• Los Chorradores de Otonel son un conjunto de bellas y continuas cascadas, naturales, que desaguan en el río Júcar. Se trata de uno de los barrancos deportivos más largos y bonitos de la provincia de Valencia. Al final de este artículo, explicamos cómo llegar hasta él si lo queréis ver de cerca y no os atrevéis a descender desde lo alto, tal y como podéis ver en nuestras fotos.

Cortes de Pallás, municipio de interior de la provincia de Valencia, reúne numerosos y variados atractivos turísticos que a bien seguro satisfacen a quienes visitan su término. De uno de ellos ya os hablamos, de las Charcas del Ral, donde la naturaleza adquiere su máxima expresión en un paraje y paisaje único.

Otro de esos rincones de obligada visita son los Cañones del Júcar, que son visibles en paseo fluvial turístico desde Cofrentes a Cortes de Pallás a Cofrentes y desde Cofrentes a Cortes de Pallás, considerado como el crucero fluvial más bonito de España, además de que también dispone de varios senderos de pequeño recorrido, de distintos niveles de dificultad, destacando la ruta del Otonel (PRV-251), un sendero en el que visitaréis El Corbinet, una atractiva cascada con zona recreativa; las Pozas del Ral ya mencionadas; el castillo de Chirel; o la Cueva Hermosa, una gruta de gran interés, de formación cárstica y en la que se puede observar la formación de estalactitas y estalagmitas.



Pero si hay un lugar a destacar entre todos ellos es el que hay muy cerquita de la aldea de Otonel, una aldea perteneciente al mismo municipio de Cortes de Pallás y situada en la Muela de Cortes, en la comarca de la Hoya de Buñol en Valencia. Allí, en aquella zona próxima, se encuentran los Chorradores de Otonel, un conjunto de bellas y continuas cascadas que desaguan en el río Júcar, una de las cascadas más grandes de la Comunitat Valenciana.

El ranking lo copan el salto de Zucaina, Castellón, con unos 70 metros; el Monstruo de Millares, Valencia, con unos 60 metros más o menos; la protagonista de este artículo, la cascada mayor de los Chorradores de Otononel, que sumaría 50 de un salto y 10 de otro, siendo unos 60 en total; y el Salto de la Novia, en Castellón, de unos 60 metros.

La zona sita en el Barranco del mismo nombre, barranco de Otonel, y está junto al puente de la Cávera. Su acceso se realiza desde la aldea de Otonel en dirección Millares, bajando hacia el río Júcar y tomando la antigua pista del embalse del Naranjero.

A pesar de que presenta formaciones de tobas y tiene una profunda poza al pie de la cascada, pudiendo ser motivo de su visita su gran atractivo, cabe tener cuidado y decir que los Chorradores de Otonel son un lugar, principalmente -aunque puede verse muy cerquita- apto para expertos y valientes. Esto es debido porque el lugar está considerado como una zona apta para uno de los deportes de aventura más practicados: el barranquismo acuático.

Los Chorradores de Otonel es uno de los barrancos deportivos más largos y bonitos de la Comunidad Valenciana.

 

http://tronkosybarrancos.com/

El lugar recibe su nombre por estar situado en el barranco mencionado, y hace referencia a la cascada o salto principal de agua de 70 metros de altura. Es uno de esos rincones mágicos escondidos hasta que alguien los descubre.

Tal y como nos cuentan desde valenciaturisme.org, su formación radica en el fuerte encajamiento del río Júcar, que en sus últimos 1.500 metros hace un descenso de 350 metros. Se trata de un río cuyo caudal es siempre constante y nunca lo encontraremos seco, por ello se trata de una zona ideal para practicar barranquismo durante todo el año.

Chorradores de Otonel

De hecho, está considerado como uno de los descensos más técnicos de la provincia de Valencia, con rápeles de hasta 50 metros. La la ruta y descenso de los Chorradores es solo apta para aquellos que cuenten con experiencia en este tipo de deporte de aventura.

Quien mejor nos explica esta aventura, bien detallada, es el blog de tronkosybarrancos.com, quienes hablan de todo el material necesario y tener precaución en épocas de lluvias fuertes, además de aportar en el mismo link la ruta del barranco del nacimiento de Millares.

Para los que deseen visitar la cascada gigante sin practicar barranquismo, viéndola en distancia como nosotros hicimos, se tiene que tomar la carretera que hay de Millares dirección Otonel (o al revés). A mitad de camino, de Millares a Otonel, habrá una bifurcación y tenéis que tomar el desvío a la derecha sin indicar con cartel, la antigua pista del túnel del embalse del Naranjero, donde en el camino de la izquierda pone Otonel a 6km.

Mucho ojito con este camino, puesto que es la antigua carretera a Cortes (hay grandes alturas de caída o piedras en el camino que tendréis que apartar bajando del coche). Al llegar al famoso puente de la Cávera, tendréis un apartadero a la derecha. No continuéis más, puesto que la carretera es peligrosa desde ese punto.

Desde el puente, mirando de frente a las diversas cascadas que veréis, se accede por una senda muy estrecha que parte desde la parte derecha del extremo de éste. Hay que tener mucho cuidado e ir pegado a la montaña, por la caída. Mucho ojito y no seáis imprudentes, mejor ir con alguien que conozca la zona. En apenas un minuto, tendréis la cascada de 65 metros enfrente vuestra. 

 

 

1K Compartir
Compartir1K
Twittear
WhatsApp
Email