Valencia esconde numerosos objetos que se guardan en su Catedral y que no son mostrados al público abiertamente para no escandalizar a los que no creen en ello. Muchos de estos objetos han sido venerados hasta no hace muchos años, sin considerar su autenticidad, debido, quizás, a una cultura beata arraigada en la sociedad de una España popularmente católica en el pasado siglo XIX y hasta más de mediados del siglo XX, que se remonta desde la Edad Media.

Y es que a pesar de que La Iglesia siempre ha sido muy reacia, y conservadora, a la hora de venerar y reconocer sólo las reliquias auténticas, siempre ha conservado con respeto las históricas, por las tradiciones que testimonian, el recuerdo de las personas que las veneraron y también por el valor artístico, patrimonial e histórico que estas mismas atestiguan.

La sede del arzobispado de Valencia conserva vestigios de la época romano-visigoda, como parte del ábside, el baptisterio y una capilla sepulcral del siglo VI. Cabe decir que en el siglo VIII se construyó sobre su solar la mezquita mayor de Balansiya, antiguo nombre de la ciudad en época árabe, que sirvió de Catedral tras la fundación del Reino Cristiano de Valencia por Jaume I en 1238, y no re-fundación o re-conquista como se suele decir en algunos sitios, puesto que los visigodos no eran católicos si no Arrianos o seguidores del Arrianismo (Nunca tuvieron problemas con los católicos, o al menos no está documentado pero sí con los judíos).

Curiosamente el dibujo más antiguo que se conserva de la catedral de Valencia es el que realizó Anton van den Wyngaerde  en el año 1536, que fue localizado por el estudioso y profesor Roselló en la Biblioteca Nacional de Viena (curioso).

València_el_1563,_per_Anton_van_der_Wyngaerde

En dicho dibujo, el dibujante holandés reproducía fielmente la Catedral en una panorámica de la ciudad entera, además de ser famoso también por sus reproducciones de Sagunto o Xàtiva, durante sus viajes con la corte de Felipe II. (Podéis ver estas imágenes simplemente poniendo en Google Imágenes “Anton van den Wyngaerde Valencia” o “Anton van den Wyngaerde Sagunto”, etc)

Retomando lo anterior, no fue hasta 1262 donde el Obispo Fray Andrés de Albalat pusiera la primera piedra de la actual catedral de estilo gótico, de las cuales se utilizaron piedras de las canteras de Burjassot, Godella, Benidorm y Jávea, y es donde comenzaría la historia de los tesoros ocultos que se han guardado a lo largo de los siglos bajo las piedras de esta imponente Catedral hasta la actualidad.

Y es que lo cierto es que La Catedral de Valencia tiene un verdadero tesoro de relicarios, depositados por reyes, reinas, papas, príncipes y otros personajes ilustres para dar renombre al templo, aunque por desgracia la mayor parte de ellos fueron fundidos en el año 1812, en Mallorca, a donde se habían trasladado con el fin de salvarlos del ejército francés durante la guerra con este e inicio de las famosas batallas de 1808, 1810 y 1812 después de la declaración de Guerra en Valencia del 23 de Mayo de 1808. Por aquellos días no se pensó en salvaguardar todo aquel tesoro o patrimonio que quizás ahora podemos echar de menos si se supiera cuanto se perdió, pero toda aquella contienda tenía que pagarse de alguna manera: Parte de esas reliquias fueron fundidas y se convirtieron en monedas para pagar a las tropas que luchaban contra Napoleón. Cabe añadir el oro, plata y demás objetos que no pudieron salvarse del saqueo de los franceses, mencionando también otra página histórica para borrar en la historia de la Catedral: La del 21 de julio de 1936, donde se saqueó la Catedral de Valencia además de incendiarla y quemar parte de una de sus bóvedas. A pesar de esta desgracia, se conservaron muchas reliquias, ahora guardadas en relicarios más modestos, y algunas piezas de orfebrería de gran valor histórico y artístico en la llamada “Capilla de las reliquias”, al fondo del Aula o Sala Capitular.

plano de la catedral 2

El acceso a esta Capilla es casi imposible. Desde la Guerra Civil española, muchos de estos objetos bien guardados y han dejado de ser culto obligado, quizás como os he dicho anteriormente en parte a que no se ha demostrado la veracidad de tales, a pesar de ser guardados como si de un auténtico objeto de culto o tesoro se tratase.

