La noche del 21 de diciembre, víspera del sorteo de lotería de Navidad, existe una tradición valenciana muy curiosa para, bien podría decirse, despedirse de la vida de pobre o, simplemente, atraer la suerte.

Se trata de la Cena del Pobre, un ritual tradicional de Alcoy, Alicante, que ha sido bautizado con dicho nombre por celebrarse la noche anterior a dicho sorteo para “intentar” que sea la última “cena de pobre”, antes de convertirse en rico tras ser agraciado con el Gordo de Navidad. 

La cena, o menú (mejor dicho), consiste en una sardina salada, normalmente de bota; huevos fritos; pimiento verde, también frito; y pericana (una mezcla de aceite de oliva, ajos, pimientos secos y, además, una variedad de pescado en salazón denominado “capellans”, que es la bacaladilla salada y seca, tal y como vemos en la receta de http://juansalvadorgaya.blogspot.com).

Según se comenta, los ingredientes principales tan solo eran el pimiento, la sardina y el huevo, y fueron los hosteleros de Alcoy los que, con el tiempo, añadieron la pericana para darle un toque local, dado que ésta última es típica de la población y comarca.

Cabe decir, sin embargo, que esta curiosa costumbre gastronómica no solo es tradicional en Alcoy, puesto que también lo es en Cocentaina y en toda la comarca de El Comtat, tal y como menciona Juan Salvador Gayà, quien aporta una propuesta de elaboración de receta de cena de pobre.

La Cena del Pobre, considerada también ritual de protección o amuleto contra la mala suerte para el año que tiene que entrar, es una cena austera. Se realiza con la idea de que, al día siguiente, se comerán manjares más caros gracias al dinero ganado con el sorteo de la lotería de Navidad. 

Plato de reunión, sobre todo en entidades, asociaciones o filaes, siendo incluso servida en moros y cristianos, la Cena del Pobre se ha convertido en un auténtico amuleto gastronómico, además de ser un auténtico manjar para reunir a familiares, amigos y “buscadores de fortuna”, aquellos que, además, suman el café licor a dicha tradición.

Disfrutéis o no de una cena de pobre, que tengáis suerte en el sorteo de Navidad, además de salud, sobre todo, que es lo más importante.

 

 

 

Foto de Javier Aparisi Segura‎ para CUINA VALENCIANA

 

 

2K Compartir
Compartir2K
Twittear
WhatsApp
Email
2K Compartir
Compartir2K
Twittear
WhatsApp
Email