• El centro de arte de la Fundació Per Amor a l’Art reabre este sábado 30 de mayo de 2020 con más fuerza, añadiendo a las dos exposiciones que ya tenía en marcha “Infraleve”, de Inma Femenía.
  • Se ofrecerá un interesante itinerario que recorre sus exposiciones, se asoma a su bodega medieval y termina en su jardín modernista, los viernes, sábados y domingos de 17 a 21h. Pueden visitarse sin necesidad de reservar previamente todas las exposiciones, el jardín y la bodega medieval, pero no el refugio de la Guerra Civil. Para garantizar la distancia de seguridad el itinerario de la visita está predefinido.
  • Para facilitar la visita, se han instalado códigos QR con información detallada de las exposiciones, las obras y los artistas. ¡Comprueba antes de ir que puedes leerlos con tu móvil! Los dispositivos de Apple tienen el lector integrado en la cámara pero en algunos dispositivos con Android u otros sistemas operativos puede que necesites descargar una app para leer los códigos.

En el transcurso de las obras de rehabilitación de la antigua fábrica de bombas hidráulicas, en Av. de Burjassot número 54 de Valencia, se localizaron los restos de una antigua alquería situada en la parte posterior de la parcela, junto a la actual calle Dr. Machí.

Esta alquería, conocida como la Casa Gomeig o Comeig, pertenecía al caserío disperso del antiguo Camino de Marxalenes, formando parte de un centenario paisaje de Huerta periurbana de Valencia y que perduró, sin apenas cambios, hasta el siglo XX. En este mismo contexto de edificaciones rurales, pueden observarse hoy en el vecino Parque de Marxalenes algunos ejemplos en pie, como la alquería de Félix o la de Barrinto, de gran similitud con nuestra vivienda.


La alquería de Bombas Gens fue un edificio de grandes dimensiones que empezó a construirse a finales del siglo XIV y que vivió un momento de esplendor tras una reforma integral que tuvo lugar entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI. En ese momento se dotó a la alquería de elementos suntuarios como pavimentos de azulejos de estilo manisero, buena parte de los cuales han sido recuperados durante la excavación arqueológica del verano de 2016. No obstante, el elemento más destacable de esta casa es una bodega subterránea construida durante esta misma reforma y que se ha conservado completa.

La bodega de Bombas Gens (de finales del siglo XV-principios del XVI) tiene unas dimensiones de 39 m2 y es de finales del siglo XV principios del XVI -se sabe gracias al tipo de construcción-, además de ser construida durante la época en la que se construyó la Lonja de Valencia, entre otros a destacar. Cuando se descubrió tal hallazgo, las palabras de la arqueóloga a la prensa fueron: “Nos la hemos encontrado completa. Con sus paredes, suelos, bancos, bóveda e incluso una pequeña balsa de recogida. En una esquina ha aparecido también una tinaja prácticamente entera”, explicó Paloma Berrocal.

La bodega fue restaurada y acondicionada para su apertura a visitas guiadas. La puesta en valor de este elemento patrimonial de primer orden contó con el proyecto de construcción de una sala diseñada por Ramón Esteve Arquitectura y Diseño para proteger los restos arqueológicos y exponer un conjunto de piezas cerámicas y azulejos recuperados durante la excavación arqueológica.

Excavación arqueológica de la bodega datada hacia el año 1500.

Esta bodega es una amplia habitación abovedada a la que se accede a través de una escalera de obra de ladrillo. Una vez en su interior, se pueden apreciar determinados elementos constructivos propios de un lugar de almacenamiento de vino como por ejemplo bancos corridos sobre los que colocar las tinajas y los toneles y una pequeña balsa para recoger el mosto que debía llegar desde las balsas de pisado de uva, de las cuales se ha conservado una. Además, se han preservado en sus paredes algunos vestigios difíciles de encontrar, por su gran antigüedad, puestos en su sitio, como el caso de una alcayata que permanece en su lugar de origen, donde fue clavada para sujetar, posiblemente, el jarro con el que se sacaba el vino de las tinajas.

“Hasta la guerra, la bodega estaba abierta. Se tapió en una remodelación de la casa. Ya no se hacía vino… Pero por supuesto que conocíamos su existencia. Mi madre solía bajar a jugar allí. De hecho, un día ella y una amiguita se bebieron el vino que caía a los lebrillos, y cogieron una cogorza… Siempre se cuenta esta anécdota en mi casa” Irene López, antigua habitante de la Alquería Comeig. ¿Quieres ver cómo ha quedado la bodega medieval tras la rehabilitación y el jardín con la pieza de @cristinaiglesiasestudio? Ya hemos abierto las reservas de las visitas. Más información y horarios en nuestra web. #CellerBG #bodegamedieval #bodega #patrimonio #arqueología #cristinaiglesias #jardíBG

Una publicación compartida de Bombas Gens Centre d’Art (@bombasgens) el

La visita a la bodega se refuerza con la exposición permanente de un conjunto de piezas cerámicas y de decenas de azulejos recuperados durante la excavación arqueológica, que nos permiten completar la visión de la vida diaria llevada a cabo en el interior de esta alquería hace 500 años, como por ejemplo el hallazgo de una de las tinajas originales encontrada en su sitio, circunstancia esta que añade singularidad al recinto y ayuda a dotarlo de un gran valor histórico, por cuanto su localización exacta en el interior de la bodega nos remite al momento inicial de esta sala. Esta tinaja se recuperó casi entera y ha sido restaurada.

Bodega medieval Bombas Gens

Bodega medieval Bombas Gens

Bodega medieval Bombas Gens

Parece ser que la bodega pertenecía a una alquería, conocida en el vecindario como “La Casa de Comets”, que fue utilizada para producir, y almacenar, vino y aceite para su autoabastecimiento. Según Berrocal, “La casa fue derribada en el siglo XVII y parte de los restos de las plantas superiores quedaron encapsulados en el interior de la bodega. Esto es de agradecer desde el punto de vista arqueológico, ya que facilita en gran medida el trabajo de interpretación de los restos. Nos ha permitido, además, recuperar vajilla, cerámica de cocina, azulejos de los pavimentos originales…”. Casualmente, los azulejos hallados coinciden con los que en la actualidad lucen en la centenaria Alquería de Barrinto, muy próxima a Bombas Gens, aunque estos últimos son una reproducción.

Fotografía de Daniel Rueda de la Bodega Medieval de Bombas Gens durante su restauración

Una vez pase la pandemia y las restricciones de visitas en las diferentes fases, los interesados deben reservar su plaza gratuitamente:

  • En recepción (en horario de apertura del centro)
  • En el teléfono 963 463 865 (en horario de apertura del centro)
  • En el correo electrónico: recepcio@bombasgens.com
  • La plaza quedará reservada cuando reciba el mail de confirmación

 

 

*La visita a la bodega tiene acceso difícil en ciertas partes de su recorrido; por lo que es conveniente llevar calzado adecuado. Las personas con movilidad reducida que no puedan acceder a la totalidad del recorrido dispondrán de material audiovisual complementario para el correcto disfrute de las mismas.

 

 

 

 

839 Compartir
Compartir839
Twittear
WhatsApp
Email