Sala o Aula Capitular. Al fondo Museo o Capilla de las Reliquias. Fuente: Catedraldevalencia

Sala o Aula Capitular. Al fondo Museo o Capilla de las Reliquias. Fuente: Catedraldevalencia

Pero claro, no es lo mismo intentar datar, por ejemplo, el Pendón de la Conquista que reside en el Ayuntamiento de Valencia que un objeto de estos. Es mucho más difícil y complicado. No solo se debe datar el año en cuestión, si no que hace falta documentación y situación histórica, además de la veracidad y aprobación de culto por parte de la Iglesia.

9-peno_conquesta_fals

Artículo que desacredita el Penó de la Conquista.

pendon

Recorte de periódico de Las Provincias en 1998.

Y es que hoy en día solo se podría responder de la veracidad de unos pocos, como por ejemplo el brazo de San Vicente, el Santo Cáliz o los cuerpos momificados del Patriarca y otros obispos como Vidal de Blanes o Raimon Gastó. Como parte del tesoro que se custodia se encuentran huesos, ropas, escritos, espinas, sangre y otros supuestos restos de santos y mártires que, según apuntan fuentes eclesiásticas en un artículo publicado en 2008 por el Levante EMV y como os hemos dicho anteriormente, “no se muestran nunca al público para no escandalizar a los que no creen en ello”.

Fuente: valenciafotografica.com

Brazo de San Vicente Mártir. Fuente: valenciafotografica.com

Los tesoros más prestigiosos están expuestos en las capillas, como el Santo Cáliz, el único en el mundo que sigue manteniendo ser el Santo Grial y cuyo origen está atestiguado desde el siglo X. Eso sí, no hay pruebas negativas contra él, pero tampoco positivas, así que nadie puede asegurar a rajatabla, pero tampoco negar, que no se no se trate del Santo Grial.

El brazo de San Vicente Mártir es el resto más célebre. Llegó hace más de treinta años, regalado por una familia de Padua, donde después de diversos estudios se ha conseguido datar y decir más sobre él, gracias entre otras cosas al estudio de Juan Pablo I, certificando su autenticidad al demostrar que su veneración se remonta desde hacía siglos en Venecia y donde incluso fue perseguido y escondido de las tropas francesas en Italia. En los estudios científicos realizados, forenses principalmente, se dijo que pertenecía a un hombre joven, que presentaba quemaduras en la piel y una datación que se remonta al siglo IV, coincidiendo pues con la fecha de la muerte de San Vicente Mártir, muerto en el año 304. Estas reliquias y la espina de la corona de Cristo donada por San Luis tras conquistarse Valencia, que se expone en Semana Santa para su muestra y devoción, son las únicas que salen a la luz pública en diversas festividades. Pero ¿Y el resto?

Bueno, cabe decir que el resto, de los cuales se conservan aunque no son veneradas debido a su credibilidad, pueden generar mucha controversia en los más escépticos, donde podéis encontraros por ejemplo:

  • Un diente de San Esteban.
  • Una saeta de las que le clavaron a San Sebastián.
  • Un tobillo del pie de San Matías Apóstol.
  • Un dibujo de la verdadera cara de la Virgen María realizado por San Lucas Evangelista.
  • Las dos monedas de Judas Iscariote.
  • La esponja con la que le dieron de beber vinagre a Jesús cuando estaba en la cruz.
  • Un trozo de la faja de la Virgen María.
  • Un trozo de la capa de San José.
  • Una piedra del portal de Belén.
  • Un pañal y una camisita del Niño Jesús.
Camisita del niño Jesús.

Camisita del niño Jesús.

  • La mano derecha de San Lucas.
  • Un trozo de cabeza de Santiago el Menor.
  • Un niño que Herodes mandó degollar (Llamado el Santo Inocente, en un cofre).
  • Un trozo del verdadero manto de la Virgen.
Relicario de un trozo del verdadero manto o velo de la Virgen.

Relicario de un trozo del verdadero manto  de la Virgen.

  • Las piedras con las que San Esteban fue apedreado.
  • Las flechas que mataron a San Sebastián.
  • Camisas de los Santos Inocentes.
  • Una esponja con la que Santa Práxedes recogía la sangre de los mártires.
  • Piedras del monte Sinaí.
  • Una parte de la Cruz en la que fue ejecutado Jesús (Reliquia de Vera Cruz, de la cual se dice que existen cientos de trozos repartidos en Iglesias de todo el mundo aunque la gran mayoría sean falsas).
  • Una de las setenta y dos espinas (manchada de sangre) de la corona de Cristo.
  • Una costilla del beato Gaspar Bono.
  • Una tibia del beato Andrés Hibernón.
  • Los huesos de mártires y santos, que se cuentan por cientos, algunas regaladas por el Papa Calixto III.
  • Restos de sangre y cenizas, también de mártires y santos.
  • Un Lignum Crucis de la emperatriz Constancia de Grecia, fallecida en Valencia y enterrada en la Iglesia de San Juan del Hospital. Esta reliquia es la que besó el Papa Juan Pablo II en su visita a Valencia.
Relicario del Lignum Crucis Hohenstauffen

Relicario del Lignum Crucis Hohenstauffen

PINCHA AQUÍ PARA VER DETENIDAMENTE FOTOS DE PARTE DE LOS RELICARIOS

Cabe también mencionar un relicario muy curioso, el que San Juan de Ribera trajo a Valencia cuando se excavaron las catacumbas romanas: El cuerpo de San Mauro, que en todo el mundo sólo tiene culto en Valencia.

Estas reliquias, las mencionadas anteriormente, son guardadas en relicarios más modestos junto algunas piezas de orfebrería de gran valor histórico y artístico en la llamada Capilla de las Reliquias o Museo, donde se pueden encontrar tres armarios protegidos bajo unos bellas pinturas que aguardan a quien ansíe descubrir parte de estos objetos.

11411698_1607023099556718_2054204594094214073_o

Bajo uno de estos retratos se esconden parte de las Reliquias.

11411998_1607023096223385_7351515876342187624_o

Una vez abierto cualquiera de los tres lienzos se pueden encontrar las reliquias veneradas y expuestas.

Seguramente os preguntaréis si hay más y sí, hay más. Incluso los habrá escondidos bajo el suelo o tras una piedra sin saber que están ahí o, puede, incluso que algunos de ellos no deban salir a la luz para saber que están aquí. Por cierto, parte de estas reliquias sólo pueden visitarse por petición expresa, como por ejemplo en rutas guiadas para una mejor explicación, donde se dice que al visitar el museo de estos relicarios tras el Aula o Sala Capitular, siempre se encienden dos velas al abrir los armarios con los cofres, en sentido de respeto. Uno no se hace a la idea que en la sala contigua a estas reliquias estuvieran expuestas las mejores pinturas antes del saqueo e incendio del 21 de Julio de 1936 (así se hace constar). En la actualidad, antes de llegar a la sala de las reliquias, nuestro camino es observado por los retratos de los Obispos y Arzobispos de Valencia desde la conquista del Reino en 1238, donde parecen observar a todo aquel que desee adentrarse en descubrir que esconde el fondo de la estancia que hay a continuación.

Fuente: archigingertect.blogspot.com.es

Fuente: archigingertect.blogspot.com.es

No me negareis que la veracidad o no de estos objetos queda relegada a un segundo lugar, donde la Iglesia misma no da culto a gran parte de ellos pero los expone como si fuesen tesoros. Lo realmente importante es el misticismo que uno puede llegar a sentir al acercase a esta estancia de la Catedral, más aún si cabe si se sabe que uno tiene tiene que encender dos velas como señal de respeto para descubrir ante los ojos de uno mismo tal magnitud de tesoros que solo se pueden calificar de forma resumida en la siguiente frase: Sean o no verdaderos, es un lugar digno de visitar y de considerar por su magia e historia.

Fuente de esta foto: Jdiezarnal.com

Fuente de esta foto: Jdiezarnal.com

Fuente de esta foto: Jdiezarnal.com

Fuente de esta foto: Jdiezarnal.com

PARA VISITAS GUIDAS:

Del 1 de noviembre al 19 de marzo

  • De lunes a sábado: 10 a 17:30 horas.
  • Domingos y fiestas:

La Catedral está cerrada desde las 14:00 hasta las 17:00 horas.

Mariluz Segarra

Teléfono: 661 90 96 87 / Fax: 963 15 68 72

e-mail: msegarra@antennainternational.com

ENLACE CONTACTO VISITAS GUIADAS

Horario OFICINA ATENCIÓN AL PÚBLICO:

Lunes, miércoles y viernes: 11:30 a 13:00 horas.

Jueves: 18:00 a 20:00 horas.

Teléfono: 96 392 43 02

Email: oficina.pastoral@catedraldevalencia.es

 

Fuente foto portada: flickr, by Monica333

Bibliografía:

  • El Laberinto secreto de la Catedral de Valencia (Francisco Pérez Puche)
  • Artículo de la editorialbitacora.com
  • labellezayeltiempo.blogspot.com.es
  • CatedralDeValencia.com
  • Jdiezarnal.com

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Comparte si te gusta en alguna de las siguientes redes sociales:

1K Compartir
Compartir1K
Twittear
WhatsApp
Email