La Bodega Baltasar Seguí es uno de esos rincones mágicos y con encanto de la ciudad de Valencia, una bodega tradicional, como las de antes, ubicada en el barrio de Benimaclet -carrer d´Emili Baró nº17 de Valencia-.

En nuestra visita pudimos comprobar de que se trata de un pequeño local referencia del barrio, un lugar acogedor donde compartir un buen momento con los amigos y/o familiares y que cuenta con una gran variedad de productos para comprar vino y licores en botella -incluso si no los tienen, te lo consiguen-, así como también tomar un aperitivo o tapitas, un buen vinito, mejor vermú artesano o licor servido a granel en cubas o barricas de madera. Espectacular.

Allá, los toneles ofrecen la función de mesa, y aunque no hay muchos taburetes, vale la pena la visita y estar de pie para disfrutar de la bodega y un buen vino o licor -incluso los perretes son bienvenidos en esta entrañable bodeguita que tiene horario de tienda-.

Son profesionales y expertos a la hora de aconsejar el mejor maridaje, por lo que la visita puede resultar más que agradable y acertada, si bien puede estar más que lleno en horas punta -os podéis imaginar que los sábados, o por las tardes, hay un gran ambiente-.

Por supuesto no todo es beber, por lo que se puede optar, como ya hemos mencionado, del acompañamiento de tapas que son sencillas pero acertadas y sabrosas, como pueden ser unas olivas, unas papas, encurtidos, boquerones, anchoas, diversas latas o alguna que otra recomendación más.

Bodega Baltasar Seguí. Foto valenciabonita.es

Quien cuenta muy bien la historia de este local que fue testigo del Arena Auditorium hoy convertido en un Consum, un rincón que abrió sus puertas el 5 de octubre de 1957, 9 días antes de la gran riada del 57 -de hecho, el local se llegó a inundar, y Baltasar y María tuvieron que subir al piso superior, al techo del baño, por seguridad-, es el artículo de Pilar Almenar para Valencia Plaza, donde habla los inicios de la bodeguita como tienda de ultramarinos donde se podía encontrar agujas de coser, aceite a granel o productos básicos como huevos, azúcar o aspirinas, además de los almuerzos que servía María, en mesas, a los trabajadores de empresas cercanas.

Como os podéis imaginar, allá por los 60 el paisaje urbano no se parecía en nada al actual, ya que la calle Emilio Baró era una carretera de adoquines -que iba a Alboraya-, con dos carriles para coches, tierra a los lados y algunos árboles, un paisaje de huerta alejado de Valencia capital y a las afueras del pueblo de Benimaclet, donde destacaba el trenet a la Malvarrosa por donde hoy pasa el tranvía.

El local, que mantiene todavía de origen la pequeña cocina familiar, el almacén y un patio interior para guardar el material, esconde numerosas historias familiares por haber sido espacio de vida diaria, lugar para comer o dormir, historias como por ejemplo que, en 1958, Baltasar hijo nació arriba en el techo del interior de la bodega, el cual fue pesado con la báscula de la tienda donde hoy justo está el mostrador.

Con el paso del tiempo, la venta de artículos de primera necesidad fue cambiando, por lo que la hoy bodeguita se fue especializando en vinos y licores para la distribución. Tanto fue así que, desde los años 80 y hasta la actualidad, sirven el vino del bar de la Presidencia de la Generalitat Valenciana

EL crecimiento de los supermercados, el nuevo estilo de vida actual y la última crisis, hizo que el negocio se replanteara una nueva estrategia. Fue por eso que el hoy heredero del local, Manuel Seguí -uno de los hermanos de la familia-, junto a su hija Ana, abrieran una barra para animar de nuevo la bodega, manteniendo así el espíritu familiar y el carisma de esta bodega.

En 2017, la bodega cumplió 60 años abierta, siendo el comercio más antiguo del barrio que no ha cambiado de ubicación. En las seis décadas que el local permanece abierto, ha sido testigo de la evolución de un pueblo entre campos que se transformó en un barrio céntrico de la ciudad.

La bodega, que pertenece a la Asociación de Bodegueros y Licoristas de Valencia, está abierta de lunes a viernes de 09:30 a 15:00 horas y de 17:30 a 21:00 horas, donde los sábados abre en horario de 09:30 a 15:00 horas y los domingos descansan.


 

 

 

 

3K Compartir
Compartir3K
Twittear
WhatsApp
Email