En la calle Dos de Mayo nº16, esquina con Joan Martorell, de Riba-roja de Túria (Valencia), se encuentra un rincón gastronómico de obligada visita para todo aquel que pasa por la población, sobre todo para los amantes del dulce y salado.

Hablamos de una panadería que, a pesar de tener una gran variedad de pastelería y bollería –resaltando, entre otras muchas de sus elaboraciones, las realizadas con chocolate o las cocas de pasas y nueces-, destaca, principalmente, por uno de sus productos estrella: la pelaeta.


Si bien podemos encontrar pelaetas en otros pueblos, como en San Antonio de Benagéber, en uno de sus hornos, o en la Pobla de Vallbona y Manises, por nombrar algunas de las poblaciones donde llaman así a lo que tradicionalmente puede llamarse coca salada, de cansalà, de fira, bollo o torta (recordad que, en cada rincón, una misma elaboración puede llevar otros ingredientes y un nombre distinto dependiendo de la zona donde se realice), es precisamente en Riba-roja de Túria, gracias a su propietaria Mari Carmen, donde nace la gran popularidad de la pelaeta, un producto típico local que, de manera especial, lo preparan con mucho mimo, y muy bueno, en l´Obrador de Navarro -es muy típico, por ejemplo, comerse una pelaeta en las fiestas de Fradrins, de madrugada-.

La pelaeta de Riba-roja de Túria, como bien os podéis imaginar, no es otra cosa que una coca salada -masa de pan o de harina de trigo salada- que lleva en su superficie diversos ingredientes que la hacen más que apetecible (principalmente longaniza, chorizo, morcilla, tocino y/o sobrasada, entre otros).

En l´Obrador de Navarro, como bien se indica en el propio mostrador de la panadería, la masa lleva agua, harina de trigo, levadura y sal, obteniendo ésta una textura esponjosa y crujiente, muy agradable sobre todo cuando está recién hecha (nosotros la probamos así, recién horneada, y daban ganas de comerse varias).

Tienen dos tamaños: la pelaeta pequeña, que vale 1,60 €; o la pelaeta grande, cuyo precio es 2,40 €. Para la pequeña hay opción de escoger entre la que es de sobrasada y longaniza; o de sobrasada, longaniza y tocino. Y en cuanto a la grande, había opción de chorizo y longaniza; o de chorizo, longaniza y tocino (decir que, en ocasiones, puede haber pelaetas con otros ingredientes añadidos como la morcilla).

Pelaetas de l´Obrador de Navarro

Os podemos asegurar, tras degustarlas, que entendimos perfectamente el porqué de su popularidad durante todo el año, sobre todo en fiestas, o porque, en el rato que estuvimos, todas las personas que entraban a la panadería se llevaban pelaetas.

Así que ya sabéis: si pasáis por Riba-roja de Túria, tenéis obligada parada en l´Obrador de Navarro, abierto todos los días de la semana y del año (exceptuando los festivos más importantes como Navidad y Año Nuevo).

Entrada de l´Obrador de Navarro

 

 

 

5K Compartir
Compartir5K
Twittear
WhatsApp
Email