• La Casa de la Demanà, ubicada en el pueblo del Saler -pedanía de Valencia-, ha sido a lo largo de los tres siglos de su historia, desde sede de subastas de los puntos de caza de La Albufera hasta hospedaje de visitantes del parque natural.
  • A pesar que en un noticia de 2019 se dijo que este Bien de Relevancia Local (BRL) pasaría a ser propiedad del Ayuntamiento de Valencia tras destinarse 1.578.373 de euros para adquirir tanto la Casa de la Demanà como la Trilladora del Tocaio (sólo se ha comprado, de momento, la trilladora), los propietarios de la Casa de la Demanà están todavía esperando continuación de la tramitación administrativa de la Gestión que está paralizada desde hace mucho tiempo sin motivo, o causa aparente, que impida su desarrollo, tal y como manifiesta la página la Casa de la Demanà en un post de agosto de 2020.
  • La foto de portada es de octubre de 2020 de Carles C. Mocholí.

La Casa de la Demanà, también llamada “de la Campaneta”, está construida en el s. XVIII y ampliada en el año 1920. Se trata de una alquería barroca aislada en parcela de forma rectangular, compuesta de un edificio principal con dos cuerpos en L de dos alturas, un anexo de una planta y el corral.

El ala Norte de la casa corresponde a una ampliación de principios del siglo XX, en el año 1920, dejando patente la corriente arquitectónica de la época, mostrándose simétrica, con balcones y remate de carácter modernista.

La fachada del ala Este, correspondiente a la edificación original, la cual se presenta asimétrica con los huecos a modo de miradores enrejados, de forma abombada y de poco vuelo, cubiertos con copetes de la misma singularidad curva. Es en esta fachada donde se encuentra el acceso principal que da paso a un vestíbulo a doble altura donde antiguamente se llevaba a cabo el acto de la “Demanà”.

Para quien no lo sepa, el acto de la “Demanà” consistía en la elección del puesto de caza del lago de la Albufera para cada temporada. En el vestíbulo del edificio, por entonces, se reunían los barqueros para proceder al acto del sorteo y asignación de los puestos.

La convocatoria de la Demanà se realizaba por medio del toque de una campana situada en la pequeña torre que remata el edificio. Desde ella, se tiene una buena visión del lago sirviendo a su vez como atalaya de vigilancia.

Muchas personas Son numerosas las obras literarias en que se hace referencia al acto de la “Demanà” y al edificio en concreto, entre las que destacan “Cañas y Barro” de Vicente Blasco Ibáñez.

Comenzaba á anochecer. Los campos se ennegrecían. El canal tomaba una blancura de estaño á la tenue luz del crepúsculo. En el fondo del agua brillaban las primeras estrellas, temblando con el paso de la barca.

Estaban próximos al Saler. Sobre los tejados de las barracas erguíase entre dos pilastras el esquilón de la casa de la Demaná, donde se reunían cazadores y barqueros la víspera de las tiradas para escoger los puestos. Junto á la casa se veía una enorme diligencia, que había de conducir á la ciudad á los pasajeros del correo.

Cañas y Barro (1902), de Vicente Blasco Ibáñez, página 24

La Casa de la Demanà es sede de todo lo que podéis ver a continuación, en la siguiente fotografía.

 

 

 

 

Fuentes:

  • Foto:
  • Este artículo, además, es una obra derivada de la disposición relativa al proceso de declaración o incoación de un BRL o un Bien Interés Cultural según la Disposición Adicional Quinta de la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano, texto que está libre de restricciones conocidas en virtud del derecho de autor de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley de Propiedad Intelectual española.

 

 

 

 

188 Compartir
Compartir188
Twittear
WhatsApp
Email