• El Forn del Carmen es una curiosa y original taberna y bar de tapas que conserva en su interior un antiguo y tradicional horno moruno donde cocían pan, local único en la ciudad de Valencia.

En los bajos de un inmueble de 1955 con fachada a la calle San Ramón de Valencia, justo al lado del mercado de Mosén Sorell, se ubica un curioso local convertido en taberna y bar de tapas, muy ricas por cierto.

Lo llamativo y original del lugar es que, en antiguo, fue un horno que todavía hoy conserva parte de su estructura inicial a pesar del tiempo. Hablamos de El Forn del Carmen, un atípico restaurante en el que podrás comer, si reservas con antelación, en el interior del antiguo horno moruno donde cocían pan, único en la ciudad de Valencia.


Tras descubrirlo y cenar en él, fuimos otro día a charlar con el propietario, quien nos mostró todos los rincones de su local además de contarnos un poquito sobre su historia. Viendo planos de época y de seguridad del espacio hoy convertido en taberna, sabemos que en origen, desde 1955, fue en primera instancia horno -se cree incluso que el horno sería más antiguo, del siglo XVII o XVIII, y que fue integrado en los años 50 del pasado siglo con el edificio donde hoy se sitúa. Y estamos casi convencidos de esto, a pesar de que todavía no lo hemos podido documentar. Nuestra convicción viene dada porque el local está por debajo del nivel de la calle y porque hay elementos, como la puerta de hierro o la construcción del horno tradicional y su bóveda, que indican que es mucho más antiguo que el edificio-.

Más tarde, en 1972, obtuvo licencia de pub, el cual se llamó “pub El Forn”. El gerente recuerda anécdotas que le han contado sobre ese mismo local nocturno o los cercanos que habían, como el planta Baja, que estuvo en la misma calle. “Era una época en la que proliferaban los locales de ese tipo en El Carmen, y más de una vez se podía ver a la policía por aquí”, nos comenta el dueño. “Mantuvieron el nombre del horno y gran parte de los elementos de él, desde materiales o el propio horno tradicional moruno abovedado. Cuando nosotros cogimos el local, que en febrero de 2019 hará tres años que abrimos, yo recordaba esto de cuando era pequeño. Decidimos mantener los elementos del horno y servir una comida de tapeo sencilla pero casera y que gustase. Las tostas, las bravas de la casa, los nachos caseros o el pulpo son de lo que más gusta a los que vienen a cenar, quienes toman también una copa o vienen a cervecear”. 

Tal y como podemos ver en la referencia catastral nº 5333916YJ2753C, cuyo portal sita en plaza Mosén Sorell nº6 con fachada en San Ramón, el edificio fue construido en 1955 para uso residencial y con bajos comerciales, siendo integrado casi con toda seguridad –por ser más antiguo– uno de ellos, el hoy protagonista de nuestro artículo, del cual se tiene conocimiento en 1972 una licencia concedida como local nocturno bajo el nombre de “pub El Forn” (no confundir con el Planta Baja que estuvo en la misma calle). Más tarde, antes de la actual gerencia, llegó a albergar un bar-restaurante.

Otra de las anécdotas que nos cuenta es que cuando fue horno, en la parte de arriba del local, donde justo está el hoy horno de piedra vaciado y acondicionado para comer en él, era vivienda de los propios horneros, aprovechando así todos los rincones. “En invierno se situaban justo encima del horno -para estar más calentitos- y en verano pasaban a la parte donde hoy justo debajo está la barra de la taberna. Vamos, lo que viene siendo un horno-vivienda. Menudo calor haría en verano, no quiero ni imaginarlo”. 

Por otro lado, por si alguien se pregunta si hubo tradición de hornos en la calle o misma zona, decir que según la obra de Orellana de “Valencia antigua y moderna del siglo XVIII” -que no fue publicada hasta 1923-, la calle de San Ramón, en antiguo calle de Fornals hasta el 8 de junio de 1868, gozó del nombre de Fornals hallándose mencionada en providencia del Almotacen en el 30 de octubre de 1658, 17 de junio de 1659, 5 de junio de 1694 y 9 de junio de 1706, donde se deja comprender la causa de dicha denominación. Fornals deriva de la palabra fornax, acis, que significa “la fragua o el horno o fogón”, cuya significación usó también Jayme Roig en el Libre de Consells de 1531, diciendo aquello de “E bufant fort, en sa fornal…”.

Pero no os confundáis, porque los hornos que hubo en antiguo eran hornos de alfareros y no de cocer pan. En el momento de la obra de Orellana, en el XVIII, en la calle y contornos, así como en la inmediata de la todavía denominada de la Corona, aún quedaban hornos de alfareros y oficinas semejantes en la zona, pensándose incluso que la denominación viene de más antiguo a la mencionada, zona que antaño estuvo fuera de la ciudad hasta la ampliación de 1356.

En nuestra visita, probamos los nachos caseros, las tostas, el pulpo y los pimientos del padrón con chistorra. Cenamos bastante bien la verdad, y a buen precio. 

Tapas en El Forn de El Carmen

El Forn de El Carmen

Detalles en el Forn de El Carmen

El local vale la pena su visita, ya no porque consiga hacernos viajar al tiempo o por su particularidad, sino porque además el tapeo, a pesar de ser sencillo, es original y cumple, y os gustará. Palabrita de unos fans de la tapa como nosotros.

 

 

 

4K Compartir
Compartir4K
Twittear
WhatsApp
Email
4K Compartir
Compartir4K
Twittear
WhatsApp
Email