Chulilla, un precioso municipio de la provincia de Valencia con menos de 1000 habitantes en la Serranía, es uno de esos rincones que invita al caminante a disfrutar de sus calles y entorno, paisaje rodeado de montañas y parajes naturales.

Si bien podríamos decir que uno de sus grandes atractivos es la conocida como Ruta de los Puentes Colgantes, Chulilla tiene que ofrecer muchísimo más al visitante, ya que dispone de decenas de senderos y caminos naturales para conocer todo su término.

Un paseo por sus calles y centro histórico, lleno de casitas blancas con flores en sus fachadas; un refrigerio, comer o cenar en uno de sus bares, donde la mayoría se localizan en la plaza de la Baronía; comprar en uno de sus hornos o carnicerías alguno de sus productos típicos; o alojarse en alguna de sus casas rurales, son opciones que se pueden complementar con las múltiples opciones naturales que ofrece la población.

Realizar la ruta de los Calderones o los Puentes Colgantes; caminar hasta la Peña Judía, zona de baño del río Turia; disfrutar del Charco Azul, un precioso lago que dispone de una pasarela de madera en uno de sus laterales (aunque está en mal estado); realizar la pequeña ruta circular de Las Cuevas – Peñeta; o subir hasta lo alto del Castillo de Chulilla, lugar desde donde observar preciosas vistas de la población, son solo algunas de las opciones senderistas.

¿Te atreves a descubrir Chulilla? Nosotros ya la hemos recorrido. Ahora te toca a ti.


 

 

 

 

4K Compartir
Compartir4K
Twittear
WhatsApp
Email