revenants de Hongrie, de Morvaie, etc”, que fue publicado por primera vez en 1746, relaciona que los tres vampiros ajusticiados por un tal “CONDE DE CABRERAS” en la frontera de Hungría, son a cargo del valenciano Don Juan Gil de Cabrera.

13

Cabe mencionar que Antoine Calmet está considerado como el primer vampirólogo de la historia. Pero ¿Era realmente el Conde de Cabreras Don Juan Gil de Cabrera i Perellós? Resulta que Carlos VI de Austria otorgó el título de Conde de Cabrera a Don Juan Gil de Cabrera i Perellós en 1719, en virtud seguramente de sus actos heroicos en la tercera guerra turca. Para más INRI, existe constancia de que este título fue reclamado en el siglo pasado como se hace constar en la obra “Relación de títulos nobiliarios vacantes, y principales contiene cada expediente que, de los mismos, se conserva en el archivo de Justicia”, de la autora María Teresa Fernández-Mota de Cifuentes (Ministerio de Justicia. Archivo, Instituto Luis de Salazar y Castro), editada por Ediciones Hidalguía. En ella, según el estudio de Javier Arries, se puede leer: “CABRERA, Conde de. – Concedido en el año 1719 a Don Juan Gil de Cabrera i Perellós por el Archiduque Don Carlos de Austria. Se solicita rehabilitación, febrero de 1941.- Árbol genealógico.- Se desestima la anterior pretensión, noviembre de 1957”.

Fuente: http://1.bp.blogspot.com/

ANTOINE CALMET. Fuente: http://1.bp.blogspot.com/

Si queréis saber más detalladamente sobre este tema, podéis visitar el artículo completo de Javier Arries:

PINCHA AQUÍ

Por último, si os estáis preguntando si en las últimas décadas existen casos denunciados de vampiros en nuestra comunidad, la respuesta es sí. A pesar de ello, no vamos a darle coba, puesto que la gran mayoría (por no decir el 100%) son bulos que circulan sin documentar por internet, como el que se cuenta que ocurrió entre el año 1985 y 2000, donde fueron denunciados en comisarías españolas casos de vampiros observados en cementerios valencianos y gallegos, siendo famoso el de la Comisaría de Puzol (Valencia), donde el Jefe de Policía D. Vicente J. redactó las actas de declaración, sobre apariciones de supuestos vampiros en España. Dicen que existen documentos policiales redactados en Puzol y que están directamente relacionados con otros testimonios casi idénticos recogidos en los ayuntamientos de otras poblaciones valencianas pocos días antes, pero ¿vosotros los habéis visto? Pedimos que si alguien tiene algún recorte o prueba, rogamos aporte documentación para dar veracidad a la historia (o leyenda…). Cabe destacar la investigación de Matteo Borrini en la que encontraron a una mujer, en una fosa común, que tenía un ladrillo incrustado en su boca y la mandíbula desencajada. Esto es lo que por entonces se llamaba, “ritual de vampirismo”.

Notas: Si leéis por internet que el murciélago del escudo de Valencia tiene algo que ver con el Conde de Cabrera, no es más que un bulo para agrandar aún más la leyenda. De la misma manera, nada tiene que ver el llamado murciélago de cabrera, autóctono de la península ibérica, más concretamente de la zona mediterránea, siendo el más pequeño de la especie europea.

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Comparte si te gusta en alguna de las siguientes redes sociales: