Hace no mucho leí un artículo al que reste credibilidad, en el que se decía que en Valencia, según estudios astronómicos, parte de los principales monumentos de la ciudad reproducían casi exactamente la constelación de la Osa Mayor.

OSAMAY

Como bien sabéis, las antiguas civilizaciones construían sus edificios basándose en las constelaciones. Así que, como me suele pasar, me gusta indagar más allá de lo que leo, ya que en dicho artículo no venía ninguna fuente citada ni de donde provenían esos estudios, así que por más anduve buscando por San Google, no encontré nada.

PÁRRAFOS DONDE SE CITA DICHA REFERENCIA

“…Los maestros constructores también dejaron su huella en la Valencia mágica, como vemos en las Torres de Serranos (gótico militar), la Lonja (uno de los pocos ejemplos de gótico civil) o el campanario de la Catedral, denominado Micalet o Miguelete, y en cuya factura encontramos hasta veintinueve signos distintos de maestros canteros.”

“…Estos constructores dejaron en Valencia uno de esos mapas pétreos del cielo que vemos repartidos por la geografía de todo el planeta. En concreto, según estudios astronómicos, los nueve principales monumentos de la ciudad (Torres de Serranos, Generalitat, San Nicolás, Torres de Quart, Lonja, Catedral, Palacio del Almirante, San Juan del Hospital y Santo Domingo) reproducen, casi exactamente, la constelación de la Osa Mayor…”

Así pues, me dio por crear un mapa con mi cuenta de Google, para comprobar la veracidad de dicha afirmación y mi sorpresa fue mayúscula.

Fuente propia

Fuente propia

Fuente propia

Fuente propia

OSAMAY

No sé si quien hizo este artículo tuvo mucha ocurrencia e imaginación al elegir los lugares y trazar casi la constelación de la Osa Mayor, o realmente estaba en lo cierto puesto que la gran mayoría de estas construcciones y monumentos o lugares importantes son ordenados en la “Valencia católica” del Regne de Valencia. ¿Qué quiero decir con esto? Pues muy sencillo. Resulta que en la biblia las referencias astronómicas no son muchas pero las hay. Dichos maestros arquitectónicos recibían órdenes para la construcción de los monumentos y seguramente también su enclave y orientación, como es en el caso “Del Misterio del Micalet” que os hablé no hace mucho (CONSULTA AQUÍ ESE ARTÍCULO)

Buscando entonces referencias bíblicas, me encontré con que en el libro de Job (Job 9:9; 38:32), la parte más astronómica de la Biblia, donde también se hace mención de otras estrellas, Orión y las Pléyades, se habla de Ash y Ayish, las cuales casi seguramente son formas diversa de la misma palabra, se hace una referencia a la Osa Mayor, aunque mi sorpresa es mayor al descubrir la verdad.

JOB 9

  1. Reprende al sol, y el sol no sale; también apaga la luz de las estrellas.

  2. Con su poder extiende el cielo y calma las olas del mar.

  3. Dios creó todas las estrellas, y las agrupó en constelaciones: la Osa Mayor, la Cruz del Sur, Orión y las Siete Cabritas.

  4. »Dios hace cosas tan maravillosas que es muy difícil comprenderlas, y más aún, hablar de ellas.

¿La verdad? Es casi seguro, al 99%, que dicha interpretación no ha sido la correcta. Resulta que en verdad su significado continúa siendo un enigma, a pesar de las traducciones (interpretaciones) actuales que podemos ver en cualquier biblia actual. La Vulgata y los LXX, sin sustento alguno, las traducen por Arturo y Hésperos (escrita también Vésperos, es Venus, el planeta de la tarde. N.T.). Abenazera, el erudito rabino de Toledo, aportó, sin embargo, tan sólidas razones para identificar Ash, o Ayish, con la Osa Mayor, que aunque hayan sido erróneas, prevalecen aún. Se fundamentaba sobre todo en el parecido entre las palabras “ash” y la arábica “na’ash”, “féretro”, que se aplicaba a las cuatro estrellas de El Carro (Osa Mayor), de las que las tres primeras eran vistas como dolientes en una procesión funeraria, con el título de Betâ na’ash, “hijas del féretro”. Pero también Job habla de los “hijos de Ayish”, y es difícil resistirse a inferir que en ambos casos se refería al mismo grupo de estrellas. Aunque quedan muchas dudas. Los filólogos modernos no admiten la conexión entre “Ayish” y “na’ash”, ni en el libro de Job aparece ninguna connotación funeraria. (Explicación basada en una tesis de diversos filólogos modernos y publicados en un artículo sin fuente)

Así que nos queda dejar a la imaginación ese 1% restante de esta supuesta conexión bíblica dibujada en el mapa de nuestra Valencia. ¿Es quizás real o leyenda esta interpretación terrenal de una constelación? ¿Cómo miraban nuestros antepasados valencianos el cielo? La verdad nadie la sabe, todavía, pero no me negareis que a uno no le entra la “curiosidad” por saber si realmente esa constelación fue dibujada a propósito.

Artículo e investigación realizada a raíz del siguiente artículo: PINCHA AQUÍ PARA VERLO

Para los curiosos, podéis descargaros el mapa que he creado pinchando AQUÍ

Fuente foto portada: comofuncionaque.com

Versículo completo de job: PINCHA AQUÍ

Síguenos en Facebook: Valencia Bonita

Síguenos en Twitter: @valenciabonita_

Comparte si te gusta en alguna de las siguientes redes sociales:

136 Compartir
Compartir136
Twittear
WhatsApp
Email