El pam de Déu, la leyenda setabense que cuenta como Dios separó dos ermitas de un palmotazo. 

  • Gracias al trabajo del artista setabense Toni Espinar, cuya obra recién estrenada relata la leyenda que gira en torno a la montaña, Xàtiva ha convertido un espacio deteriorado de la calle Puig en un mural sobre la leyenda de la ermita.

Xàtiva tiene muchas leyendas que contar. Una de ellas, entre tantas, es una muy curiosa que se ha transmitido de forma oral entre distintas generaciones, y que a partir de ahora podrá verse reflejada en una preciosa intervención de arte urbano que ha transformado una pared y una fuente, que se encontraban abandonadas, en una vertiente artística con una ilustración basada en la historia y las leyendas de la ermita del Puig.

Y todo gracias a un mural, realizado por el artista setabense Toni Espinar -tras el encargo del Ayuntamiento de Xàtiva-, junto a la entrada de la calle Puig, el cual fue presentado el jueves 19 de abril de 2018. La obra busca poner de relevancia la fuente de la calle, un espacio deteriorado con el tiempo, así como también vincular la calle Puig con la ermita del mismo nombre, ya que coincidían y se conectaban entre ambas, aunque el propio Espinar ha reconocido que su intención ha sido «bajar a la calle Puig la vista que se puede contemplar desde la propia ermita, ya que hay mucha gente que no ha subido nunca».


“La intervención hace partícipes a todos los setabenses, tanto a la gente de 80 años como a los más pequeños, por lo que debía tener una seria de complicidades a nivel estético que creo que se han conseguido”, según palabras del autor del trabajo.

El mural cuenta con una ermita reconstruida a partir de una imagen de principios del siglo pasado y hace referencia a la leyenda del ‘Pam de Déu’, que ha sido transmitida de manera oral con el paso del tiempo.

La leyenda del ‘Pam de Déu’ cuenta que, hace muchos años, la actual cumbre donde está la ermita de Santa Anna y el peñasco de la ermita del Puig eran parte de una misma sierra, sin separación alguna, y que las ermitas estaban situadas una frente a la otra, separadas sólo por una explanada polvorienta. En aquel tiempo lejano vivían dos ermitañas que cada mañana salían a la plaza de las respectivas ermitas y competían entre ellas para ver cuál de las dos levantaba la polvareda más irrespirable y, entre otras cosas, quién enviaba más polvo dentro la ermita de la otra. Todos los días se armaba una buena, entre lo mencionado y los tacos y blasfemias que se lanzaban la una a la otra, estando continuamente, a todas horas, a “mátame y te mataré”.

 

Los habitantes de poblaciones de los alrededores –Xàtiva, Llosa, Llocnou de Sant Jeroni, la Torre, Barxeta y el Genovés-, pueblos de gente labradora, piadosa, prudente y laborables, se hacían cruces y se echaban las manos a la cabeza del carácter descabellado de aquellas dos mujeres. Cualquiera de los alrededores estaba pasmado. De hecho, ya ni se atrevían a subir nada a las ermitas. Evitaban aquel lugar porque temían caer en medio de las constantes peleas que movían las ermitañas. Aquella situación de pelea continua los tenía requemados, y no dejaban pasar la ocasión de orar a Dios para que pusiera paz en el alto de la sierra.

 

Y tantas veces lo imploraron, que al fin Dios se hizo eco de sus súplicas. ¿Y qué hizo Dios? Dejó caer su mano divina y colosal sobre la sierra y la escindió en los peñascos que se conocen, separando las ermitas.

 

En la actualidad, tras el manotazo, fue tal el golpe que ambas se desplazaron para alejarse, entre sí, unos 4,4 kilómetros en línea recta. Dicha distancia ha servido para que los lugareños asegurasen que la palma de la mano de Dios mide 4,4 kilómetros o, dicho de otra manera por los lugareños: entre Santa Anna y el Puig hay justito “un palmo de Dios”.

La leyenda cobra más sentido, quizás, tras saber que la ermita de Santa Anna es propiedad de Xàtiva, aunque se encuentra en un enclave del municipio de Llanera de Ranes. 

El trabajo del muralista Toni Espinar también recoge una imagen de la Virgen del Puig y de la ermitaña que habitaba allí y protagoniza la leyenda, así como la figuración de un famoso personaje de cómic que hace referencia a las tormentas con un pequeño verso: 

Quan Santa Anna

es posa el manto,

i Vernissa fa capell, 

pica espart i fes cordell.

El verso hace referencia a que tanto Santa Anna como la serra de Vernissa quedan en la parte Levante del pueblo, dentro del término de Xàtiva, de donde vienen las nubes más cargadas. En este caso, si se ven brumosas, quizás los lugareños se bañen. 

El autor ha utilizado en la obra diversas técnicas, como es el caso del stencil o la pincelada divisionista, más propia de un paisajismo, o otro estilo más propio del cómic o el arte urbano.

El pam de Déu. Foto cedida por José Antonio Espinar, Pintor y Muralista

El pam de Déu. Foto cedida por José Antonio Espinar, Pintor y Muralista

El pam de Déu. Foto cedida por José Antonio Espinar, Pintor y Muralista

El pam de Déu. Foto cedida por José Antonio Espinar, Pintor y Muralista

Por otro lado, mencionar que desde hace más dos décadas se celebra una romería conocida como la “Romería a la Ermita”, que en este 2018 se celebra el domingo 22 de abril. La plataforma “Salvem el Puig”, una de sus partícipes, es la que convoca la XXIIIª Romería a la mítica montaña para reivindicar la definitiva restauración de la ermita gótica del siglo XIV que la encumbra. 

La concentración para llegar a pie hasta la sierra está prevista a las 09:00 h desde la Plaza de Toros de Xàtiva. Quien lo haga en coche debe llegar por la carretera de la Torre, comenzando la ascensión a las 09:30 horas. Allí se encontrarán las marchas que vienen de Genovés, Llocnou y la Torre. Se repartirán las cañas que tanto facilitan la subida y la bajada a la montaña y un tríptico informativo. Hay que llevar almuerzo y desde la organización se repartirá mistela y mona de Pascua.

Como siempre se leerá el manifiesto oficial, estando la romería acompañada por los sonidos del tambor y la dulzaina. Esta iniciativa la apoyan, cada año, diferentes entidades, y todo para continuar con el camino seguido desde hace veintidós dos años que ya ha dado sus frutos a través de la concienciación ciudadana tras “presionar a las autoridades para que actúen con el fin de impedir la pérdida de este símbolo de nuestro patrimonio artístico y cultural”.

En estos momentos, apuntan desde el colectivo, “estamos pendientes de ejecutar un nuevo plan de rehabilitación ya aprobado entre Diputación y Ayuntamiento. Además hemos presentado un proyecto a los presupuestos participativos que ha sido seleccionado para pasar a la fase de votación y que en caso de ser elegido posibilitaría que el monumento fuera recuperado en sus elementos arquitectónicos y artísticos más específicos y así poder disfrutar de la su belleza gótica”.

 

 

Fuentes: 

  • Rondalla popular de la Costera del llibre “Conte contat”, de l’Associació d’Amics de la Costera.
  • Noticia del ayuntamiento de Xàtiva sobre el mural que cuenta la leyenda de la ermita.

 

 

 

140 Compartir
Compartir136
Twittear4
WhatsApp
Email